Salud del bebé

Golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo

 
Leidy Mora
Por Leidy Mora. 17 agosto 2022
Golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo

La exposición al sol y las altas temperaturas ambientales que se producen durante verano pueden traer consecuencias indeseadas, sobre todo para los bebés. Entre los problemas que pueden ocasionarse en verano encontramos los golpes de calor, una condición grave que consiste en el aumento excesivo de la temperatura corporal, hasta el punto de que puede poner en riesgo la vida de tu pequeño/a.

En este artículo de paraBebés hablaremos del golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo. Además, también te explicaremos por qué los bebés son más vulnerables a esta condición y qué puedes hacer si un bebé lo sufre.

Índice
  1. Síntomas de un golpe de calor en bebés
  2. Por qué se producen los golpes de calor en bebés
  3. Qué hacer cuando un bebé tiene un golpe de calor
  4. Cómo evitar los golpes de calor en bebés

Síntomas de un golpe de calor en bebés

El golpe de calor, también llamado shock térmico, es una condición donde se produce un aumento excesiva de la temperatura corporal (de 40°C o más), provocado por la exposición a altas temperaturas ambientales. Los golpes de calor en bebés se producen cuando el pequeño no está lo suficientemente hidratado o ha realizado una actividad física intensa. Si no se trata a tiempo, puede ocasionar complicaciones de salud graves y, en algunos casos, incluso la muerte.

Entre las poblaciones más vulnerables ante un golpe de calor se encuentran los niños y niñas, especialmente, los bebés menores de un año. Es por ello que, cuando hay calor en el ambiente, tanto si el día está soleado como si hay nubes, debemos prestar especial atención para detectar cuanto antes si el bebé presenta los siguientes síntomas:

  • Agotamiento y debilidad.
  • Sudoración, que provoca que la piel se irrite en zonas como el pecho, axilas, pliegues del codo y área del pañal.
  • Mareos.
  • Fiebre igual o superior a 40°C.
  • Irritabilidad (llanto inconsolable).
  • Sueño.
  • Confusión.
  • Dolor de cabeza.
  • Taquicardia.
  • Otros síntomas como calambres musculares, respiraciones rápidas, etc.

Cuando el golpe de calor no es atendido con rapidez, existe el riesgo de que se produzca un fallo multiorgánico, que puede evidenciarse con los síntomas descritos anteriormente si van acompañados de desmayos y pérdida de la conciencia.

Por qué se producen los golpes de calor en bebés

Cuando el organismo se expone a altas temperaturas, se produce un aumento de la sudoración, en consecuencia, se pierde agua y sales minerales, que son necesarias para su buen funcionamiento. Si esta exposición al calor es continua, el sistema termorregulador se altera y genera una hipertermia, con temperaturas por encima de 40 °C, lo que desencadena en un golpe de calor. Este aumento de la temperatura altera el funcionamiento de todos los tejidos y órganos, una condición que puede ser mortal.

Ahora bien, los bebés menores de 1 año son más susceptibles a padecer un golpe de calor, debido a la inmadurez de su sistema de regulación de la temperatura. Los bebés tienen una menor reserva de agua corporal, lo que ayuda a que su temperatura suba rápidamente en comparación con la de los adultos.

Por lo tanto, los golpes de calor se producen cuando el bebé ha estado expuesto a temperaturas elevadas sin una correcta hidratación y protección. De igual modo, es aún más probable que suceda si el pequeño realiza una actividad física intensa en este período de exposición.

Golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo - Por qué se producen los golpes de calor en bebés

Qué hacer cuando un bebé tiene un golpe de calor

En caso de que sospeches que tu bebé está padeciendo un golpe de calor, debes actuar rápidamente y seguir los pasos recomendados por la Asociación Española de pediatría (AEP):

  • Coloca al bebé tumbado boca arriba: esto debe hacerse en la sombra, buscando que el sitio este fresco y ventilado.
  • Afloja su ropa y retira el exceso.
  • Utiliza compresas de agua fría y colócalas sobre su cabeza, cara, cuello, nuca y pecho.
  • Si el bebé está consciente y no presenta vómitos, ofrécele bebidas para hidratarlo, ya sea leche materna si la lactancia es exclusiva, agua fresca o una bebida isotónica.
  • En caso de que el bebé este inconsciente, deberás avisar de inmediato a emergencias.

Cómo evitar los golpes de calor en bebés

Los golpes de calor son una emergencia que debe ser atendida con la mayor brevedad posible. La rápida actuación evitará que los órganos se vean afectados y otras complicaciones a corto plazo que pueden llegar a ser mortales para el bebé. Por suerte, los golpes de calor se pueden prevenir teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Mantén al bebé hidratado: ofrécele continuamente líquidos como agua o zumos naturales, sin esperar a que el pequeño los pida. Si el bebé lleva una lactancia materna exclusiva, el pecho.
  • Vístelo con ropa ligera: para evitar un golpe de calor, escoge para tu bebé ropa holgada, liviana, de algodón y mejor aún de colores claros.
  • Protégelo del sol: es conveniente colocar gorros o sombreros ligeros que protejan su cabecita de los rayos del sol. Además, no olvides reponer continuamente el protector solar, para evitar insolaciones u otros daños en la piel del bebé.
  • Busca ambientes ventilados y frescos: mantén al bebé en lugares sombreados, mejor aún, con aire acondicionado o ventiladores.
  • Refresca al bebé: otra opción para evitar esta condición en el bebé es bañarlo con agua templada o mojarle el cuerpo con frecuencia.
  • Comidas ligeras: si el bebé tiene ya una alimentación complementaria, evita ofrecerle comidas muy calientes y pesadas. Lo recomendable es ofrecerle frutas, verduras, hortalizas y comidas ligeras, que permitan la reposición de sales minerales que se pierden en estos días calurosos.
  • Evita que el bebé realice actividades físicas: evita que el bebé gatee, camine o corra debajo del sol, especialmente en horas del mediodía.
  • Nunca dejes al bebé solo dentro del vehículo: ni en días sombreados, ni con las ventanas abiertas, ni por pocos minutos. Se han registrado muchas muertes en pequeños por esta causa debido a las altas temperaturas que se alcanzan dentro del coche y que pueden causar hipertermia en pocos minutos, provocando golpes de calor.

Es importante prestar una mayor atención a los bebés recién nacidos y ofrecerles con frecuencia el pecho en los días calurosos y soleados para mantenerlos hidratados. El poco desarrollo de su sistema de regulación de la temperatura y la poca reserva de agua que hay en su cuerpo los hace más vulnerable a presentar esta peligrosa condición.

Golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo - Cómo evitar los golpes de calor en bebés

Si deseas leer más artículos parecidos a Golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Loza, R. et al (2001) Presentación clínica del golpe de calor en niños menores de 2 años en Lima – Perú. Revista Médica Herediana Vol.12 N°4 Lima oct. 2001. Recuperado de: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-130X2001000400002
  • Sociedad Argentina de Pediatría (2003). Los riesgos de los días de calor. Arch.argent.pediatr 2003; 101(5). Recuperado de: https://www.sap.org.ar/docs/publicaciones/archivosarg/2003/424.pdf
  • Universidad de Nebrija (2018). Los bebés menores de un año tienen más riesgo de padecer golpes de calor. Recuperado de: https://www.redaccionmedica.com/secciones/pediatria/los-bebes-menores-de-un-ano-tienen-mas-riesgo-de-padecer-golpes-de-calor-3909
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Golpe de calor en bebés: síntomas y cómo evitarlo