Compartir

Semana 37 de embarazo

 
Por Equipo editorial. Actualizado: 22 agosto 2019
Semana 37 de embarazo

A partir de la semana 37, se considera que un bebé deja de ser prematuro y ya está preparado para sobrevivir fuera de la placenta. Sus pulmones están preparados para que empiece a respirar nada más salir por el canal vaginal.

En relación a la panza, ya ha alcanzado un tamaño considerable y, seguramente, no te puedes ver los pies. Tareas como atarte los cordones se hacen difíciles y dormir una noche del tirón parece imposible. ¡Tranquila, la recta final del embarazo se acerca! En este artículo de paraBebés, te lo contamos todo sobre la semana 37 de embarazo, síntomas, desarrollo, cambios y cuidados.

También te puede interesar: Semana 1 de embarazo

37 semanas de embarazo: ¿cuántos meses son?

Nos encontramos en la semana 37 de embarazo, concretamente, dentro del tercer trimestre de gestación. Estás de 8 meses y 2 semanas. ¡El momento de ver a tu bebé se acerca!

¿Qué pasa en la semana 37 de embarazo?

El bebé sigue almacenando grasa debajo de su piel para poder regular su temperatura una vez esté fuera de la placenta. Sus pulmones han alcanzado un nivel óptimo de maduración para poder ejercer la función respiratoria.

A consecuencia del gran tamaño de la panza y de la alta actividad fetal, es muy común que se presente el insomnio gestacional. Durante la semana 37 de embarazo, es muy probable que te sientas cansada y baja de energía. ¡Ánimo, ya queda poco!

Semana 37 de embarazo: síntomas y signos

Algunos síntomas nuevos aparecen en las últimas semanas de gestación, si quieres saber los síntomas en la semana 37 de embarazo, te lo explicamos a continuación:

  • Contracciones de Braxton.
  • Presión en la vagina.
  • Calambres.
  • Ardor y reflujo gástrico.
  • Dolor de espalda.
  • Cansancio y fatiga.
  • Aumento de las ganas de orinar.
  • Leucorrea (flujo abundante).
  • Pelo y uñas más fuertes.
  • Cambios frecuentes de ánimo.
  • Antojos y aversión por determinadas comidas/alimentos.
  • Aumento de los gases o flatulencias.
  • Náuseas y mareos (solo en algunos casos).

Contracciones de Braxton Hicks

A partir de la segunda mitad del embarazo, es común empezar a sentir contracciones, estas contracciones no son de parto, se llaman contracciones de Braxton Hicks.

A diferencia de las contracciones de parto, las contracciones de Braxton no son dolorosas y no aumentan en intensidad, son simples molestias. Puede que la primera sea fuerte pero que las siguientes disminuyan en intensidad.

Este tipo de contracciones suelen ocurrir en intervalos irregulares, pueden empezar cada 10 o 20 minutos, a diferencia de las de parto que incrementan en intensidad, en intervalos de menos de 5 minutos.

El tapón mucoso

Aunque aún es pronto, es importante saber de la existencia del tapón mucoso. El tapón mucoso es una barrera que mantiene el cuello del útero cerrado y estéril. A medida que se acerca el final del embarazo, este tapón se va a expulsar. La forma en la que cada mujer expulsa el tapón es distinta, se puede expulsar de una sola vez o bien, ir expulsándolo poco a poco. Si la expulsión del tapón no va acompañada de contracciones, no hará falta ir al hospital, el proceso de inicio del parto puede no ser inminente.

Cambios en tu cuerpo

Las últimas semanas de embarazo pueden ser realmente incómodas si la barriga ha aumentado de tamaño considerablemente. Si el final del embarazo coincide con los meses de verano, el calor puede hacer la dulce espera más pesada de lo habitual. A consecuencia del crecimiento del bebé, los órganos se ven ligeramente desplazados y pueden aparecer algunos cambios como:

  • Aumento de peso.
  • Hinchazón.
  • Aumento del tamaño del pecho.

Desarrollo del bebé en la semana 37 de embarazo

A continuación, te explicamos los rasgos más significativos del desarrollo del bebé en la semana 37 de embarazo:

  • La piel. El bebé sigue acumulando grasa debajo de su piel para poder regular su temperatura corporal una vez esté fuera de la placenta. Su piel ya está formada por las distintas capas aunque es fina y delicada. El vérnix caseosa protege e hidrata la piel de cualquier rozadura o arañazo.
  • Los pulmones. Sus pulmones ya están lo suficiente maduros para respirar autónomamente fuera de la placenta. En algunos casos, no se alcanza una maduración óptima de los pulmones hasta pasadas las 38 semanas. Aún se dispone de 3 a 4 semanas para que sus pulmones maduren.
  • Posición del bebé. El espacio se ve cada vez más reducido y le cuesta más moverse, así como darse la vuelta. Entre la semana 37 y la semana 38 de embarazo, se colocará en posición cefálica para cuando llegue el momento del parto. La posición cefálica hace referencia a la posición en que la cabeza del bebé está colocada en dirección al canal vaginal. Los expertos citan que solo un 8% de los bebés se colocan en otra posición.

