Compartir

Tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses

 
Por Eva Martínez Fierro. 26 junio 2020
Tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses

La alimentación complementaria de los bebés se inicia cuando estos dejan de alimentarse de leche materna o leche de fórmula de manera exclusiva. Es decir, en el momento en el que empiezan a incorporar a su dieta los alimentos habituales que se consumen en su casa. Este cambio debe hacerse de forma progresiva para ver si los niños y niñas toleran los nuevos alimentos, si no les producen reacciones alérgicas, etc. Pero, ¿cómo debe hacerse esta transición?

En este artículo de paraBebés vamos a ver la tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses, los alimentos que se pueden incorporar a partir de los 6 meses, de los 9 meses y del año.

Alimentación del bebé de 0 a 6 meses

Los bebés recién nacidos y hasta que tienen 6 meses de edad, deben alimentarse exclusivamente de leche materna o leche de fórmula adaptada a sus necesidades. Hay tres posibilidades para alimentar al bebé:

  • Lactancia materna exclusiva: el bebé se alimenta únicamente con leche materna, bien desde el propio pecho o bien desde biberones, dedos jeringa o vasos que contengan la leche extraída previamente de la madre. Aquí encontrarás los beneficios de la lactancia materna exclusiva.
  • Lactancia artificial: los bebés se alimentan a través de leche de fórmula (normal, hidrolizada, de soja...) a través biberón, generalmente. Aquí encontrarás más información sobre los tipos de leche artificial para bebés.
  • Lactancia mixta: los bebés se alimentan combinando la leche materna y la de fórmula, normalmente se ofrece primero la leche materna y, después, la adaptada. Aquí encontrarás más información sobre combinar el pecho y la leche de fórmula.

Sea cual sea la forma de alimentación elegida, lo esencial es seguir las recomendaciones generales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Asociación Española de Pediatría (AEDP). Esto significa que no hay que darles ni agua, ni infusiones, ni cereales, ni papillas, ni purés, ni probaditas de comida a ningún bebé antes de que cumpla los requisitos para comenzar la alimentación complementaria, que son los siguientes:

  • Haber cumplido 6 meses de edad
  • Haber perdido el reflejo de extrusión
  • Mantenerse sentado sin apoyo
  • Mostrar interés por la comida

Siguiendo estas pautas, hasta que los bebés no cumplan todas deberían alimentarse exclusivamente con leche. Habrá niños que estén preparados para comenzar su alimentación complementaria justo con 6 meses cumplidos, y otros tendrán que esperar hasta los 7 meses. No pasa nada por empezarla más tarde ya que, hasta el año, los bebés son lactantes y con la leche tienen todas sus necesidades cubiertas. El resto de comida, como su propio nombre indica, es complementaria.

En muchas ocasiones, los y las pediatras indican comenzar con cereales o fruta a edades tempranas, bastante antes de que los bebés cumplan los requisitos mencionados. Son pautas antiguas que se daban hace años, antes de conocer los efectos adversos que pueden causar en la salud de los niños y niñas en el futuro (caries, diabetes, intolerancias alimentarias, obesidad...). Los y las profesionales sanitarios deben estar en constante actualización y adaptar sus pautas a las nuevas investigaciones y no siempre es el caso. Además, cabe destacar que los y las pediatras están formados en enfermedades, patologías y desarrollo de los bebés, niños y niñas, pero no en nutrición.

Alimentación del bebé de 6 a 9 meses

A partir de los 6 meses de edad y siempre que cumpla los requisitos mencionados con anterioridad, nuestro bebé nos está diciendo que está preparado para comenzar a tomar alimentos diferentes a la leche. Vamos a ver cómo podemos hacer la introducción paulatina:

La leche

Los bebés son lactantes hasta los 2 años de edad, por lo que la leche seguirá siendo su alimento principal y siempre deberá ofrecerse antes de cualquier otro alimento. La mejor forma de hacerlo es continuar con la lactancia a demanda (independientemente de que sea materna o de fórmula) y, cuando pasen 30 minutos o 1 hora ofrecerle los demás alimentos.

Regla 1 o 3 días

Los nuevos alimentos se irán incorporando a la dieta del bebé de forma paulatina. Aquellos con un bajo índice de alergia, se pueden introducir de día en día. Por ejemplo: un día puede comer plátano, al día siguiente judías verdes, al siguiente naranja...

Para ello, se lo ofreceremos por la mañana, al mediodía o a la hora de la merienda. Nunca se debe ofrecer un alimento nuevo por la noche ya que, si el bebé se duerme, serán más difícil de identificar las señales de una posible alergia.

