menu
Compartir

Cuándo poner pendientes a un bebé

 
Por Eva Martínez Fierro. 21 julio 2021
Cuándo poner pendientes a un bebé

Poner pendientes a los bebés unos días después de su nacimiento es una práctica muy extendida en España que significa belleza y es un símbolo de feminidad. Perforar las orejas a las recién nacidas es una tradición ligada únicamente al sexo femenino, pero son muchos los padres y madres que comienzan a dudar a la hora de agujerear las orejas de sus hijas. No saben muy bien cuál es el momento más adecuado para hacerlo o dudan a la hora de elegir cuál es la mejor joya para ellas.

Hacerlo o no es una cuestión muy personal de cada familia, pero si estáis decididos a llevarlo a cabo, en este artículo de paraBebés, te contamos cuándo poner pendientes a un bebé, a qué lugar acudir y qué características deben tener.

También te puede interesar: Cómo poner un supositorio a un bebé

Cuándo es recomendable poner los pendientes a un bebé

Durante muchos años se han agujereado las orejas de las bebés recién nacidas de forma prácticamente sistémica. Actualmente, son muchas las familias que deciden posponer este momento hasta que los bebés cumplen ciertos meses o incluso a esperan a que tengan la edad suficiente para decidir perforarse ellas mismas o no.

Si te interesa hacerlo y te preguntas cuándo poner pendientes a un bebé, la verdad es que no hay un momento exacto en el que sea mejor poner los pendientes a un bebé. En algunos hospitales ofrecen esta posibilidad incluso antes de recibir el alta, aunque es una práctica que se está abandonando poco a poco.

Muchos expertos afirman que es mejor hacerlos cuanto antes para que el dolor sea menor debido a que el tamaño de la oreja aún es muy pequeñito, pero no tiene ningún fundamento científico, ya que el dolor es algo totalmente subjetivo. Hay bebés que prácticamente no se enteran de este proceso y otros, en cambio, muestran signos de dolor a través del llanto.

En definitiva, si quieres ponerle pendientes a tu bebé, lo mejor es que te informes en el lugar elegido para hacerlo. A continuación, vamos a ver qué lugares ofrecen este servicio.

Dónde se ponen los pendientes a un bebé

A la hora de elegir el lugar dónde poner pendientes a un recién nacido, es imprescindible conocer la técnica que usarán para hacerlo. Aunque todos los procesos son muy rápidos, es menos agresivo para la piel del bebé usar agujas esterilizadas en lugar de pistolas de piercing, ya que el corte es mucho más limpio y la herida es menor.

Si te preguntas dónde se ponen los pendientes a un bebé, los sitios a los que puedes acudir para informarte son los siguientes:

  • Hospital: en algunos hospitales todavía dan esta posibilidad a las familias antes de recibir el alta tras el nacimiento, sobre todo en aquellos de carácter privado.
  • Clínicas privadas: en algunos centros privados hay matronas o enfermeros/as que se dedican a realizar los agujeros a los bebés por un módico precio.
  • Farmacias: en algunas de ellas el bebé tiene que tener cumplidos ciertos meses para poder perforarle. La técnica que usan es la pistola.
  • Joyerías: al igual que en las farmacias, los agujeros que realizan en las joyerías son con pistola. Si eliges una de ellas, debes asegurarte de que se cumplen todas las medidas higiénico-sanitarias necesarias.
  • Estudios de piercing: estos sitios especializados en piercing y tatuajes suelen ser una muy buena opción, ya que cuentan con materiales adecuados y una higiene óptima para realizarlos. Además, usan exclusivamente agujas esterilizadas.

Cómo deben ser los pendientes para bebés

Los pendientes para bebés son diferentes a aquellos que lucen los adultos y deben cumplir ciertos requisitos para ser totalmente seguros. Hay algunas cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de elegirlos. A continuación, veremos cómo deben ser los pendientes para bebés:

  • El material con el que están fabricados: debe ser hipoalergénico, preferiblemente oro ya que reduce el riesgo de producir alergias en la piel.
  • El cierre: debe ser un cierre de seguridad para evitar que se suelten por accidente, ya que el bebé podría llevárselos a la boca.
  • El tamaño, longitud y grosor: es imprescindible que el tamaño del pendiente se adapte al tamaño de la oreja del bebé, que sea fino y que no sea muy largo para que no se le clave a la hora de acostarse. Se debe revisar frecuentemente para cambiarlos si se quedan pequeños.
  • La forma del pendiente: se deben priorizar aquellos pendientes con formas redondeadas y sin picos o puntas, evitando así que pueda engancharse con la ropa o con ciertos juguetes.

Cabe destacar que, dependiendo del lugar donde se realice la perforación, no habrá posibilidad de elegir pendientes, ya que las pistolas perforadoras requieren el uso de pendientes medicinales que deben mantenerse en las orejas durante un mes mínimo. En cambio, si los agujeros se realizan con aguja, podrás ponerle los pendientes definitivos desde el primer momento.

Qué precauciones tener al poner pendientes a un bebé

¿Cómo curar los pendientes a un bebé? Cuando acaban de nacer tienen un sistema inmune bastante débil comparado con el de los adultos, por lo que son más susceptibles a coger cualquier tipo de infección. Por este motivo, es esencial que se guarden unas medidas de higiene escrupulosas antes, durante y después de la perforación para que las heridas provocadas por los agujeros se sanen sin mayor complicación:

  • Mantener una higiene minuciosa: asegúrate de que el lugar donde realizan las perforaciones guarda las medidas de higiene correspondientes: esterilización de materiales, uso de guantes, aplicación de antiséptico antes...
  • Que el bebé esté clamado: debe estar en un momento tranquilo, sin hambre y sin demasiados estímulos para que se mueva lo menos posible. Si das pecho, puedes usar la tetanalgesia para que el proceso sea menos traumático para el bebé.
  • Mover durante el período de cicatrización: este oscila entre los 10 y los 15 días. En ese período de tiempo se debe mover cada pendiente hacia delante y hacia atrás y girarlo en ambas direcciones durante el baño para evitar que se quede pegado. Así, además, aprovechamos para lavar la herida. En este artículo, encontrarás información sobre cómo bañar a un bebé.
  • Mantener las orejas descubiertas: hasta que cicatrice por completo.
  • Consultar al pediatra: en caso de notar hinchazón o secreción de pus, es imprescindible consultarlo de inmediato con un especialista.

En definitiva, la decisión de poner pendientes y el cuándo hacerlo es algo totalmente personal de cada familia y de sus creencias. Lo único que se debe tener en cuenta son las medidas higiénicas necesarias para evitar complicaciones.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuándo poner pendientes a un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • García, F. (6 de marzo de 2019). Pendientes bebé. Recuperado de: https://www.finagarcia.com/blog/pendientes-bebe/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuándo poner pendientes a un bebé
Cuándo poner pendientes a un bebé

Volver arriba