¿Cuánto pesa y mide el bebé?

El peso del bebé en las 37 semanas de embarazo es de 2,8 g y mide 48 cm. Actualmente, tiene una edad gestacional de 33 semanas.

Movimientos del bebé

A medida que avanzan las semanas de embarazo, el espacio dentro de la placenta se ve reducido y puede que, en determinados momentos, se sienta incómodo. Ha establecido ciertas posiciones que le gustan y pasa largos períodos durmiendo. A causa del poco espacio, los movimientos cada vez son más claros y precisos. En los momentos de más actividad, sobre todo si se trata de un embarazo gemelar, los movimientos pueden llegar a ser molestos para la embarazada si el bebé o los bebés alcanzan la pelvis o las costillas.

Semana 37 de embarazo - Desarrollo del bebé en la semana 37 de embarazo

Cuidados en la semana 37 de embarazo

A continuación, te explicamos los principales cuidados en la semana 37 de embarazo. Pueden ser de gran ayuda para las últimas semanas de gestación:

Cuidados

  • Calzado. Evitar los tacones muy altos y los zapatos totalmente planos.
  • Ropa. Es recomendable que se use ropa cómoda o premamá, ya que en la semana 37 embarazo, la barriga habrá aumentado de tamaño considerablemente.
  • Descanso. Es aconsejable dormir 8 horas nocturnas y descansar después de comer si es posible.
  • Hidratación de la piel. Mantener la piel hidratada, sobre todo, prestar especial atención a la piel del abdomen, pechos y piernas. Con una óptima hidratación, evitaremos estrías y sensación de excesiva tirantez.
  • Higiene bucodental. Durante el embarazo, hay una mayor propensión al sangrado de las encías. Se recomienda acudir al dentista ante cualquier molestia.
  • El sujetador se recomienda que se adapte a la evolución y crecimiento del pecho durante la gestación. Los expertos han demostrado que el sujetador con aros interfiere negativamente con la lactancia materna.
  • Manchas en la piel. Evitar una excesiva exposición al sol. Durante la gestación, hay una mayor propensión a la aparición de manchas. Se recomienda usar protección con un factor alto.
  • Las braguitas se recomienda que sean de algodón y que, ante un flujo abundante, se realicen múltiples cambios para evitar infecciones vaginales o candidiasis.

Clases de preparación al parto

Estas sesiones tienen el objetivo de preparar a la mujer embarazada para el momento del parto, informando y transmitiendo la mayor seguridad posible. En las sesiones, hay partes teóricas y partes prácticas.

En las sesiones teóricas, se tratan temas sobre:

  • Embarazo.
  • Masaje perineal.
  • Suelo pélvico.
  • Postparto.
  • Lactancia materna.
  • Maternidad y/o paternidad.
  • Cuidados y curas del recién nacido.
  • Trámites administrativos.
  • Dudas particulares que vayan surgiendo en el grupo.

En las sesiones prácticas, se realizan:

  • Ejercicios para mantenerse en forma durante el embarazo.
  • Ejercicios de respiraciones y pujos.
  • Ejercicios de relajación.
  • Posturas para llevar a cabo antes y durante del parto.

Alimentación

En las últimas semanas de embarazo, el estómago se ve presionado y emplea más esfuerzos para hacer la digestión, por eso, la alimentación durante la semana 37 de embarazo será una alimentación ligera, saludable y con alimentos ricos en los nutrientes esenciales. Se recomienda seguir las pautas que citamos a continuación:

  • Evitar comer carnes y pescados poco hechos o crudos: sushi, carpaccios, etc.
  • Evitar comer embutidos.
  • Evitar comer productos sin pasteurizar.
  • Limitar la ingesta de cafeína (200 mg/día).
  • Las ensaladas, frutas y verduras crudas se recomienda que se consuman en casa, ya que deben estar previamente lavadas. Una mala higiene podría causar el contagio de toxoplasmosis.
  • Los huevos se recomienda que se cocinen bien.
  • La repostería no puede contener huevo crudo.
  • La mayonesa siempre será de bote.
  • Reducir la ingesta de pescados con altos niveles de mercurio como el atún.
  • Ni una gota de alcohol, ni un cigarrillo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Semana 37 de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo semana a semana.

Bibliografía
  • Carlson, B. M. (2005). Embriología humana y biología del desarrollo. Elsevier.
  • Sadler, T. W., & Langman, J. (2007). Embriología médica: con orientación clínica. Ed. Médica Panamericana.

Escribir comentario sobre Semana 37 de embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Semana 37 de embarazo
1 de 2
Semana 37 de embarazo

Volver arriba