menu
Compartir

Cómo aliviar el reflujo en bebés

 
Por Yurisbeth Zanotty. Actualizado: 24 febrero 2021
Cómo aliviar el reflujo en bebés

El reflujo es una condición que se presenta en la mayoría de los recién nacidos y se manifiesta por el paso del contenido gástrico hacia el esófago con eructos, vómitos o regurgitación. Cuando un bebé devuelve leche por la boca, estamos frente a un reflujo gastroesofágico y es considerado un proceso fisiológico normal que ocurre entre los 2 y 6 meses de edad.

La mayoría de los padres se angustian ante el reflujo. Por lo general, es una condición que se resuelve en el 85% de los casos entre los 12 y 18 meses de vida. Aun así, puede traer complicaciones cuando este contenido retrógrado gástrico alcanza al esófago y produce los síntomas molestos de la enfermedad por Reflujo Gatroesofágico (RGE) o Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE). En el siguiente artículo de paraBebés, te hablaremos de cómo aliviar el reflujo en bebés.

¿Qué es el reflujo en bebés?

Cuando una persona come, el alimento debe pasar desde la garganta hasta el estómago a través de un tubo llamado esófago, el cual ayuda con el paso de los alimentos y el proceso de la deglución. Un anillo de fibras musculares en la parte superior del estómago impide que el alimento se devuelva hacia el esófago. Estas fibras musculares se denominan esfínter esofágico inferior (EEI). Si este músculo no se cierra bien, el alimento se puede devolver al esófago y esto se denomina reflujo gastroesofágico.

Entonces, ¿qué es el reflujo en bebés? El paso de contenido gástrico al esófago y es un proceso normal en lactantes y niños. Por lo tanto, el reflujo en bebés que toman leche materna es totalmente normal. Aun así, esta afección representa el 50% de motivos por los cuales los padres consultan a un profesional sanitario.

Por otra parte, el reflujo en bebés se puede diferenciar entre el reflujo continuo. Este conlleva vómito frecuente que puede irritar el esófago y provocar molestias en el bebé. Por otra parte, el reflujo intenso ocasiona pérdida de peso o problemas respiratorios no es normal.

Síntomas de reflujo en bebés

Para determinar si el bebé tiene reflujo es importante conocer los síntomas de esta afección. A continuación, veremos los principales síntomas de reflujo en bebés:

  • Regurgitaciones: especialmente después de las comidas. Las regurgitaciones aparecen sin esfuerzo, de forma espontánea y no se deben a las contracciones peristálticas. En este artículo, encontrarás más información sobre qué son las regurgitaciones en bebés y cómo evitarlas.
  • Vómitos.
  • Rechazo del alimento: no comer en absoluto o comer cantidades limitadas.
  • Anorexia: uno de los síntomas de reflujo en bebés que pueden derivar en problemas fisiológicos más graves.
  • Pérdida de peso o escasa ganancia.
  • Irritabilidad o llanto inconsolable después de comer.
  • Acidez o pirosis.
  • Rumiación.
  • Dolor torácico o retroesternal.
  • Epigastralgia: dolor de estómago.
  • Hematemesis: vómitos con sangre.
  • Anemia.
  • Disfagia: otro de los síntomas de reflujo en bebés que conlleva dificultad o imposibilidad de tragar.
  • Odinofagia: dolor en la faringe que se produce con la deglución o sin ella. El dolor puede ser intenso y conllevar al rechazo de la comida.
  • Aerofagia: ingestión de aire que provoca flatulencia o molestias intestinales.
  • Eructos húmedos.
  • Hipo continuo.
  • Tos crónica recurrente. Este es uno de los síntomas respiratorios adicionales asociados con la ERGE. Descubre qué es la tos seca en bebés, cuándo preocuparse y cómo aliviarla.
  • Atragantamiento o sibilancias y a veces estridor: sucede cuando el contenido del reflujo entra en la tráquea y los pulmones.

 

Tipos de reflujo en bebés

Todas estas manifestaciones clínicas del reflujo en bebés provocan alteración del estado físico del niño o niña. Es muy importante saber diferenciar a qué se debe el reflujo en bebés para que puedan recibir el tratamiento oportuno. A continuación, veremos los tipos de reflujo en bebés:

  • Reflujo fisiológico: los bebés que regurgitan con frecuencia, pero que llevan una adecuada ganancia de peso y no se evidencian complicaciones de enfermedad. Si te preguntas cuando desaparece el reflujo en bebés, en este caso, se resuelve espontáneamente de los 12 a 18 meses de edad. No se requieren pruebas diagnósticas, sino vigilancia clínica mantenida para comprobar la eficacia de las recomendaciones dietéticas y posturales comunicadas a los padres.
  • Reflujo patológico: los bebés tienen regurgitaciones constantes o vómitos recurrentes. Los pequeños o pequeñas pueden tener complicaciones asociadas a su desarrollo y precisan de un estudio profundo para determinar el tratamiento adecuado. Además, tienen una curva de peso estacionaria o descendente y otros síntomas asociados a complicaciones de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE). También conlleva complicaciones asociadas a esofagitis, síntomas respiratorios y deterioro del crecimiento.

¿Es peligroso el reflujo en bebés?

El reflujo puede ser peligroso para el bebé cuando no se cumplen las medidas adecuadas de atención y si la enfermedad progresa, sobre todo porque ocasiona ahogamiento cuando la leche se devuelve a través del esófago. Esto se debe a que el esófago se conecta en la parte posterior de la garganta con la tráquea, la misma que permite que el aire entre y salga de nuestro cuerpo. El proceso normal es que cuando tragamos un trozo de comida o un líquido, una estructura con tejido especial llamada "epiglotis" cierre la abertura de la tráquea, para tener la seguridad de que la comida entre en el esófago y no en la tráquea.