Por otro lado, los alimentos alérgenos deberán ofrecerse durante tres días para descartar una posible reacción alérgica. Vamos a ver cuáles son a continuación.

Alimentos alérgenos

Los alimentos con alto índice de alergia se pueden ofrecer también a partir de los 6 meses de edad. Hace años, las pautas indicaban que había que esperar a introducirlos hasta los 12 o los 18 meses de vida, pero las últimas evidencias establecidas por la OMS, indican que una introducción temprana puede prevenir intolerancias futuras. Los alimentos alérgenos son, principalmente, los siguientes:

  • Frutas de pelo: fresas, melocotones, kiwi.
  • Frutos secos: lo ideal es ofrecerlos en forma de cremas, untados en pan, en tortitas, en galletas sin azúcar caseras... no se deben ofrecer sólidos hasta mínimo los 5 años por riesgo de asfixia.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, alubias...
  • Gluten
  • Huevo
  • Pescado
  • Crustáceos
  • Soja
  • Sésamo

Alimentos prohibidos

Hay ciertos tipos de alimentos que los bebés no pueden consumir hasta el año de edad, hasta los dos años o más. Vamos a ver detalladamente cuáles son:

  • Sal: el cuerpo del bebé no está preparado para procesar la sal, por lo que se debe evitar su consumo hasta los dos años de edad. Después, es mejor usar porciones muy pequeñas. Un consejo es que uses especias, ya que dan mucho sabor a la comida y no necesitas añadir sal para que esté muy buena.
  • Verduras de hoja verde: tienen un alto contenido en nitrato (espinacas, acelgas...).
  • Azúcar: hasta los dos años su consumo debería ser 0. Después, podría ofrecerse de forma muy esporádica. Los alimentos azucarados aportan grasa y son perjudiciales para su salud. Además, la palatabilidad hace que se acostumbren rápido a los sabores dulces y luego rechacen el resto.
  • Pescados grandes: atún rojo, lucio, pez espada, tiburón y mero principalmente por su alto contenido en mercurio. Embarazadas, lactantes y menores de 10 años de edad no deberían consumirlo. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social indica que estos pescados pueden causar alteraciones en el desarrollo neuronal en niños y niñas de corta edad. Aquí encontrarás más información sobre el por qué no consumir atún durante el embarazo y alternativas.
  • Miel: tiene riesgo de botulismo, una enfermedad mortal en menores de 1 año.
  • Frutos secos enteros: son uno de los principales alimentos con riesgo de asfixia. Se pueden ofrecer únicamente en cremas o molidos en alguna receta.
  • Alimentos crudos: huevos, carnes o pescados crudos pueden ser el desencadenante de enfermedades infecciosas o de bacterias como la salmonella. Los alimentos siempre se deben ofrecer muy cocinados.
  • Bebidas o tortitas de arroz: contienen un alto nivel de arsénico, elemento perjudicial para la salud.

Formato

Para iniciar la alimentación complementaria, puedes optar por dos formas:

  • Tradicional/purés: su uso lleva extendido desde la invención de la batidora. Consiste en hervir los alimentos, triturarlos a la vez y dárselos con una cuchara al bebé.
  • Baby Led-Weaning: si la lactancia es a demanda, ¿por qué su alimentación no? El Baby Led-Weaning trata de ofrecer a los bebés los alimentos de forma sólida. Deben estar cocinados y blandos, que se puedan aplastar con dos dedos. Los bebés se autorregulan y son los protagonistas de su alimentación. De esta forma, además de ganar autonomía, deciden qué comer, cuándo comerlo y en qué cantidad hacerlo. Así, pueden conocer el sabor, la forma, el color y la textura de cada alimento en particular. Es una forma más respetuosa de alimentarlos.

Cantidad

La cantidad de alimentos a ofrecer debe ser a demanda. Esto quiere decir que debemos respetar los signos de hambre y saciedad de nuestros bebés, sin obligarles jamás a comer. Con esto, evitaremos crear una mala relación con la comida.

Debemos tener claro que los niños y niñas tienen un estómago muy pequeño y que su alimentación principal es la leche. Una cosa es la cantidad que nosotros consideremos que deben comer y otra lo que necesitan realmente.

