menu
Compartir

¿Se puede nadar en el embarazo?

 
Por Leidy Mora. 23 febrero 2021
¿Se puede nadar en el embarazo?

Durante el embarazo, es recomendable mantenernos activas, realizando ejercicios de bajo impacto que fortalezcan nuestro cuerpo mientras nos relajamos. Uno de esos ejercicios es la natación.

En el agua, el cuerpo se siente más ligero y las sensaciones con tu barriguita son aún más agradables. En este artículo de paraBebés, veremos si se puede nadar en el embarazo y también responderemos otras dudas, como hasta qué semana puedes hacerlo y algunos ejercicios de natación para embarazadas.

También te puede interesar: ¿Se puede tomar cúrcuma en el embarazo?

¿Es recomendable nadar embarazada?

Estar saludables es algo que siempre buscamos y, aún más, cuando estamos embarazadas, pues tenemos que responder por nuestro bienestar y el del bebé. Hacer ejercicios es sinónimo de salud, por eso cuando estamos en esta etapa, debemos procurar realizar actividades que fomenten nuestro bienestar, nos mantengan en el peso adecuado y con los músculos preparados para el parto.

La natación es uno de los ejercicios recomendados para las embarazadas, siempre y cuando el/a doctor/a dé el permiso de realizarlo. Varios estudios han demostrado la disminución en la necesidad de cesáreas en las mujeres que lo practican. Por tanto, podemos responder que sí, nadar es bueno para el embarazo.

En este sentido, te enumeraremos algunos de los muchos beneficios de nadar cuando estamos embarazadas:

  • Es un ejercicio donde se estimula la respiración consciente, necesaria para el momento del parto.
  • Nadar es un ejercicio muy completo, mantienes la salud de tus músculos, hueso y ligamentos.
  • Ayuda a relajar los músculos que se afectan por el peso del embarazo como los de la espalda y la cintura.
  • La natación hace que, aunque estés embarazada, te sientas ligera y ágil.
  • Al ser un deporte donde se queman muchas calorías, te ayuda a controlar tu peso, mejora tu metabolismo y tu capacidad cardiopulmonar, de esta forma previenes la diabetes gestacional.
  • Relaja la mente y da sensación de bienestar al liberar endorfinas. También estimula el descanso y la conciliación del sueño.
  • Mejora la circulación ayudando a evitar la retención de líquidos y la molesta hinchazón de los tobillos.

Es importante recalcar que tu ginecólogo debe aprobar esta práctica, pues hay ciertas condiciones del embarazo en los que está contraindicada, como en el caso de los embarazos de alto riesgo, en amenazas de parto prematuro, cuando hay retardo en el crecimiento del bebé y cuando hay fisuras en la bolsa amniótica.

¿Puedo ir a la piscina durante el embarazo?

El medio acuático es ideal para las embarazadas, ya que se sentirán más ligeras, los movimientos serán más fáciles y fluidos, de esta forma, podrás ejercitar tus músculos completamente sin sentirte forzada.

En este sentido, si decides a practicar la natación, debes saber elegir las piscinas donde acudas, por eso te invitamos a seguir estos consejos:

  • Higiene. La piscina debe estar limpia y cuidada a una temperatura agradable.
  • Poca profundidad. No debe ser profunda, al contrario, debes sentirte cómoda en ella y que cuando quieras pararte, puedas hacerlo.
  • Zapatillas antideslizantes. Que el suelo que rodee a la piscina no sea resbaladizo, aun así, debes tener en cuenta usar el zapatos anti resbalante y caminar con mucho cuidado.
  • Duchas y vestuario. Asegúrate de que tenga duchas y un lugar adecuado para cambiarte la ropa mojada luego de tu práctica de natación.

Consejos para nadar durante el embarazo

Otras recomendaciones importantes si quieres comenzar tus prácticas de natación estando embarazada son:

  • Nada siempre acompañada, de ser posible, de personal cualificado.
  • Alrededor de la piscina, debes caminar lentamente con unos zapatos antiresbalantes y al entrar en ella debes hacerlo con precaución, bajando una por una las escaleras y de espaldas al agua.
  • No debes nunca zambullirte fuerte ni hacer acrobacias. No usar el trampolín.
  • Usa bañadores adecuados, no debes apretarte, debes sentirte cómoda.
  • Realiza tu práctica de forma que no te sientas forzada, aumenta poco a poco la intensidad y detente cuando te sientas un poco agitada.
  • Dúchate luego de nadar, y cambia rápidamente tu bañador mojado. Esto evitará sentir frío y algunas infecciones como las urinarias.
  • Si haces natación en piscinas al aire libre, cuídate del sol y toma abundante agua.
  • Como recomendación general en la práctica de la natación durante el embarazo, evita prolongar tus sesiones más de 45 minutos.

¿Hasta qué semana se puede hacer natación embarazada?

¿Hasta qué semana se puede nadar en el embarazo? Este ejercicio puedes realizarlo desde el primer trimestre hasta el último día de tu embarazo, sin embargo, es tu ginecólogo quien te dirá en que momento finalizar esta actividad. Algunos especialistas recomiendan practicarlo durante toda la gestación si la madre no tiene ninguna contraindicación, aun así, los primeros tres meses son importantes para la correcta implantación y formación del bebé por lo que la actividad física debe ser planificada y evaluada. De ser realizada en estos meses, debe ser moderada, con prácticas cortas de 30 minutos y sin esfuerzo.

A partir de la semana 37 de embarazo, los ejercicios de natación deben ser específicos, como respiración, relajación y preparación para el parto.

Además, si te gusta la natación, es probable que pienses en un futuro realizar natación con tu bebé.

Ejercicios de natación para embarazadas

Como hemos visto hasta ahora, la natación es un excelente ejercicio a practicar cuando esperamos nuestro bebé, eso sí, debemos hacerlo con mucha calma, cuidando de no hacer sobre esfuerzos innecesarios. Se recomienda hacer paradas si te sientes cansada, flotar, relajarte y luego continuar. También, buscar estilos con los que te sientas cómoda. Los ejercicios de natación recomendados para las embarazadas son:

  1. Crol: ayuda con las respiraciones coordinadas y a quemar calorías, es recomendado en el segundo trimestre del embarazo.
  2. Espalda: es el más utilizado en el embarazo, ayuda a la sensación de relajación. En los últimos meses, realízalo en posición semisentada con ayuda de un flotador.
  3. Braza: en los últimos días del embarazo este estilo fortalecerá la musculatura de tu pelvis y te dará mayor estabilidad.

En estos artículos encontrarás ejercicios para embarazadas en el primer trimestre y ejercicios de suelo pélvico para el embarazo.

Como hemos visto, practicar natación es beneficioso para la musculatura de la espalda durante el embarazo. En el siguiente vídeo aparecen otros ejercicios para prevenir y aliviar el dolor de espalda de la embarazada.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se puede nadar en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Consejos para embarazadas.

Bibliografía
  • González, M. (2006). Natación para embarazadas. España. Recuperado de: https://www.munideporte.com/imagenes/documentacion/ficheros/20081013123948ma_gonzalez1.pdf
  • Mata, F (2010) Prescripción del ejercicio físico durante el embarazo. España Revista Andaluza de Medicina del deporte, 2010;3(2). Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/3233/323327662005.pdf

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Se puede nadar en el embarazo?
¿Se puede nadar en el embarazo?

Volver arriba