Compartir

Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé

 
Por Sheila Peón. 9 abril 2020
Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé

Cuando alguien que está a nuestro lado se atraganta, ya sea un bebé, un niño o un adulto, es una situación que produce una gran tensión y muchas veces un pánico paralizante. Por ello, se hace muy importante saber reaccionar y actuar rápidamente, así como conocer cómo se realizan los primeros auxilios en estos casos paso por paso, ya que de esto puede depender la vida del atragantado.

En este artículo de paraBebés vamos a ver qué hay que hacer en caso de atragantamiento de un bebé, cuáles son los primeros auxilios que debemos aplicar, qué maniobras se realizan cuando un bebé se está ahogando y cómo podemos evitar los atragantamientos en los más pequeños.

También te puede interesar: Caca verde en bebés: causas y cómo actuar

Qué hacer en caso de atragantamiento de un bebé

Desgraciadamente, todos los años vemos a través de los medios de comunicación algunos casos de bebés y niños que mueren atragantados.

Cuando tengamos la sospecha de que tenga dificultad para respirar por posible atragantamiento, debemos acudir lo más rápido posible al hospital. Los siguientes signos de alarma son los que nos darán la señal que necesitamos:

  • Parece que le cuesta respirar, o respira más rápido y superficialmente.
  • Está más adormilado de lo normal.
  • El color de la piel de alguna parte del cuerpo se vuelve de un tono azulado.

Primeros auxilios en atragantamiento en bebés

Nos podemos encontrar tres casos de atragantamiento:

  • Respira bien. El primero, que el niño a pesar de haberse tragado un cuerpo extraño, respira sin problemas. En estos casos hay que vigilar cualquier síntoma que se pueda presentar de dificultad respiratoria como los que hemos mencionado antes, animarlo a toser ya que es el mejor método para expulsarlo por sí mismo, y acudir al médico en caso necesario.
  • Obstrucción. El segundo, que el pequeño estando aún consciente ya no es capaz de toser, ya que le ha producido una obstrucción total que no deja pasar el aire a los pulmones, por lo que se procederá rápidamente con las maniobras que vamos a explicar en el siguiente apartado.
  • Inconsciente y sin respirar. El tercero y más grave es cuando el bebé está inconsciente y ha dejado de respirar. Se comenzará con la RCP (reanimación cardiopulmonar). Esta la puede realizar cualquier persona con una serie de nociones básicas que todos deberíamos aprender.

Pasos para realizar correctamente la RCP

  1. Pedir ayuda. Gritar pidiendo ayuda si nos encontramos solos, para que alguien pueda llamar al 112.
  2. Abrir la vía aérea. Para ello tenemos que colocar al niño tumbado boca arriba. Colocamos una mano en la frente e inclinamos la cabeza hacia atrás, y la otra en la barbilla y la elevamos. Esto es lo que se conoce como maniobra frente-mentón, y con este simple gesto a veces puede comenzar a respirar porque permitimos el paso del aire.
  3. Comprobar si respira. Tenemos que ver, oír y sentir. Ver si se mueve el tórax, si oímos la entrada y salida del aire y si sentimos el aire exhalado en nuestra mejilla. Si hemos conseguido que respire, se le tumbará sobre su lado izquierdo (posición lateral de seguridad). En cambio, si sigue sin respirar, continuaremos con el siguiente paso.
  4. Cinco respiraciones de rescate. Seguiremos con la vía aérea abierta (recordemos, maniobra frente-mentón). Sellamos con nuestra boca la boca y nariz del bebé, e insuflamos aire durante un segundo, de forma constante y repetimos hasta 5 veces. Debemos comprobar que lo estamos haciendo correctamente, es decir, que al insuflar el aire el tórax se levanta, como si estuviera respirando. Si no se eleva, es que no lo estamos haciendo bien o que hay algo que impide el paso del aire (un objeto, comida, etc.). Si conseguimos verlo, lo intentaremos extraer con el dedo meñique en forma de gancho. Si no lo conseguimos a la primera, desistir, ya que podemos introducirlo aún más.
  5. Quince compresiones. Si el bebé sigue sin signos vitales, presionaremos con la punta de dos dedos sobre el tercio inferior del esternón (más o menos donde termina el hueso) 15 veces, con una frecuencia de 100-120 compresiones cada minuto.
  6. Comprobar. Las comprobaciones se realizarán cada dos minutos, para observar si hay signos de vida. Si seguimos sin cambios, se repetirá cada vez con 2 insuflaciones/15 compresiones, así hasta que llegue la ambulancia, el bebé respire o estemos exhaustos.

 

Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé - Primeros auxilios en atragantamiento en bebés

La maniobra para el atragantamiento de un bebé

Para poder realizar las maniobras, recordemos que el niño o niña tiene que estar consciente pero ya no puede toser, emitir sonidos ni respirar, ya que tiene la vía aérea obstruida totalmente. La finalidad de estas maniobras es desobstruir.

1. Golpes

Con el talón de la mano, daremos 5 golpes en la parte alta de la espalda, entre los omóplatos.

2. Compresiones

Si después no se ha expulsado el cuerpo extraño y sigue sin poder respirar, realizaremos compresiones de una manera u otra dependiendo de la edad del bebé:

  • En menores de un año, se realizarán 5 compresiones en el centro del pecho con dos dedos.
  • En mayores de un año, 5 compresiones en la boca del estómago con el puño de la mano (la famosa maniobra de Heimlich como en los adultos).

Se repetirán alternando 5 y 5 hasta que sea necesario, y pararemos cuando haya conseguido expulsar el objeto, respire mejor o esté inconsciente.

Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé - La maniobra para el atragantamiento de un bebé

Prevención: ¿con qué se puede atragantar un bebé y cómo evitarlo?

El bebé se puede atragantar con objetos pequeños o desmontables que pueda encontrarse en casa o en el exterior, por lo que hay que vigilar lo que pueda ser peligroso y esté a su alcance para llevarse a la boca.

Además, hay determinados alimentos que se deben evitar, al menos hasta los 4-5 años por su alto riesgo de atragantamiento:

  • Verdura cruda como la zanahoria.
  • Frutos secos (ni enteros ni a trocitos, solo molidos) o frutos desecados como las pasas.
  • Frutas como la manzana cruda, cerezas, uvas. Aquí puedes ver cómo preparar la fruta para bebés.
  • Salchichas de Frankfurt, nunca cortadas en rodajas. En todo caso, en trozos pequeños y alargados, pero mejor evitarlas.
  • Patatas fritas de bolsa, galletas de arroz o de maíz, palomitas.
  • Caramelos y cualquier alimento duro que no puedan aplastar con la lengua y el paladar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Arjona Villanueva, D.; (2019). Reanimación cardiopulmonar básica en pediatría.
  • Galán Bertrand, L.; (2019). Alimentos prohibidos en la infancia.
  • Kot Baixauli, P.; (2019). Soporte vital básico pediátrico I, secuencia y ventilaciones.

Escribir comentario sobre Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé
1 de 3
Cómo actuar ante el atragantamiento de un bebé

Volver arriba