Horario

La mejor hora para dar de comer a nuestros hijos e hijas es la misma a la que comemos nosotros. La alimentación debe ser un momento social para compartir con la familia y no se deben imponer horarios. Sentarnos todos juntos en la mesa hará que aprendan hábitos con el ejemplo, conocerán los alimentos, los cubiertos y sabrán como usarlos cuando llegue el momento. Se promueven hábitos de vida más saludables y se fomenta la comunicación entre los miembros de la familia.

Menú

La alimentación de los bebés debe ser sana y variada. En la gastronomía española tenemos muchos alimentos de gran calidad, entre los que se encuentran frutas, verduras, cereales, legumbres, carnes, pescados, huevos... por lo que los bebés, niños y niñas debería consumir todos ellos de forma equilibrada, priorizando sobre todo las frutas y las verduras y limitando el consumo de proteínas de origen animal a una vez al día. Aquí encontrarás más información sobre cómo ofrecer las frutas.

Los bebés decidirán cuánto comer, por lo que nosotros, los adultos, nos tenemos que encargar de ofrecer calidad de alimentos y ellos decidirán la cantidad que comen de cada uno.

Alimentación del bebé de 9 a 12 meses

A partir de los 9 o 10 meses de edad, la OMS indica en su tabla de la alimentación complementaria que los bebés pueden comenzar a tomar derivados lácteos. Estos son quesos frescos yogures naturales sin azúcar. En caso de los bebés que se alimenten a través de lactancia materna, no es necesario introducir ningún lácteo ni derivado hasta que deje de tomar pecho, pero sí puedes ofrecérselo si te apetece.

En caso de haber optado por la alimentación en forma de purés, es el momento ideal de comenzar la transición a sólidos. No se recomienda continuar con los alimentos triturados más allá del año, ya que puede afectar a su desarrollo bucal, a su autonomía, al su desarrollo bucal y a la aceptación de nuevos sabores y texturas principalmente. Para hacer la transición a sólidos, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Chafar los alimentos con el tenedor: es el momento de dejar la batidora y únicamente aplastar la comida con el tenedor para que los bebés vayan aprendiendo a que hay que hacer un esfuerzo con la comida antes de tragar.
  • Dejar que coma solo: el bebé puede comer perfectamente con sus manos, además así disfrutará de la experiencia y ganará autonomía. También debemos dejar cubiertos a su alcance para que comience a usarlos (con los de postre será suficiente).
  • Respetar sus signos de hambre y saciedad: cuando comienzan a tomar alimentos sólidos, puede dar la sensación de que comen menos. Y es que no es lo mismo masticar que tragar. Hay que confiar en su autorregulación. Ellos comerán lo que necesiten. Aquí encontrarás más información sobre cómo empezar a dar comida sin triturar a un bebé.

El resto de indicaciones seguirán siendo las mismas. A partir de esta edad, por lo general comienzan a demandar más comida, aunque la leche seguirá siendo su alimentación principal y la debe seguir tomando antes de cualquier alimento.

Alimentación del bebé a partir del año

A partir del año la alimentación de los niños y niñas debe ser muy similar a la de los adultos. Esto quiere decir que, idealmente, debería ser de la siguiente forma:

  • Hacer varias comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda, cena)
  • Comer lo mismo que se come en casa
  • Alimentos sólidos
  • Lactancia materna a demanda
  • En caso de no tomar lactancia materna, leche de vaca entera (500ml como mucho entre leche y derivados lácteos).

En caso de no haber ofrecido algún alimento con anterioridad, seguirá las mismas pautas de introducción: un día para alimentos normales y tres días para alimentos con alto índice de alergias, evitando las horas cercanas a la noche.

Por último, debemos tener en cuenta que los bebés, niños y niñas pasan por diferentes etapas de desarrollo, patologías, enfermedades o salidas de dientes que pueden desembocar en días sin apetito. En ese caso, deberemos seguir ofreciendo los alimentos de igual forma porque ya volverán a comer con normalidad.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Gomez M. (2018) Recomendaciones de la Asociación española de pediatría sobre la alimentación complementaria. Recuperado de https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/recomendaciones-aeped-sobre-alimentacion-complementaria
  • Jiménez, M. (12 de junio de 2019). ¿Cómo introducir el huevo en la dieta de los niños? Recuperado de: https://www.nutricionmartajimenez.com/como-introucir-huevo-ninos/
  • Llorca, J. (2018). Sin dientes y a bocados. España. Vergara.
  • Organización Mundial de la Salud. Alimentación complementaria. Recuperado de: https://www.who.int/nutrition/topics/complementary_feeding/es/

Escribir comentario sobre Tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses
Tabla de alimentación para bebés de 0 a 12 meses

Volver arriba