Compartir

Cómo descongestionar la nariz de un bebé

 
Por Sheila Peón. 20 enero 2020
Cómo descongestionar la nariz de un bebé

Los bebés y los niños pequeños suelen tener mocos durante gran parte del año, debido a resfriados, gripes, alergias o a causa del frío. Se trata de un mecanismo natural que les protege ante los gérmenes, pero a veces pueden resultar muy molestos para los pequeños, por lo que el objetivo principal de los padres será aliviar al niño niña de esta mucosidad.

En este artículo de paraBebés sobre cómo descongestionar la nariz de un bebé veremos por qué no pueden dormir bien los niños que tienen mucosidad, por qué puede tener el bebé la nariz tapada pero sin mocos y te contamos unos cuantos remedios caseros para la congestión nasal en bebés.

También te puede interesar: Cómo limpiar la nariz de un bebé

Mi bebé con mocos no puede dormir

Cuando los bebés tienen en su aparato respiratorio una importante cantidad de mucosidad puede causarles importantes molestias, como la tos para intentar expulsarla, dificultades para alimentarse y para respirar bien, y trastornan su descanso nocturno o las siestas.

Los niños necesitan descansar y dormir durante unas cuantas horas al día y los mocos a veces son un impedimento que les dificulta conciliar bien el sueño, y una vez dormidos puede que se despierten molestos al no poder respirar bien. Se despiertan en medio de su ciclo del sueño y les cuesta mucho volver a quedarse dormidos, provocándoles irritabilidad y también desesperación en los padres, ya que si él no duerme, ellos tampoco. Aquí encontrarás consejos para relajar a un bebé y para ayudarle a dormir.

Mi bebé tiene la nariz tapada pero sin mocos

Si la congestión en la nariz del bebé no está acompañada de mocos, puede deberse a una inflamación de los vasos sanguíneos de la zona, que produce a su vez una hinchazón en los tejidos que están recubriendo la nariz.

En el caso de que el niño sea más mayor y ya juegue con objetos o juguetes y se los lleve a la boca, los padres deberán prestar especial atención a si la congestión nasal se produce solamente en uno de los orificios, ya que esto puede ser señal de que se ha introducido algún objeto por su nariz.

Remedios caseros para la congestión nasal en bebés

Si quieres liberar a tu bebé de esa molesta mucosidad, aparte de los tradicionales jarabes que venden en farmacias para eliminar los mocos, existen otras opciones más naturales que puedes realizar tú mismo en casa para ayudar a despejar la vía aérea:

  1. Mantener un ambiente húmedo. Esto lo podemos conseguir si ponemos un recipiente con agua encima de los radiadores, o si se prefiere existen a la venta humidificadores eléctricos para el hogar. Además, la casa y sobre todo la habitación del bebé tendrán que estar debidamente ventilados y libres de humo de tabaco.
  2. Mucha hidratación oral. Los líquidos ayudan a disolver esa mucosidad y favorecen su eliminación. Conviene ofrecer más veces el pecho al bebé o el biberón en caso de alimentarse con leche de fórmula. Si ya comenzó con la alimentación complementaria también pueden beber agua, algún zumo natural o sopas en mayor cantidad. Aunque puede que el niño no tenga mucho apetito, ya que los mocos y la congestión le impiden comer o beber bien.
  3. No forzarlo a la hora de comer. Es habitual que teniendo mucosidad le cueste mucho esfuerzo comer. En estos casos lo mejor será ofrecerle la comida un mayor número de veces al día, con raciones más pequeñas para que así pueda terminar antes.
  4. Fisioterapia respiratoria. La tos permite mantener despejada la garganta y las vías respiratorias. Es cierto que no se puede enseñar a un bebé a toser, pero si acudes a un fisioterapeuta respiratorio puede ayudarte a estimular ese reflejo en tu hijo.
  5. No se recomiendan lo aspiradores nasales. Están desaconsejados ya que se ha comprobado que los mocos pueden llegar al oído (en concreto a la trompa de Eustaquio) y pueden producir una obstrucción en ella y derivar en una otitis.
  6. No se aconseja la técnica clapping. Consiste en dar palmadas sobre el pecho del niño dejando nuestras manos en forma hueca. Con estos golpecitos cerramos aún más la vía aérea, por lo que no está recomendada.
  7. No utilizar hierbas o plantas. Que estas sean de origen natural no significa que sean inofensivas. Primero se debe consultar con el pediatra antes de probar esta opción. En este artículo explicamos por qué no es bueno dar manzanilla a los bebés.
  8. Higiene de manos. Los padres y/o cuidadores deberán lavarse frecuentemente las manos para evitar contagios de resfriados y gripes.
  9. Limpieza diaria de la nariz con suero fisiológico. Es una de las medidas más efectivas para la congestión nasal en bebés. Se realizará varias veces al día, en especial justo antes de la hora de comer o de dormir, para favorecer la alimentación y el descanso del bebé. La mejor manera de hacerlo es tumbando al bebé de un lado, se echa un chorrito de suero en la fosa nasal que quede mirando al techo y se repite la operación tumbando del otro lado para la otra fosa. Es normal que llore porque se sienta algo incómodo, pero no hay de lo que preocuparse ya que el suero es totalmente inocuo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo descongestionar la nariz de un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Plaza San Frutos, M.; (2015). Claves para manejar la mucosidad infantil.

Escribir comentario sobre Cómo descongestionar la nariz de un bebé

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo descongestionar la nariz de un bebé
Cómo descongestionar la nariz de un bebé

Volver arriba