Cuidados del bebé

Por qué no quiero que toquen a mi bebé y qué hacer

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 17 mayo 2023
Por qué no quiero que toquen a mi bebé y qué hacer

Es comprensible que quieras proteger a tu bebé de posibles enfermedades o de situaciones incómodas. Para manejar esta situación puedes comunicar de manera respetuosa tus preferencias a las personas que estén cerca de tu bebé y establecer límites claros sobre el contacto físico. Por ejemplo, puedes pedirles que se laven las manos antes de tocar al bebé o sugerir alternativas como interactuar a una distancia segura.

Incluso si tu embarazo transcurriese sin problemas y tu bebé se encuentre perfectamente de salud, es normal que con el paso del tiempo experimentes un instinto sobreprotector y la sensación de no querer compartirlo con nadie, ni dejarlo solo ni por un segundo. En este artículo de paraBebés, te explicamos por qué no quiero que toquen a mi bebé y qué hacer.

Índice
  1. Por qué no quiero que toquen a mi bebé
  2. Qué pasa si no dejo que nadie toque a mi bebé
  3. Qué hacer si no quiero que toquen a mi bebé

Por qué no quiero que toquen a mi bebé

Existen muchas razones por las que madres y padres no quieren que toquen a sus pequeños. En primer lugar, tienen miedo de que puedan adquirir alguna enfermedad al ser tocados por otras personas. Por otro lado, puede que les incomode que toquen a su bebé por miedo a que algo malo pueda pasarle y quieren protegerlo en todo momento, en especial durante las primeras semanas de vida.

Es totalmente normal que como madre o padre quieras proteger a tu bebé. No obstante, algunas personas se vuelven demasiado protectoras y siempre están pendientes de la higiene de las personas que quieren estar cerca, sobre todo de sus manos. En muchas ocasiones, esto se relaciona con su instinto de protección.

Por otro lado, la madre es la persona que tiene el primer contacto afectivo piel con piel y, por lo tanto, la única persona que los recién nacidos reconocen. Incluso antes de nacer reconocen su olor, su voz y su presencia, así que es natural que se sientan seguros bajo su cuidado.

Qué pasa si no dejo que nadie toque a mi bebé

En la naturaleza, las madres acostumbran a defender a sus hijos de los peligros del exterior, incluso con su propia vida si es necesario. Por lo tanto, es normal que tú también te sientas ansiosa cuando alguien toca a su hijo. Si no quieres que nadie toque a tu bebé, lo importante es que puedas comunicarlo de la mejor forma posible. Si son personas de confianza, hazles saber que no quieres que lo toquen más.

Querer proteger a tu bebé de posibles enfermedades o situaciones incómodas puede ser beneficioso para su salud y bienestar. Sin embargo, es fundamental encontrar un equilibrio entre la protección y las interacciones sociales, necesarias para su desarrollo emocional y social.

Es probable que durante los primeros meses debas armarte de paciencia, ya que en esta etapa todo el mundo querrá acercarse al bebé y, al mismo tiempo, estarás lidiando con una bomba hormonal y emocional. No obstante, poco a poco te sentirás más segura y comprenderás que en ocasiones está bien que tu bebé tenga algún contacto y muestras de cariño con otras personas, especialmente con sus familiares cercanos. Hasta entonces, no te presiones, no te critiques, ni tampoco te sientas culpable por querer protegerlo.

Por qué no quiero que toquen a mi bebé y qué hacer - Qué pasa si no dejo que nadie toque a mi bebé

Qué hacer si no quiero que toquen a mi bebé

Te traemos los mejores consejos que puedes aplicar si no quieres que toquen a tu bebé:

  • Comunícaselo a la persona: en primer lugar, expresa tus preferencias y preocupaciones a tus familiares, amigos y otras personas cercanas de manera respetuosa, pero firme. Si insisten, imponte y explícales las razones por las que prefieres limitar el contacto físico con tu bebé.
  • Establece límites claros: por ejemplo, puedes pedir que las personas se laven las manos antes de tocar al bebé, eviten besar su rostro o mantengan una distancia segura de él en determinadas ocasiones.
  • Establece alternativas de interacción: si no quieres que toquen a tu bebé puedes proporcionar alternativas de interacción que no impliquen contacto físico. Por ejemplo, invita a las personas a conversar con el bebé, cantarle o hacerle muecas divertidas para atraer su atención. Esto facilitará que se sientan conectados sin necesidad de tocarlo.
  • Cumple tus propias reglas: si alguien no respeta tus deseos y toca a tu bebé sin tu permiso, no tengas miedo de intervenir y defender tus límites. En estos casos, puedes decirles de manera clara y educada que prefieres que no lo hagan y que respeten tu decisión.
  • Considera espacios seguros: si te preocupa el contacto físico en entornos públicos, considera utilizar un portabebés o carritos protectores. Esto proporcionará una capa adicional de seguridad y privacidad para tu bebé.
  • Recuerda que el bebé está protegido: durante los primeros 6 a 8 meses el bebé está protegido por los anticuerpos que su madre le transmitió durante el embarazo, lo que significa que está preparado para superar cualquier posible infección. De hecho, los primeros meses son cuanto más preparado está, un proceso se conoce como inmunización pasiva.
  • No te obsesiones: muchos padres, especialmente los primerizos, comienzan a preocuparse excesivamente por sus hijos. En algunos casos, las madres que experimentan ansiedad posparto, lo que puede agravar la situación y provocar una percepción distorsionada de los riesgos para su hijo.
  • No restrinjas todo el contacto: no es necesario ser radical y pretender tener a los bebés encerrados en una burbuja de cristal para siempre, ya que tarde o temprano tendrán que enfrentarse al mundo sin las defensas de la madre en su sistema inmunológico. Al restringir el contacto con otras personas evitaremos que el bebé haga esos primeros contactos cruciales mientras todavía se beneficia de los anticuerpos de su madre.

Ante todo, no te sientas culpable por cuidar su bienestar. Recuerda que como madre o padre tienes el derecho de establecer los límites que consideres necesarios para proteger a tu bebé, sobre todo durante los primeros meses. Comunicando tus preferencias y estableciendo límites claros puedes ayudar a crear un entorno seguro y respetuoso para tu bebé y tu familia.

Recomendaciones antes de que toquen a tu bebé

Como padres, es normal que nos guste saber que nuestro bebé es apreciado por las personas de su entorno. No obstante, a pesar de que todos quieran mimarlos y abrazarlo, debemos ser conscientes de que es conveniente tomar precauciones de higiene para prevenir enfermedades.

Muchas veces no nos damos cuenta de las bacterias que se han acumulado en nuestras manos desde la última vez que nos las lavamos. Por ello, antes de manipular a un recién nacido es necesario extremar las precauciones para evitar que se contagien de alguna enfermedad. Además, no es recomendable que los besen en las manos, boca o cachetes. Aquí te explicamos Por qué no besar las manos de los bebés.

Por supuesto, tampoco es correcto que personas que no se hayan lavado las manos o que te encuentres en la calle toquen a tu recién nacido para evitar que todos esos gérmenes acaben en el cuerpo de tu hijo/a. Si esta es la razón por la cual no quieres que toquen a tu bebé, estas en lo correcto. Pero debes tener mucho cuidado que esta actitud no se vuelva paranoica u obsesiva.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué no quiero que toquen a mi bebé y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Torres Y, Bermúdez V, Garicano C, Villasmil N, Bautista J, Martínez M, Rojas J. (2017). Desarrollo del sistema inmunológico ¿naturaleza o crianza? Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica. 36:5; 144-151.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Por qué no quiero que toquen a mi bebé y qué hacer