Consejos para embarazadas

¿Se pueden comer anchoas en el embarazo?

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 20 abril 2023
¿Se pueden comer anchoas en el embarazo?

Si se preparan adecuadamente o se congelan, se puede comer anchoas en el embarazo. Es conveniente tener en cuenta el nivel de sal que llevan y no consumirlas en exceso. Además, hay que tener en cuenta que no es segur comer anchoas con vinagre. Como sabemos, el embarazo es una etapa maravillosa pero también muy delicada para la mujer, porque deberá prestar mucha atención a su salud y a lo que come durante este período de tiempo.

Muchos alimentos, que normalmente se podrían consumir sin problemas, podrían comprometer la salud de la madre y el bebé durante la gestación. En esta categoría de restricción se encuentran los patés, pescados y mariscos variados, que son solo alguno de los placeres a los que es necesario renunciar o modificar mientras el bebé se está gestando. Concretamente, en este de paraBebés, te diremos si se pueden comer anchoas en el embarazo.

También te puede interesar: ¿Se pueden comer aceitunas en el embarazo?
Índice
  1. ¿Puedo comer anchoas estando embarazada?
  2. Riesgos de comer anchoas en el embarazo
  3. Cómo comer anchoas en el embarazo de forma segura

¿Puedo comer anchoas estando embarazada?

Las anchoas es uno de los alimentos a lo que hay que prestar atención antes de consumirlo en el embarazo. El peligro de comer anchoas en el embarazo no es el tipo de marisco en sí, sino el modo de preparación a la hora de consumirlas. Si se preparan adecuadamente o se congelan, se pueden comer anchoas en el embarazo sin problema.

Aun así, también es conveniente considerar varios factores antes de consumirlas. Te los mostramos a continuación:

  • No es seguro comer anchoas en vinagre, ya que conllevan riesgos por el método de preparación al cual se someten.
  • Es menos seguro comer anchoas que contengan mucha sal durante el embarazo, ya que puede provocar presión arterial alta, preeclampsia y problemas con la función renal.
  • No comerlas en exceso: a pesar de no tener enfermedades, o antecedentes de las mismas, puede ser peligroso comer anchoas en el embarazo sin moderación.

Beneficios de comer anchoas en el embarazo

Los beneficios de comer anchoas son diversos. Descubre cuáles son sus propiedades, las cuales ayudan al desarrollo físico y mental del bebé:

  • Contienen ácidos grasos omega 3.
  • Fuente de calcio y proteínas.
  • Alta concentración de vitamina D y zinc, cruciales para el desarrollo del feto durante el embarazo.

Sin embargo, como hemos mencionado, a pesar de tener importantes beneficios, conviene prestar atención a la forma en la que se consumen las anchoas en el embarazo para evitar riesgos de contaminación o infecciones.

Riesgos de comer anchoas en el embarazo

No es seguro comer anchoas en el embarazo si están frías, marinadas y crudas, pues podrían estar contaminadas por el cruce con otros alimentos. Los filetes de anchoa que han sido marinados o curados son fáciles de identificar porque son blancos, en lugar de marrones, con frecuencia todavía tienen la piel y es almacenan en recipientes abiertos. En algunos casos, se usan aderezos para curar las anchoas, pero las bacterias pueden sobrevivir a este medio.

Al ser un producto semiconservado, eso significa que ha sido estabilizado pero no esterilizado, lo que conlleva cierto riesgo de contaminación por toxoplasma y/o listeria, sobre todo el anisakis o la listeria, uno de los patógenos más resistentes a estos ácidos. En condiciones normales, estas enfermedades no son tan peligrosas, no muestran síntomas o solo presentan síntomas muy leves. Sin embargo, si una embarazada come anchoas y las coge, puede poner en peligro al feto.

En definitiva, las anchoas, los mariscos y el pescado crudo tienen el potencial de contaminarse con bacterias o parásitos que, generalmente, se destruyen durante la cocción, por lo que es muy importante no comerlos crudos. Lo mejor para comer anchoas en el embarazo de forma segura es cocinarlas o congelarlas antes de consumirlas.

¿Se pueden comer anchoas en el embarazo? - Riesgos de comer anchoas en el embarazo

Cómo comer anchoas en el embarazo de forma segura

Se pueden comer anchoas estando embarazada si son marinadas y que se empaquetan de fábrica en recipientes cerrados, pero es mejor evitar las que se sirven o se mantienen en recipientes abiertos. Ante todo, es muy importante no consumir anchoas crudas en el embarazo, ni ningún otro pescado que no haya sido cocido o curado.

El principal riesgo de comer anchoas en el embarazo es el anisakis. Si no se han cocido es conveniente que las anchoas hayan pasado por un proceso de salazón, de mínimo 6 meses, para asegurar que no sobrevive ningún tipo de parásito. Aunque es un producto crudo, la salazón lo procesa y cocina parcialmente, dando como resultado una anchoa seca, aunque si estás embarazada debes prestar atención a la cantidad de sal que contienen las anchoas.

Mantente alejada de las anchoas en escabeche, porque en este tipo de preparación existe riesgo de contagiarse de anisakis. Si comer anchoas en latas en semiconserva, recuerda que deben estar refrigeradas para que sean seguras. Estas pueden comprar en supermercados o tiendas especializadas, pero, como con todo, es importante tomar las siguientes precauciones para que sea seguro comerlas:

  • Elige ingredientes frescos.
  • Limpia las anchoas.
  • Congela las anchoas 48 horas antes de cocinarlas.
  • Cocínalas y ¡qué aproveche!

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se pueden comer anchoas en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Consejos para embarazadas.

Bibliografía
  • Hibbein, J.R., et al. (2007). Maternal Seafood Consumption in Pregnancy and Neurodevelopmental Outcomes in Childhood (ALSPAC Study): An Observational Cohort Study. Lancet, 369. págs. 578-585.
  • Olsen, S.F., et al. (2006). Duration of Pregnancy in Relation to Seafood Intake During Early and Mid Pregnancy: Prospective Cohort. European Journal of Epidemiology, 21. págs. 749-758.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
¿Se pueden comer anchoas en el embarazo?