menu
Compartir

Guía de alimentación complementaria para bebés

 
Por Eva Martínez Fierro. 2 marzo 2021
Guía de alimentación complementaria para bebés

La alimentación complementaria es el proceso mediante el cual los bebés comienzan a introducir en su dieta alimentos diferentes a la leche materna. Es uno de los primeros retos a los que se enfrentan los padres y madres, ya que en muchas ocasiones les produce preocupación e incertidumbre.

Existen varios métodos para introducir la alimentación complementaria y, cada familia, puede elegir el que mejor se adapte a sus necesidades. Pero este camino debe ir siempre de la mano con las recomendaciones oficiales que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya que, de esta forma, nos aseguramos de que los alimentos se introducen de forma correcta y sin exponer a los bebés a riesgos innecesarios.

En este artículo de paraBebés vamos a ver la guía de la alimentación complementaria para bebés con información basada en la OMS.

¿Cuándo empieza la alimentación complementaria?

Las recomendaciones acerca de cuándo comenzar la alimentación complementaria han ido variando a lo largo de los años debido a los estudios que se van realizando. En la actualidad, los bebés deben cumplir ciertos requisitos para poder empezar a probar los nuevos sabores que se irán haciendo habituales en su dieta:

Una vez que el bebé nos muestra estas señales, nos está indicando que su sistema digestivo está preparado para digerir nuevos alimentos, que es lo suficientemente maduro para actuar en caso de atragantamiento y que el bebé puede empezar a disfrutar de esta nueva experiencia. Algunos bebés estarán listos con 6 meses recién cumplidos y otros deberán esperar hasta los 7 meses, siendo totalmente normal. Pero no se debe retrasar más de esa edad ya que puede conllevar riesgos asociados como carencias alimentarias, alergias o intolerancias.

Hasta ese momento, su alimentación debe haberse basado únicamente en leche materna o leche de fórmula totalmente a demanda.

En caso de los bebés prematuros, se deberán seguir las pautas indicadas por su pediatra.

Pero, ¿por dónde empezar? A continuación, te lo contamos.

¿Cómo empezar la alimentación complementaria y qué alimentos se deben introducir primero?

A pesar de comenzar con la alimentación complementaria, los bebés siguen siendo lactantes y la leche materna o la leche de fórmula debe seguir siendo su alimentación principal hasta que cumplan su primer año de vida. Esto significa que la leche se seguirá dando a demanda, tanto en horario como en cantidad y, después de las tomas, podremos ofrecer otros alimentos de forma progresiva.

No existen unos alimentos mejores que otros a la hora de empezar la introducción, pero se deben seguir ciertas pautas:

  • No introducir más de un alimento al día.
  • Introducir preferiblemente por la mañana, ya que si se introducen tarde pueden pasar desapercibidas algunas señales de alergia.
  • Evitar la sal, el azúcar y edulcorantes hasta los 2 años de vida.
  • No ofrecer nunca alimentos duros y/o con forma redonda (frutos secos enteros, caramelos, uvas sin cortar en cuartos, zanahoria cruda...) por riesgo de asfixia.
  • Lácteos y derivados a partir de los 12 meses de edad.
  • Evitar las verduras de hoja verde hasta el año por su alto contenido en nitritos.
  • Evitar pescados grandes con alto contenido en mercurio hasta los 10 años (emperador, pez espada, atún rojo...).

Teniendo en cuenta esto, se debe ofrecer una dieta saludable y variada en la que se prioricen los cereales naturales, la fruta, las verduras, el pescado, la carne, las hortalizas, etc. pudiéndose introducir de dos formas:

En cualquier caso, el objetivo de la alimentación complementaria es ir acercando al bebé a los alimentos que se consumen de forma frecuente en casa, descartando alergias e intolerancias y creando una relación positiva con la comida. Y, para ello, es importante respetar los ritmos de cada bebé y sus signos de hambre y saciedad, evitando obligarles a comer y dejando en todo momento que se autorregulen.

Además, es importante comer a la vez que lo hacen ellos, sentados en la mesa todos juntos, haciendo de la comida un momento especial en la familia que sirva de aprendizaje.

Cómo introducir los alimentos potencialmente alérgenos a los bebés

El tema de alergias alimenticias, junto con el riesgo de atragantamiento, son dos de los conceptos que más asustan a las familias al inicio de la alimentación complementaria. Es importante tener en cuenta ciertos factores para prevenir e identificar alergias:

  • Conocer los alimentos potencialmente alérgenos: soja, frutos secos, cereales con gluten, lácteos, huevos, crustáceos, moluscos, pescado, apio, altramuces, mostaza, sésamo, sulfitos y dióxido de azufre.
  • Introducir cada uno de ellos durante 3 días para descartar alergias.

Pueden introducirse a partir del inicio de la alimentación complementaria ya que no se ha demostrado que exista un riesgo mayor. De hecho, la introducción temprana de estos alimentos puede evitar alergias futuras.

Es importante conocer estas recomendaciones tanto de la OMS como de la AEDP ya que existen muchos pediatras desactualizados que dan unas pautas de introducción de la alimentación complementaria totalmente desfasadas, llevando a los padres y madres a la confusión y poniendo en riesgo la salud inmediata o futura de sus bebés.

Si deseas leer más artículos parecidos a Guía de alimentación complementaria para bebés, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Gomez M. (2018) Recomendaciones de la Asociación española de pediatría sobre la alimentación complementaria. Recuperado de https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/recomendaciones-aeped-sobre-alimentacion-complementaria
  • Organización Mundial de la Salud. Alimentación complementaria. Recuperado de: https://www.who.int/nutrition/topics/complementary_feeding/es/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Guía de alimentación complementaria para bebés
Guía de alimentación complementaria para bebés

Volver arriba