menu
Compartir

Plagiocefalia en el bebé: qué es y cómo evitarla

Plagiocefalia en el bebé: qué es y cómo evitarla
Imagen: Medical Daily

La postura en la que mantenemos al bebé los primeros meses de nacido es realmente importante para su salud. El bebé es especialmente susceptible a las posiciones en que lo colocamos para dormir, para cargarlo y para trasladarlo en el coche. El tiempo en que pasa en una misma posición al estar acostado, puede provocar algunas alteraciones anatómicas, como es el caso de la plagiocefalia posicional, una deformidad que se produce en la cabeza del bebé por no cambiarlo de posición frecuentemente, en especial cuando duerme.

En el siguiente artículo de paraBebés hablaremos de la plagiocefalia en el bebé, que es y cómo evitarla, además, te diremos cuáles son las causas de esta condición, en cuanto tiempo se corrige y algunos consejos que debes tomar en cuenta para prevenirla.

También te puede interesar: Qué es la asfixia postural y cómo evitarla

Que es la plagiocefalia en el bebé

También llamada deformidad craneal postural, la plagiocefalia en el bebé es una deformidad o asimetría en la cabeza del bebé que generalmente surge como consecuencia de mantenerlo durante mucho tiempo en la misma posición, manteniéndose presionada con la superficie solo una parte de la cabeza, haciendo que no crezca de forma uniforme.

El síndrome de cabeza plana es la plagiocefalia posicional más frecuente, este aplanamiento de la parte trasera de la cabeza puede darse de un lado o ambos lados de la región occipital. Para entender por qué sucede, debemos tener en cuenta que el cráneo del bebé es maleable, pues cede para adaptarse al canal del parto, luego nacer se mantiene así por unos 2 o 3 meses, siendo susceptible a deformaciones en la cabeza. Esta condición es más notoria en el primer mes de vida.

Causas de la plagiocefalia

Las causas de la plagiocefalia en el bebé están relacionadas con la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre una superficie, generalmente al dormir. No obstante, sus causas son diversas, pudiendo originarse dentro del vientre materno, durante el parto o luego de nacer.

  • Dentro del vientre materno: cuando el bebé tiene un espacio reducido dentro del vientre, ya sea por una pelvis materna estrecha o por embarazo múltiple, puede desarrollar tortícolis muscular, una malformación que provoca una asimetría en los músculos del cuello lo que hace que la cabeza se incline hacia un solo lado, eso a su vez producirá que el bebé recueste la cabeza donde tiene la rigidez, favoreciendo así la plagiocefalia.
  • Durante el parto: cuando hay trabajos de partos prolongados y complicados, la cabeza del bebé puede verse afectada al pasar largos períodos de tiempo dentro del canal del parto o por el uso de fórceps o ventosas.
  • Prematuridad: los bebés prematuros tienen mayor probabilidad de sufrir plagiocefalia, por dos razones, la primera es porque los huesos del cráneo no están del todo desarrollados y luego de nacer, pasan un tiempo en incubadora o en el hospital acostado boca arriba.
  • Dormir boca arriba: la posición adecuada para que el bebé duerma es boca arriba tendido sobre su espalda en una superficie plana, esta posición es la recomendada por los pediatras desde 1992 para evitar así la muerte súbita. Esta posición favorece la plagiocefalia por la constante presión que hace sobre los huesos occipitales cuando el bebé duerme.
  • Dormir sobre un solo lado: en ocasiones, el bebé puede tener una posición preferida al momento de dormir, sobre un solo lado, esto promueve la plagiocefalia.

Como saber si mi bebé tiene plagiocefalia

Visiblemente puedes notar una asimetría en la cabeza del bebé o puedes ver la cabeza aplanada. En casos más avanzados, el bebé puede tener uniformidad en la frente o a nivel de las orejas, notándose una por encima de la otra.

