menu
Compartir

Cómo saber si un bebé tiene frío

 
Por Lorena García Vega. 20 enero 2021
Cómo saber si un bebé tiene frío

La prioridad de los padres es poder dar respuesta a las necesidades de sus hijos, y para ellos, todo lo que tenga que ver con el cuidado de su bebé es una prioridad.

Ya se sabe que los bebés no vienen al mundo con un libro de instrucciones, y sobre todo para los padres primerizos. Supone todo un reto averiguar si su hijo o hija está bien o tiene alguna necesidad no satisfecha. Este es el caso del frío, la tendencia es abrigar a los bebés, pensando que así estarán más seguros y protegidos, pero quizá tomar esa decisión considerando que es lo mejor, pueda ser la medida menos favorable. En este artículo de paraBebés, os contamos cómo saber si un bebé tiene frío.

También te puede interesar: Cómo saber si un bebé tiene calor

Temperatura de los bebés

Saber si un bebé tiene frío es una cuestión que se plantean los padres y a la que quieren dar respuesta con máxima rapidez con el fin de que el niño no lo pase mal. Cuando por desconocimiento no se sabe qué temperatura es la idónea del bebé y si éste tiene frío, los adultos suelen orientarse por su sensación térmica actuando en consecuencia con el bebé.

Otro de los indicadores que se pueden tener en cuenta para saber si un bebé tiene frío es tocar sus manos y sus pies. Los bebés tienen otra temperatura debido a que el desarrollo de su aparato circulatorio, encargado de regular la temperatura, todavía es inmaduro. Por lo tanto, la sangre no circula de la misma forma que ocurre con los adultos, por lo que si un bebé tenga las manos y pies fríos no es indicador de que lo tenga.

Es por este motivo, que cuando el niño o la niña nace se utilicen manoplas y patucos o escarpines. La utilización de estos complementos, más allá de una cuestión estética, atempera al bebé. En este artículo, respondemos a la siguiente pregunta: ¿es bueno poner manoplas al bebé?.

Síntomas de frío en bebés

¿Cómo saber si un bebé tiene frío? Hay algunas zonas en el cuerpo del bebé que le van a indicar al adulto que necesita más calor. A continuación, veremos cuáles son los síntomas de que el bebé tiene frío:

  • Tocar las piernas, los brazos y el cuello: si estas zonas están frías es que hay que dar calor al bebé.
  • Pérdida de color en las mejillas: cuando un bebé está sofocado se le enrojecen las mejillas e incluso es posible que sude, todo lo contrario ocurre cuando tiene frío. Además, las mejillas del bebé palidecen y pierden rubor.
  • Color de las mucosas, la nariz y los labios: si te preguntas cómo saber si un bebé tiene frío, uno de los factores que debes tener en cuenta son el color de las mucosas, nariz y labios. Cuando un niño o un niña tienen un color rosáceo. Sin embargo, cuando tiene frío pasan a un color azulado violáceo. Esta tonalidad no solo se refiere a frío en el bebé, también puede significar dificultad respiratoria.
  • Taparle: uno de los síntomas de frío en bebés. Si el adulto considera que el bebé está pasando frío, decide taparle con una manta, y el bebé permanece inmóvil, quiere decir que efectivamente necesitaba un poco de abrigo para entrar en calor. Si el bebé se retuerce, estira sus brazos o patalea, quizá esté queriendo decir que le sobra la manta.

En el siguiente artículo encontrarás información sobre qué es necesario para cuidar a un bebé.

¿Qué hacer cuando un bebé tiene frío?

Que el bebé no deba pasar frío no quiere decir que tenga que pasar calor. No es necesario abrigar en exceso al bebé, ya que puede no adquirir la capacidad de adaptación a los diferentes cambios de temperatura. A continuación, te contamos qué hacer cuando un bebé tiene frío:

  • Abrigar en capas: es preferible poner varias capas finas al bebé porque si el adulto se percata de que el bebé está teniendo calor, puede quitarle una prenda para sentirse mejor. Con ello puede ir regulando la temperatura corporal a través de la ropa.
  • Adecuar la temperatura de la habitación: la temperatura donde se encuentre el bebé debe ser estable y estar alrededor de los 23ºC y 24ºC. El aire debe permanecer en circulación, pero no puede caer directamente el aire sobre el niño o la niña. Es recomendable que se ventile adecuadamente las habitaciones. En ese caso, siempre se hará sin que el bebé esté en la habitación.
  • Cubrir determinadas partes del cuerpo: cuando el bebé pueda estar pasando frío, es importante que tenga bien cubierto el cuerpo y no esté expuesto a una baja temperatura. No obstante, es especialmente importante que tenga bien tapados las manos, los pies y la cabeza. Para el bebé el tejido más recomendable tanto en temperaturas frías como calurosas es el algodón.
  • Preparar un baño: el baño es una gran elección para procurar que el bebé entre en calor. La temperatura más apropiada del agua es entre los 36ºC y los 37ºC, es decir, una temperatura tibia muy similar a la que tenía cuando estaba en el vientre materno. Para dar el baño al bebé, en primer lugar se prepara el ambiente con una temperatura de unos 24ºC y se deja al alcance todo lo que se vaya a utilizar como la crema, la toalla y la ropa de cambio. Luego se mantiene al bebé en la bañera unos 5 minutos. Cuando se le saca del agua, habrá que secarle enseguida para que no pierda temperatura. En este artículo, verás cómo bañar a un bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo saber si un bebé tiene frío, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Lewis, M. (2010). Los Primeros Cuidados del Bebe. Ediciones Robinbook.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo saber si un bebé tiene frío
Cómo saber si un bebé tiene frío

Volver arriba