Compartir

¿Fruta cocida o cruda para bebés?

 
Por Júlia Ortiz, Educadora infantil y editora. 28 octubre 2019
¿Fruta cocida o cruda para bebés?

Al empezar la alimentación complementaria, muchas familias se preguntan cómo se debe ofrecer la fruta al bebé: ¿cocida o cruda? Puede aparecer el miedo a que el bebé se atragante, la duda de si la fruta al vapor pierde propiedades, ¿cómo se la doy, en papilla o en trozos? y mil cuestiones más. Para iniciar la alimentación complementaria será necesario actuar, sobre todo, con sentido común y lógica.

En este artículo de paraBebés, ¿fruta cocida o cruda para bebés?, resolvemos todas las posibles dudas que puedas tener.

También te puede interesar: Desayunos para bebés de 1 año

Fruta cocida o cruda para bebés: papillas y trozos

Para empezar a resolver esta duda es interesante saber que ofrecer la fruta cocida o cruda es una opción que valorará cada familia. Cocer la fruta no es obligatorio y tampoco está contraindicado, ya que no pierde propiedades. Actualmente, se puede ofrecer la fruta, ya sea cocida o cruda, de dos formas: en papilla o en trozos.

Frutas en papilla

Si vamos a hacer papilla, no es necesario hervir o cocinar al vapor las frutas que vayamos a dar al bebé, ya que triturando la fruta su consistencia ya es suave. La pera o el plátano, por ejemplo, triturados son perfectamente aptos para dar crudos a un bebé. Ahora bien, si queremos dar al bebé una compota de manzana, cocinar la fruta será necesario.

Frutas en trozos o Baby Led Weaning

Si, por el contrario, no vamos a ofrecer papillas al bebé y le queremos alimentar a base de sólidos, también conocido como Baby Led Weaning, es interesante observar cada alimento individualmente, las necesidades del bebé y si es necesario cocinar las frutas o no. La manzana es una fruta muy dura y que no se deshace fácilmente por las encías del bebé. Si al iniciar la alimentación complementaria observamos que el bebé tiene dificultades para comer manzana cruda, por ejemplo, se puede cocinar al vapor o al horno y que obtenga una consistencia más blanda.

Fruta cocida o cruda para bebés: fruta en papilla

Una opción muy popular para ofrecer la fruta al bebé es en forma de papilla. Al iniciar la alimentación complementaria, es recomendable introducir las frutas individualmente para poder observar posibles intolerancias o alergias.

Cómo preparar una papilla de fruta

Para preparar una papilla de fruta no es necesario cocinar al vapor la fruta que vayamos a utilizar. Si, por el contrario, queremos hacer una papilla al estilo compota, deberemos cocinar al vapor la fruta elegida. Una compota muy popular es la de manzana. A continuación, te explico cómo hacer fruta para bebés:

  1. Pelar y cortar 1 plátano maduro: si es la primera papilla, el plátano es una fantástica opción. Se trata de una fruta suave y con un sabor dulce. Es recomendable que sea un plátano maduro, ya que su sabor será más agradable.
  2. Triturar o chafar el plátano: para hacer la papilla no es necesario utilizar una batidora, con un tenedor basta para que quede una textura suave. Si por el contrario, observamos que no podemos chafarlo con el tenedor, utilizar una batidora será útil.
  3. Agregar leche materna o de fórmula: una vez tenemos el plátano triturado, una opción será añadirle un poco de leche materna o de fórmula. Si es un bebé al que le cuesta comer fruta, la leche junto con la fruta puede ser que le resulte atractiva.
  4. Servir en un bol o un plato: una vez tengamos la papilla hecha, la serviremos en un plato. Es interesante no servir una gran cantidad de papilla si se trata de la primera vez, ya que puede que solo coma muy poca cantidad. Adecuar las expectativas es esencial para que la alimentación complementaria fluya. No pasa nada si el bebé come poco, la leche, materna o de fórmula, va a ser el alimento principal del bebé hasta el año de edad.
¿Fruta cocida o cruda para bebés? - Fruta cocida o cruda para bebés: fruta en papilla

Fruta cocida o cruda para bebés: Baby Led Weaning

Otra de las opciones para iniciar la alimentación complementaria, a partir de los 6 meses, es el método Baby Led Weaning, también abreviado como BLW. Este método ofrece al bebé alimentos sólidos y excluye la alimentación a partir de triturados.

Hay bebés a los que no les gustan los purés y que no quieren comer, sin embargo, les llama la atención la comida que come el resto de la familia. Con el BLW, el bebé decide cómo y cuánto comer, además descubre propiedades de los alimentos que con las papillas no puede descubrir:

  • Saborea los alimentos de manera individual: con las papillas, el bebé no puede diferenciar el sabor de los alimentos individualmente, ya que están mezclados entre sí. Nosotros podemos diferenciar los sabores de una crema, por ejemplo, ya que conocemos los sabores individualmente, el bebé no. Con el BLW, el bebé puede saber qué sabor tiene la pera y qué sabor tiene el plátano individualmente.
  • Experimenta la textura de los alimentos: una papilla no ofrece la posibilidad de descubrir, mediante la manipulación, qué forma y qué textura tienen los alimentos ofrecidos. El bebé puede descubrir, con las manos, que un trozo de melón no tiene la misma textura que el aguacate.

Frutas a trozos: ¿cocidas o crudas?

En el Baby Led Weaning, la forma y la textura de los alimentos influyen en la manera como el bebé va a alimentarse, ya que lo hará sin la ayuda del adulto. Para valorar si debemos ofrecer una fruta al vapor o cruda, es recomendable tener en cuenta algunos aspectos:

  • Textura y consistencia: para que el bebé pueda triturar la fruta con las encías, es interesante observar la textura y la consistencia del alimento ofrecido. El plátano, por ejemplo, es un alimento muy fácil de masticar, sin embargo, la manzana no. En este caso, se puede ofrecer un trozo de manzana al vapor o al horno. No será necesario hervir todas las frutas, sino observar qué tipo de fruta causa más dificultad en el bebé y ofrecer una solución. Lo mismo sucede con los alimentos escurridizos, ofrecer la fruta con un trozo de piel en la parte por donde lo va a coger servirá para que no se le escurra de la mano.
  • Tamaño y forma: además de la textura, la forma y el tamaño también son dos aspectos muy importantes para que el bebé pueda agarrar la fruta y llevarla a la boca de forma autónoma. Ofrecer trozos grandes y alargados será esencial. Los alimentos redondos o con forma cilíndrica, como la uva, se deberán cortar a lo largo, además de realizar múltiples cortes. Cortados por la mitad pueden causar atragantamientos.

En este artículo, método Baby Led Weaning: qué es, beneficios y cómo introducirlo, te ofrezco toda la información que necesitas para iniciar este método.

¿Fruta cocida o cruda para bebés? - Fruta cocida o cruda para bebés: Baby Led Weaning

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Fruta cocida o cruda para bebés?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría (2018) Recomendaciones sobre la alimentación complementaria.
  • Carlos González (2015) La alimentación de tu bebé. Consejos y recomendaciones.

Escribir comentario sobre ¿Fruta cocida o cruda para bebés?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Fruta cocida o cruda para bebés?
1 de 3
¿Fruta cocida o cruda para bebés?

Volver arriba