menu
Compartir

Mi bebé no llora: por qué y qué hacer

 
Por Eva Martínez Fierro. 22 marzo 2021
Mi bebé no llora: por qué y qué hacer

Una de las principales vías de comunicación que tienen los bebés con los adultos es el llanto. Con él, son capaces de transmitir si tienen hambre, sueño, malestar, calor, frío, etc. Durante las primeras semanas de vida, el llanto suele ser prácticamente igual para expresar cualquier necesidad, pero poco a poco los llantos van cambiando el tono o la intensidad, dependiendo de lo que les pase en cada momento.

Hay algunos bebés que nunca lloran o que lo hacen muy poco. Esta situación también es un motivo de preocupación para sus padres y madres, ¿estará bien? En este artículo de paraBebés te contamos por qué mi bebé no llora y qué hacer en ese caso.

También te puede interesar: Mi bebé llora mucho: por qué y qué hacer

Mi bebé no llora, ¿es normal?

¿Es normal que mi bebé no llore nunca? Todos damos por hecho que los recién nacidos lloran con bastante frecuencia cuando se encuentran hambrientos o incómodos, pero en algunos casos no es así. Es decir, existen muchos bebés que no lloran y este es un motivo de gran preocupación para las familias, ya que se preguntan si su bebé estará bien, si padecerá alguna enfermedad o si tiene algún problema de comunicación.

Por lo general, los bebés que lloran lo hacen para expresar alguna necesidad, ya que no tienen desarrollados los mecanismos suficientes para hacerlo de otra manera ni para solventarlas de forma autónoma. Por ello, podemos deducir que un bebé que llora muy poco o nada, tiene todas sus necesidades básicas cubiertas y se encuentra en un estado de bienestar. También puede deberse a que son bebés más tranquilos y dormilones que otros.

Es decir, que un bebé no llore nunca, no quiere decir que le suceda algo malo, pero vamos a ahondar un poco más en el tema a continuación.

Qué pasa si un bebé no llora

Ver a los bebés llorando siempre se ha asociado al dolor y, en caso de que no se produjera llanto ante un estímulo doloroso, se daba por hecho de que el bebé no había sentido nada. La justificación era que no tenían todavía suficientemente desarrollado el sistema nervioso y, por eso, tendían a sufrir menos. Los últimos estudios demuestran cómo los bebés sienten dolor, pero no todos son capaces de demostrarlo de la misma forma. Es el caso de las vacunas, las inyecciones, los análisis o las perforaciones en las orejas para poner pendientes.

Pero el dolor no es la única causa que hace llorar a los niños y niñas, como hemos visto anteriormente. Si un bebé no llora, habría que evaluar las circunstancias. En el momento del nacimiento, es habitual escuchar llorar al bebé a los pocos segundos o minutos de haberse producido el alumbramiento, ya que comienzan a poner en funcionamiento los pulmones y a respirar por sí mismos.

Aquellos que han nacido a través de un parto vaginal, tardan más en llorar y lo hacen con menos frecuencia que los que han nacido a través de cesárea, ya que el nivel de estrés al que se enfrentan al pasar por el canal de parto es muy alto. En estos casos, el personal médico que atiende el parto estimulará al bebé para que comience a llorar y active su sistema respiratorio.

En caso de que no comience a llorar o mantenga una ausencia en el llanto durante horas, debe ser el o la profesional sanitaria quien haga la valoración correspondiente. Si, por el contrario, el bebé llora mucho, en este artículo, te contamos por qué y qué hacer cuando un bebé llora mucho.

Qué hacer si mi bebé no llora

En caso de que un bebé recién nacido no rompa a llorar en los primeros minutos de vida, el personal médico que atiende el parto debe realizar las pruebas necesarias que descarten cualquier anomalía. Una prueba rutinaria que se realiza a los neonatos minutos después del nacimiento, es el Test de Apgar, mediante el cual se valoran diferentes ítems como los reflejos del bebé, el tono muscular, la coloración de su piel, su ritmo cardíaco o su respiración.

En caso de que todas las pruebas marquen un buen valor y el personal sanitario no vea ningún problema, el bebé está perfecto y simplemente tiene que ir desarrollando su forma de comunicarse con el entorno.

Lo único que deben hacer las familias si un bebé no llora nunca después del nacimiento, es asegurarse de que todas y cada una de las necesidades que tienen estén cubiertas:

Todas estas señales pueden ayudarnos a saber por qué nuestro bebé no llora. Simplemente puede tratarse de que es un bebé tranquilo y que se encuentra bien. En todo caso, poco a poco irá desarrollando los mecanismos necesarios para comunicarse con sus figuras de apego y transmitirles así sus necesidades en cada momento. En caso de cualquier duda o preocupación, lo recomendable es consultarlo con su pediatra.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé no llora: por qué y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría (4 de diciembre de 2012). Llanto del bebé. Recuperado de: https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/llanto-bebe

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé no llora: por qué y qué hacer
Mi bebé no llora: por qué y qué hacer

Volver arriba