Si la plagiocefalia es posicional, el bebé puede tener la zona afectada con poco o sin pelo, pues la presión no deja que el pelo crezca de forma uniforme. Si tu bebé presenta estos síntomas, debes acudir al especialista, quien le indicará una tomografía computarizada para verificar el grado de asimetría y te dará las directrices a seguir para corregir prontamente esta condición.

Tratamiento de la plagiocefalia

En la mayoría de los casos, esta deformidad es leve, por lo que no hay consecuencias más allá de las visibles. Al crecer y ser independiente en sus movimientos, suele corregirse por sí sola entre los 3 y 6 meses. También, puedes favorecer el movimiento del bebé y evitar que pase largos períodos de tiempo en una misma posición.

Cuando la plagiocefalia es consecuencia de una tortícolis muscular congénita, el fisioterapeuta, puede sugerir terapias semanales y ejercicios diarios en casa, en casos moderados a graves, es viable el tratamiento ortósico con el uso de un casco corrector. Este casco se indica entre los tres y cuatro meses de nacido, en busca de mejorar esta deformidad. Otra opción es la cirugía, aun así, es poco común.

La plagiocefalia grave debe ser tratada, aún más si es consecuencia de una tortícolis congénita, pues puede traer en el futuro algunas consecuencias a nivel oftálmico y neurológico, como retrasos en el desarrollo motor y en el aprendizaje. Para evitar estas consecuencias de la plagiocefalia en el bebé, acude a tu profesional sanitario de referencia.

Como se puede evitar la plagiocefalia en el bebé

Para evitar esta asimetría en tu bebé o tratarla, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Cambiar de posición: es importante cambiar al bebé de posición, durante el día, mientras este vigilado, puedes colocarlo boca abajo sobre su barriga, así evitaras la presión de la cabeza.
  • Alternar los costados: mientras duerme, debes voltear su cabeza hacia los laterales cada cierto tiempo, en busca de variar los lados donde se ejerce la presión.
  • Variar el brazo: al cargar al bebé, debes alternar el brazo con el que lo haces, de esa forma varías el lado en el que el bebé recuesta su cabeza.
  • Modificar la posición de la cuna: cambia la cuna cada cierto tiempo, así el bebé rotará su cabeza fijando su atención en diferentes lados.
  • Llamar su atención hacia el otro lado: puedes colocar móviles o figuras coloreadas del lado contrario del que el bebé presenta la deformidad, para favorecer la atención hacia ese lado.
  • Coger al bebé en brazos: mantén a tu bebé en los brazos más tiempo, además de mejorar la condición, estimulas el vínculo afectivo entre madre e hijo.
  • Ejercicios pautados por especialistas: en caso de que la plagiocefalia sea por tortícolis muscular, debes realizar diariamente los ejercicios de estiramiento del cuello indicados por el especialista.

Si notas alguna asimetría en la cabeza del bebé, debes comentárselo al pediatra por muy leve que sea, así evaluará si efectivamente es una plagiocefalia leve, o es una consecuencia de otras patologías, además te remitirá un especialista que guie específicamente las terapias necesarias para mejorar esta condición en el bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a Plagiocefalia en el bebé: qué es y cómo evitarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Asociación española de pediatría (2021). Plagiocefalia posicional: nuevas recomendaciones para el diagnóstico precoz y registro de la cartilla sanitaria del niño. España. Recuperado de: http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/libro_blanco_muerte_subita_3ed_1382444179.pdf
  • Esparza, J (2007). Diagnóstico y tratamiento de la plagiocefalia posicional. Protocolo de un sistema público de salud. España. Recuperado de: https://scielo.isciii.es/pdf/neuro/v18n6/1.pdf

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
maritza
se debe cuidar y estar atento a las posiciones del bebe

Plagiocefalia en el bebé: qué es y cómo evitarla
Imagen: Medical Daily
Plagiocefalia en el bebé: qué es y cómo evitarla

Volver arriba