Compartir

Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?

 
Por Sheila Peón. 13 marzo 2020
Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?

Los vómitos ocurren a menudo durante la infancia y estos pueden ser debidos a alguna enfermedad presente en ese momento o pueden aparecer de forma aislada, sin motivo aparente ni ningún otro síntoma, como es el caso de las regurgitaciones. Estas regurgitaciones, durante el periodo que dure la lactancia se hacen muy frecuentes, hasta que el bebé se hace un poco más mayor. No se tratan de verdaderos vómitos, por ello es importante saber distinguirlos. De esta manera sabremos cuándo tenemos que consultar con el o la pediatra.

En este artículo de paraBebés vamos a ver si es normal o no que un bebé vomite mucho, por qué razón puede vomitar la leche y qué se debe hacer cuando el bebé vomita.

Mi bebé vomita mucho después de lactar

Puede que observes que a tu bebé le sale a veces una cantidad variable de leche por su boca tras las tomas. Pero esto no quiere decir que el niño o la niña hayan vomitado. Para poder distinguir fácilmente lo que es vómito o regurgitación, vamos a ver sus diferencias principales:

  • La regurgitación es la salida de la leche desde el estómago hacia la boca sin hacer fuerza. Es decir, no pasa de forma brusca ni duele, se produce de forma muy fácil. De hecho es muy frecuente en bebés lactantes y prácticamente ni se enteran de que les ha salido un poco de leche. Esto ocurre sobre todo durante los primeros meses de vida, cuando su aparato digestivo aún no ha madurado del todo. Suele cesar cuando se comienza a ofrecer diferentes alimentos a parte de la leche, alrededor de los 6 meses.
  • Sin embargo, los vómitos se producen cuando se expulsa con energía y fuerza el contenido que hay en el estómago, bruscamente y con dolor o molestias.

Aquí puedes ver más información sobre por qué un bebé vomita la leche materna y qué hacer al respecto.

¿Es normal que un bebé vomite mucho?

Si hablamos de regurgitaciones, son totalmente normales mientras el bebé tome para alimentarse solamente leche. Hay bebés que apenas regurgitan, en cambio otros tienen reflujo tras cada toma. En principio no debemos preocuparnos ya que se debe a la propia inmadurez de su aparato digestivo y pasado un tiempo cesará. Si esto te preocupa o las regurgitaciones son exageradas, lo mejor es que consultes a tu pediatra.

Si estamos seguros de que son verdaderos vómitos y lo hace de forma continua, no es una situación que se encuentre dentro de la normalidad, e indica que algo está ocurriendo en el organismo del bebé y necesita ser estudiado para conocer el origen.

Por qué mi bebé vomita la leche materna o de fórmula

¿Por qué mi bebé vomita mucho después del biberón? Los vómitos pueden ocurrir por diferentes motivos. Estas son las causas principales por las que los bebés pueden vomitar la leche:

  • Reflujo gastroesofágico. Tenemos un esfínter entre el esófago y el estómago que se abre y se cierra a conveniencia para el paso de los alimentos y que no vuelvan a subir. En el caso de los bebés, debido a su propia inmadurez, este esfínter a veces no se cierra de forma correcta y una cantidad de leche vuelve a salir al exterior sin esfuerzo. Es lo que conocemos por regurgitaciones.
  • Exceso de leche. Los bebés tienen el estómago de un tamaño diminuto, y si ingieren más cantidad de la que pueden albergar esta saldrá, normalmente sin esfuerzo, en forma de regurgitación. También ocurre si la concentración del biberón está mal hecha.
  • Producción insuficiente de lactasa. La lactasa es una enzima que se encuentra en nuestro cuerpo para descomponer la lactosa de la leche que tomamos. Algunos bebés prematuros no pueden producir la suficiente cantidad de lactasa por su inmadurez, pero pasado un tiempo se resuelve.
  • Sensibilidad temporal a la lactosa. Puede producirse secundario a falta de hierro, a consecuencia de la toma de un medicamento o por una infección gastrointestinal. Aquí puedes ver los síntomas de un bebé intolerante a la lactosa.
  • Galactosemia. Se trata de una enfermedad en la que no se puede descomponer uno de los azúcares de la lactosa, la galactosa. Si este es vuestro caso, nunca podrá beber leche que contenga lactosa.
  • Alergias. Si el bebé tiene alergia a un determinado alimento y la madre lo toma y posteriormente le da el pecho, una pequeña parte puede pasar a la leche y provocar una reacción en el pequeño.
  • Nerviosismo. Anticípate y no esperes a que el bebé esté ansioso por comer, ya que al encontrarse con hambre y nervioso es mucho más fácil que llegue a vomitar. Además, en el siguiente artículo encontrarás pautas para un bebé nervioso.
  • Diferentes infecciones. Estas provocan a veces vómitos y pueden ser urinarias, digestivas como la gastroenteritis, etc.
  • Malformaciones digestivas. Por ejemplo la estenosis hipertrófica de píloro, que es un estrechamiento de la salida del estómago y aparece en las primeras 6 semanas de vida.

Qué hacer cuando mi bebé vomita

Estas son las medidas a seguir si el bebé vomita:

  1. Después de cada toma ayúdale a eructar. Te contamos las mejores técnicas y posiciones para hacer eructar a un bebé. Acto seguido mantenlo en posición vertical mínimo 20 minutos. Si tiene mucho reflujo puedes levantar un poco el colchón por la parte de la cabeza.
  2. Anticípate y observa las señales, no esperes hasta que el bebé se ponga a llorar desesperado por el hambre. Procura darle la toma en un ambiente lo más relajado posible.
  3. Si vomita porque come en exceso, ofrece de forma más frecuente en pequeñas cantidades.
  4. En caso de sospecha de alergia, la madre deberá suprimir por el momento ese alimento hasta que se finalice la lactancia materna.
  5. Utiliza prendas de ropa que no compriman el abdomen del bebé, ya que de lo contrario las regurgitaciones serán más probables.
  6. No administrar medicamentos para suprimir los vómitos si no los ha prescrito un médico previamente.

¿Si mi bebé vomita le vuelvo a dar de comer?

En casos de vómitos verdaderos y repetidos la medida más importante es la hidratación, ofreciendo más pecho o biberón, y si es más mayor y ya ha iniciado la alimentación complementaria, también se pueden utilizar soluciones de rehidratación oral a pequeños sorbitos.

Cuándo acudir al médico

Acudir al pediatra si el bebé no aumenta de peso, está muy irritable, rechaza las tomas, moja menos pañales, si está decaído, con fiebre, aparecen manchas en la piel o vomita de forma muy frecuente, repetida y no cesa, de color verde o restos de sangre. Si aparecen otros síntomas distintos a estos también será necesario la visita al médico.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • American Academy of Pediatrics. (2015). Vómitos de bebés.
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Galán Bertrand, L. (2016). Mi bebé vomita tras las tomas. ¿Cuáles son los signos de alarma?

Escribir comentario sobre Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?
Mi bebé vomita mucho, ¿por qué y qué hacer?

Volver arriba