Así pues, si te preguntas si es peligroso el reflujo en bebés, la respuesta es que puede serlo si el proceso normal se altera y entra líquido en la tráquea. Cuando se produce ahogo por el reflujo en bebés, a la epiglotis no le da tiempo de cerrarse o lo hace de forma incompleta. Un obstáculo en el adecuado intercambio de oxígeno puede producir asfixia y poner en riesgo la vida del niño o niña.

Por otra parte, algunos bebés sufren complicaciones debido a la ERGE. El reflujo constante del ácido estomacal puede causar las siguientes complicaciones:

  • Problemas respiratorios: si el contenido del estómago ingresa en la tráquea, los pulmones o la nariz.
  • Enrojecimiento e irritación en el esófago: una afección llamada esofagitis.
  • Sangrado del esófago.
  • Tejido cicatricial en el esófago: que puede dificultar la acción de tragar.

Estas dificultades ocasionan dolor al comer, por lo que la ERGE puede interferir en la nutrición adecuada de los bebés. Si tu hijo o hija no aumenta de peso, según lo previsto, es importante que hables con un profesional sanitario. A continuación, te contamos cómo aliviar el reflujo en bebés.

Tratamiento del reflujo en bebés

El tratamiento del reflujo en bebés va a depender del tipo y la gravedad de los síntomas que presente. Hay distintos remedios naturales para el reflujo.

Modificar la alimentación

Si te preguntas cómo aliviar el reflujo en bebés de manera natural, modificar la alimentación es uno de los remedios más eficaces. Te contamos cómo funciona este tratamiento:

  • Fraccionarla: dando alimentos con mayor frecuencia pero en poca cantidad. Esta acción ayuda a mantener reducida la presión en el estómago y minimiza la cantidad de reflujo. Sin embargo, es importante mantener una cantidad total apropiada en el período de 24 horas para asegurar un crecimiento adecuado.
  • Algunos médicos recomiendan espesar levemente la leche materna o la fórmula láctea con cereal de avena. La fórmula espesada parece reducir el reflujo, particularmente, cuando el niño o niña se mantiene en una posición vertical durante 20 minutos después de la alimentación.
  • Los espesantes no son recomendables para niños o niñas con ERGE severa o esofagitis, ya que pueden aumentar la duración y la sintomatología acompañante del reflujo.
  • Si en la lactancia materna los bebés tienen vómitos recurrentes y escasa ganancia de peso hasta los 18 u 24 meses de edad, es beneficioso el uso de fórmulas hidrolizadas de proteínas lácteas.
  • En niños o niñas mayores de 2 años, puede existir mejoría si evitan alimentos y bebidas que parecen desencadenar los síntomas de la ERGE, entre los que se incluyen frutas cítricas, chocolate, alimentos con cafeína, alimentos grasos y fritos, ajo, cebollas y alimentos muy condimentados.

Posiciones adecuadas para comer y dormir

Para reducir el reflujo en bebés, puede ser útil asegurarse de que el bebé esté en posición vertical, sentado o erguido mientras está comiendo. Después de darles de comer, se recomienda mantener a los lactantes en posición vertical, una posición de sentado durante 20 a 30 min, y luego acostarlo como de costumbre. No se recomienda sentar al bebé por un tiempo prolongado porque aumenta la presión gástrica y no es útil.

La posición lateral izquierda y la elevación de la cabecera de la cuna ya no se recomiendan para dormir debido a motivos de seguridad. Independientemente de la presencia o no de reflujo, la única posición recomendada para el sueño de los lactantes es la supina o boca arriba. Se ha demostrado que esta posición reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Tratamiento farmacológico para el reflujo en bebés

Cuando los remedios naturales para el reflujo de bebés no funcionan o no alivian los síntomas, el profesional sanitario puede recetar distintos fármacos para aliviar el reflujo. A continuación, veremos medicamentos para el reflujo en bebés:

  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP).
  • Bloqueantes de la histamina-2 (H2).
  • Medicamentos promotilidad.
  • Bloqueadores H2: ayudan a bloquear la producción de ácido estomacal.
  • Inhibidores de la bomba de protones: reducen la cantidad de ácido que produce el estómago.

El tratamiento farmacológico para el reflujo en bebés, con los medicamentos denominados procinéticos, se utiliza para reducir la cantidad de episodios de reflujo al ayudar a que el músculo del esfínter esofágico funcione mejor y a que el estómago se vacíe más rápido para prevenir el flujo.

Cirugía

En casos poco frecuentes, cuando el tratamiento farmacológico para el reflujo en bebés no ayuda, hay otra opción. Si el niño o niña no crece y tiene otras complicaciones se puede realizar una cirugía, sobre todo en los casos donde hay aspiración pulmonar de contenido gástrico. El objetivo de este procedimiento es apretar el esfínter esofágico para ayudarlo a cumplir su función. Sin embargo, la mayoría de los lactantes mejora en la medida que crecen y madura su esfínter esofágico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo aliviar el reflujo en bebés, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Ramos H, Ferrer J, Castillo L. Reflujo gastroesofágico en niños. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP. (19), 161-170.
  • Guevara, G. y Toledo, M. (2011). Reflujo gastroesofágico en pediatría. Rev Chil Pediatr. 82 (2), 142-149.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo aliviar el reflujo en bebés
Cómo aliviar el reflujo en bebés

Volver arriba