Compartir

Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer

 
Por Sheila Peón. 18 noviembre 2019
Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer

Los bebés, semanas antes de nacer, ya aprenden a succionar dentro del útero materno, ya que es un reflejo imprescindible para la supervivencia.

Existe la “succión nutritiva” (la que utilizan para alimentarse, ya sea con el pecho o con biberón) y la “succión no nutritiva”, que no cumple una finalidad alimentaria, sino que a través del chupete, su dedo o el pecho de mamá buscan seguridad, contacto, consuelo, tranquilidad y calma, igual de importante que comer, ya que es uno de los instintos básicos del bebé y como tal, es muy importante satisfacerlo.

En este artículo de paraBebés encontrarás por qué tu bebé no quiere el chupete y qué puedes hacer para intentar que lo utilice en 10 sencillos consejos.

También te puede interesar: Mi bebé llora mucho: por qué y qué hacer

¿Para qué sirve el chupete en los bebés?

El chupete nos puede servir de aliado y ser una gran ayuda para que los pequeños puedan consolarse separados de mamá (por ejemplo, mientras están en la guardería) o dormirse solos en su cuna, así como proporcionar un “descanso” a la madre si está agotada o tiene molestias en los pezones por estar mamando continuamente, entre otras muchas cosas.

Ventajas y desventajas del chupete en bebés

Pero… ¿es bueno o es malo el uso del chupete? Siempre y cuando se use de manera correcta y responsable, resultará muy positivo. Diferenciemos entre lo favorable y lo negativo referente al uso del chupete:

Ventajas de utilizar el chupete

  • Disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante mientras duermen. Los bebés que se alimentan con leche artificial suelen aceptarlo más. En el caso de niños alimentados con biberón, se recomienda especialmente el uso del chupete, ya que según los estudios realizados está demostrado que tienen más riesgos de síndrome de muerte súbita del lactante que los que toman pecho.
  • Tiene un efecto analgésico y placentero.
  • Tranquiliza cuando están inquietos, por ejemplo en procedimientos médicos y vacunas, o cuando lloran en la sillita del coche y es imposible acunarlos.
  • Nos permite poco a poco ir espaciando las tomas.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Cuando viajan en avión, reducen las molestias ocasionadas en los oídos.

Desventajas del uso del chupete

  • Se relaciona con dificultades en la lactancia si esta no está bien instaurada. Entre ellas: acortamiento del tiempo de amamantamiento y mal agarre al pecho.
  • Aumento de frecuencia de otitis media. Especialmente, si su uso es muy prolongado.
  • Si se alarga demasiado su utilización puede provocar problemas dentales y deformaciones en la boca.

¿Por qué mi bebé no quiere chupete?

A diario observamos a muchos bebés con chupete. Sin embargo, hay niños que lo rechazan desde el principio, sin saber muy bien el motivo, y preocupando a los padres y madres, sobre todo si eres primerizo. Pero si esto ocurre, no hay que alarmarse, ya que realmente es más frecuente de lo que se cree, se trata de los gustos y forma de ser de cada bebé. Es muy normal que el bebé solo quiera pecho y no el chupete, ya que está en nuestra naturaleza.

Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer - ¿Por qué mi bebé no quiere chupete?

¿Cómo hago para que mi bebé quiera el chupete?

¿Cómo hago para que mi bebé quiera el chupete? Como sabemos, cada niño y niña es un mundo, pero aquí te explico una serie de trucos y consejos que te pueden ayudar para que un bebé acepte el chupete:

  1. Paciencia. Ante todo, mucha paciencia. Los pequeños aprenden a base de rutinas y repeticiones, en dos días no conseguiremos nada.
  2. Tras el primer mes. Lo mejor es esperar hasta el primer mes de vida del bebé para ofrecerlo. Lo ideal está entre las 6-8 semanas, hasta que la lactancia esté bien arraigada. Este punto es muy importante, ya que de lo contrario la lactancia puede fracasar.
  3. Para dormir. Podemos comenzar a ofrecérselo a la hora de las siestas y por las noches, para que poco a poco vaya cogiendo el hábito.
  4. Probar varios tipos de chupetes. En el mercado encontramos gran variedad, con diferentes formas de tetina (corta, larga, redondeada…) así como de materiales (silicona, látex). Los más recomendados son los que tienen forma anatómica.
  5. El estado del chupete. Es necesario reemplazarlos cada cierto tiempo, lavarlos con frecuencia y vigilar si hay algún deterioro.
  6. Sin recubrirlo. No ofrecer el chupete cubierto de miel ni azúcar. Los dulces no son adecuados para los bebés menores de un año. Y mucho menos los “remedios de la abuela” de mojarlo con anís.
  7. A su ritmo. Deja que tu hijo sea quien establezca el ritmo. Si no quiere el chupete en ese momento, es mejor probar en otro momento.
  8. Usarlo con moderación. No permitas que lo utilicen todo el día. Los niños necesitan experimentar su entorno con la boca, emitir sílabas, gorgoritos, carcajadas… y para ello necesitan tenerla libre.
  9. Dejar de insistir. Si después de intentarlo durante un tiempo sigue rechazando el chupete, mi consejo es: no forzar.
  10. Finalizar. Limitar su uso a partir del primer año y no alargarlo más allá de los dos años, para no ocasionar problemas de dentición.

Recordemos, el chupete es un elemento de apoyo, pero en ningún caso sustituye al contacto físico con los papás. Os animo a que hagáis un uso responsable de él.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Aguilar Cordero, M. J. (2012). Tratado de enfermería del niño y el adolescente: cuidados pediátricos. Elsevier.
  • Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (2011). Uso del chupete y lactancia materna.

Escribir comentario sobre Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer
1 de 2
Mi bebé no quiere chupete: por qué y qué hacer

Volver arriba