menu
Compartir

Mi bebé ronca: por qué y qué hacer

 
Por Yurisbeth Zanotty. 15 diciembre 2020
Mi bebé ronca: por qué y qué hacer

Algunos padres han experimentado un ruido durante las noches emitido por sus pequeños/as, el cual los impresiona y en ocasiones les causa preocupación. A pesar de que roncar es atribuido principalmente a los adultos, en el 20% de los casos, también es una condición que afecta a 1 de cada 10 niños/as de forma habitual.

Existen muchas razones asociadas a los ronquidos en bebés, que incluyen desde trastornos respiratorios durante el sueño, producto de un catarro o resfriado que obstruye las vías respiratorias, hasta el síndrome de apnea obstructiva del sueño. En el siguiente artículo de paraBebés responderemos alguna de tus preguntas más frecuentes sobre por qué tu bebé ronca y qué puedes hacer.

¿Por qué un bebé ronca al respirar?

El ronquido durante el sueño refleja una resistencia aumentada al flujo inspiratorio, consecuencia de algún grado de obstrucción de la vía aérea superior, constituye el síntoma y signo más común del Trastorno Respiratorio Obstructivo de Sueño (TROS), el cual afecta a muchos niños.

Las causas más frecuentes del ronquido son:

  1. Rinitis alérgica: la prevalencia de rinitis alérgica en los niños es muy alta, su tratamiento consiste en la administración de medicamentos, para desinflamar la mucosa nasal y aliviar los síntomas. En este artículo encontrarás información sobre los tipos de alergias en bebés.
  2. Hiperplasia o crecimiento de adenoides: el crecimiento de los Adenoides o “vegetaciones” es una causa muy frecuente de ronquido, respiración bucal y pausas respiratorias en niños, especialmente menores de 5 años. El adenoides es un tejido linfático, similar al tejido amigdalino, que se encuentra detrás de la nariz, y que puede crecer producto de infecciones virales recurrentes, inflamaciones, entre otros. Al crecer, obstruye el paso de aire por la nariz.
  3. Hiperplasia de amígdalas: las amígdalas palatinas también pueden crecer, obstruyendo el paso de aire y produciendo ronquido.
  4. Desviación del tabique nasal: se produce cuando el tabique nasal se desplaza hacia un lado de forma significativa, de forma tal que un conducto nasal es más pequeño que el otro.

En los casos en que la obstrucción es evidente, alterando la calidad del sueño del niño, y por lo tanto la calidad de vida, el manejo quirúrgico se plantea como la opción de tratamiento más idóneo. La extirpación de adenoides y/o amígdalas sirve para despejar la vía aérea superior y permitir un sueño reparador.

Todo niño que ronca, respira por la boca de forma habitual o hace pausas respiratorias al dormir debe ser evaluado por un especialista.

 

¿Es normal que un bebé ronque mucho al dormir?

Un niño no debe presentar ruidos al dormir, salvo si está resfriado, tiene congestión nasal u otro cuadro respiratorio alto transitorio. La presencia de ronquido, respiración bucal y pausas respiratorias (apneas cortas del sueño) alertan sobre algún problema obstructivo a nivel de la vía aérea.

En diferentes estudios epidemiológicos se ha establecido una prevalencia de ronquido habitual (ronquido <3 noches/semana), hasta en un 12% de los niños, cifra que cambia según la definición que se utilice de ronquido habitual y el grupo etario al que se refiera.

Existe un cuadro para evaluar la severidad de los Trastornos Respiratorios Obstructivos de Sueño (TROS), reconociéndose cuatro categorías:

  1. Ronquido primario: el niño ronca más de 3 noches por semana, sin presentar apneas o hipoapneas, ni fragmentación del sueño ni alteración en el intercambio gaseoso. La prevalencia estimada es de 7.45%.
  2. Síndrome de resistencia de vía aérea superior: en el cual se puede observar, además del ronquido, una fragmentación del sueño (secundario a aumento del trabajo respiratorio), con respiración paradojal, en ausencia de apneas o hipoapneas aumentadas o alteración en el intercambio gaseoso.
  3. Hipoventilación obstructiva: se observa ronquido, respiración paradojal, con retención de CO2 o desaturación, por períodos prolongados, sin constatarse la presencia de apneas obstructivas o hipoapneas. Esta condición se puede observar en lactantes pequeños.
  4. Síndrome de Apnea-Hipopnea Obstructiva de Sueño (SAOS): es la expresión más grave del TROS, y se caracteriza por episodios recurrentes de obstrucción parcial o completa de la vía aérea superior, expresados en apneas e hipoapneas, con alteración del intercambio gaseoso y fragmentación del sueño. Se puede encontrar entre 1% y 4% de la población pediátrica.

¿Cómo evitar que un niño ronque?

Las medidas que deben aplicarse para evitar que el niño ronque, dependerá de la causa que lo ocasiona o del tipo de afección que padezca. Muchas veces, hay que probar varios métodos antes de encontrar el que funcione mejor, algunas medidas son las siguientes:

  1. Perder peso: si su hijo tiene sobrepeso, hable con su profesional de salud acerca de un programa para el control eficaz y seguro del peso.
  2. Cambiar la posición para dormir: la apnea del sueño suele ser peor cuando el niño duerme de espaldas. Indique a su hijo que duerma de costado. Puede colocar una almohada detrás de su espalda para evitar que vuelvan a esa posición y para ayudarlo a dormir en una posición más vertical.
  3. Tratar la alergia nasal: las alergias pueden causar inflamación y congestión de la nariz, lo que puede causar el Trastornos Respiratorios Obstructivos de Sueño y empeorar los episodios de ronquido. Las alergias se pueden aliviar con tratamiento médico. Hable con el profesional de salud de su hijo si cree que sus ronquidos son causados por alergias.
  4. La inflamación en las vías aéreas superiores requiere del uso de fármacos corticosteroides, mientras que la apnea del sueño o la resistencia de las vías respiratorias necesitan generalmente una resección de las amígdalas.
  5. Las enfermedades neuromusculares (ENM) en niños, requieren generalmente un abordaje multidisciplinario.

Si estos tratamientos no ayudan, es posible que le recomienden cirugía o un dispositivo para dormir.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé ronca: por qué y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Referencias
  1. Cruz Navarro, I. (2010). Evaluación del niño roncador. Introducción. En: AEPap ed. Curso de Actualización Pediatría 2010. Madrid: Exlibris Ediciones; p.215-7.
  2. Serie de información al paciente de la ATS (American Thoracic Society) (2009). Síndrome de apnea obstructiva del sueño en los niños. Am J Respir Crit Care Med. (180): P5-P6.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé ronca: por qué y qué hacer
Mi bebé ronca: por qué y qué hacer

Volver arriba