menu
Compartir

Mi bebé deja de respirar por segundos: ¿por qué y qué hacer?

 
Por Yurisbeth Zanotty. 22 marzo 2021
Mi bebé deja de respirar por segundos: ¿por qué y qué hacer?

Es común que en los primeros meses de vida las madres estén muy pendientes de la respiración de sus bebés, principalmente por las noches o en el momento que duermen sus siestas durante el día. En líneas generales, existen algunas variaciones en el patrón respiratorio de los niños con respecto al de los adultos y este no representa ningún riesgo para ellos.

No obstante, estar al tanto de cuáles son esas diferencias permite a los padres identificar si existe algún problema o dificultad en la respiración de sus hijos. Por ello, en este artículo de paraBebés, hablaremos sobre si mi bebé deja de respirar por segundos: ¿por qué y qué hacer?

¿Es normal que un bebé deje de respirar unos segundos?

¿Qué pasa si un bebé deja de respirar? Por muy extraño que parezca, los bebes pueden dejar de respirar momentáneamente. El verdadero reto es determinar cuál es el tiempo para clasificarlo como normal y cuándo es motivo de preocupación. A continuación, te lo explicamos con detalle las características del sistema respiratorio de un bebé:

  • Los bebés al nacer tienen un ritmo de respiración diferente, es decir que no es el tipo de respiración regular que estamos acostumbrados a observar. Pueden alternar movimientos rápidos y profundos con lentos y superficiales, sin que represente un problema para su salud.
  • El motivo del punto anterior es la inmadurez del sistema respiratorio y el centro de control de las respiraciones, comandado por el hipotálamo a nivel del Sistema Nervioso Central. A medida que el niño o niña crece, se regula este patrón.
  • Los bebés también dejan de respirar o hacen pausas debido a que, cuando están dormidos, todo su cuerpo se relaja, y, a consecuencia de esto, se enlentecen los sistemas vitales tales como el cardíaco, la presión sanguínea y el ritmo inspiración-espiración.
  • Los episodios de respiración interrumpida se ocasionan por paradas respiratorias menores a 10 segundos. Puede darse por lo menos tres veces seguidas. A pesar de esto, se clasifican como eventos normales que no ponen en riesgo su vida, que, por lo general, se normalizan de forma natural.

Es muy importante saber que se habla de episodios normales, siempre y cuando las pausas en la respiración no sobrepasen los 15 segundos y los bebés luzcan saludables, con un color de piel acorde a su tono habitual.

¿Cuánto tiempo puede estar un niño sin respirar? La complicación se presenta cuando estas pausas duran más de 20 segundos y el tono de la piel, específicamente alrededor de la boca y los labios se vuelve violáceo o azul. Adicionalmente, se observan signos de dificultad respiratoria como hacer esfuerzos, se le marcan las costillas, aleteo nasal o respira muy rápido. En estos casos, debe ser evaluado con urgencia por un profesional sanitario.

¿Por qué un bebé se queda sin respiración cuando duerme?

Generalmente, cuando los bebés duermen todos los músculos se relajan, incluyendo los respiratorios, específicamente la tráquea. En su interior contiene unos anillos cartilaginosos que permiten que permanezca abierta y, de esta forma, el aire pasa fácilmente a los pulmones. Cuando esta relajación ocurre, los tejidos se obstruyen y cierran la vía respiratoria, impidiendo el paso del aire a los pulmones. Con el sueño, los pulmones y el diafragma también se relajan.

¿Cuándo un bebé deja de respirar por segundos? Sumado a los factores antes mencionados, existen otros aspectos que pueden hacer que los bebés no respiren o se les olvide hacerlo. Las principales causas de por qué un bebé se queda sin respiración cuando duerme son:

  • Inmadurez en los centros de control respiratorio.
  • El consumo de oxígeno es mayor que los niños más grandes, adolescentes y adultos.
  • Algunos poseen garganta angosta o la mandíbula es pequeña.
  • Adenoides o amígdalas grandes que pueden bloquear la vía aérea y el paso de aire. Las amígdalas se ubican a los lados y detrás de la garganta y las adenoides en la parte alta y por detrás de la nariz. Ambas estructuras pueden crecer e impedir y estrechar la garganta.
  • Obesidad: los bebés con desórdenes en el peso tienen más riesgos de presentar pausas respiratorias del sueño.
  • Deficiencias en el tono muscular: todos los niños relajan los músculos de la garganta y estrechan la vía aérea, pero esta eventualidad le ocurre con mayor frecuencia a aquellos con atrofia muscular, síndrome de Down y parálisis cerebral.
  • En los bebés la lengua es más grande y las fosas nasales más pequeñas, por ello respiran por la boca.
  • Si tienen paladar hendido, se puede obstruir la vía respiratoria.
  • La respiración de los bebés hasta los 6 meses es bucal, debido a que el paladar blando está próximo o cerca de la epiglotis. Esto no permite que la entrada de aire se realice eficazmente.
  • A pesar que la respiración bucal es normal, se puede complicar cuando el bebé presenta algún tipo de infección u obstrucción en las vías respiratorias. Por ejemplo, una de ellas puede ser la laringitis en bebés.

Alrededor de los 6 meses, la cavidad bucal crece junto con la cara y la lengua, haciendo que la epiglotis baje, se separe del paladar blando y ocurra la respiración nasal, la cual realizará por toda su vida.

¿Qué hacer si un bebé deja de respirar?

Cuando los bebés dejan de respirar es importante mantener la calma. Seguidamente, te contamos qué hacer si un bebé deja de respirar:

  1. Debes estimularlo: llámalo en voz alta, tócale la planta de los pies y, si está dormido, despiértale hasta que sea consciente de que debe respirar. La gran mayoría de bebés reaccionan ante este estímulo y se recuperan rápidamente.
  2. En caso de que no tenga movimiento, no reaccione y no se respire, se debe abrir la vía aérea. Hay que extender el cuello para que el aire pueda entrar correctamente.
  3. Después de este paso, deberás colocar tus manos sobre su mentón para mantenerlo fijo y, a continuación, colocar tu boca sobre la de él para darle dos ventilaciones lentas, pero precisas.
  4. A continuación, debes colocar tu mano sobre el lado izquierdo del tórax y allí podrás verificar si su corazón late y si ha comenzado a respirar por sí mismo.
  5. Al realizar esta maniobra debes verificar su pulso, el color de piel y si está activo. Para ello, hay que colocarlo en posición semi-sentado, de lado izquierdo o derecho, hasta que se estabilice por completo.

Es importante tener en cuenta que si después de aplicar estas medidas el bebé no se recupera, no tiene pulso y se encuentra sin tono muscular, hay llamar a urgencias inmediatamente.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé deja de respirar por segundos: ¿por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Pérez J, Cabrera M, Sánchez A. (2008). Apnea en el periodo neonatal. Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neonatología. Asociación Española de Pediatría.
  • Síndrome de apnea obstructiva del sueño en los niños. (2009). Serie de información al paciente de la ATS American Thoracic Society. Am J Respir Crit Care Med, 180: P5-P6.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé deja de respirar por segundos: ¿por qué y qué hacer?
Mi bebé deja de respirar por segundos: ¿por qué y qué hacer?

Volver arriba