menu
Compartir

Cómo poner un supositorio a un bebé

Cómo poner un supositorio a un bebé

Los supositorios son un tipo de presentación de los medicamentos caracterizados por su administración vía rectal. Pueden ser efectivos para calmar ciertos malestares en el bebé, en especial cuando se imposibilita la administración de medicamentos por vía oral o cuando presenta una condición local como el estreñimiento. Actualmente son poco utilizados por no dar certeza de la dosis especifica de medicamento que se absorbe por vía rectal, aun así, siguen siendo una alternativa viable.

En este artículo de paraBebés, hablaremos de esta forma farmacéutica, te diremos cómo poner un supositorio a un bebé, para qué sirven y cuánto tarda en hacer efecto un supositorio después de colocarlo.

También te puede interesar: ¿Es bueno poner manoplas al bebé?

Para qué sirven los supositorios para el bebé

Los supositorios son preparaciones farmacéuticas sólidas en forma de cono y redondeado en un extremo que se introducen por vía rectal. Esta forma medicamentosa está compuesta por grasa vegetal sólida unida con el fármaco, como la manteca de cacao, que al entrar por el ano se funde, ablanda y disuelve con el calor del cuerpo liberando estos componentes que son absorbidos en el recto y son enviados directamente a la sangre.

Los supositorios sirven para administrar medicamentos cuando se imposibilita el uso por la vía oral, ya sea por dificultad para tragar, por vómitos o por falta de colaboración del bebé o cuando se desea conseguir rápidamente un efecto local, como en el caso de los supositorios de glicerina usados contra el estreñimiento.

Dentro de sus ventajas destacan su efecto local y sistémico en pocos minutos, pues su liberación es rápida y se va directamente a la circulación sanguínea sin pasar por las vías digestivas superiores. Además, protege al medicamento del pH ácido del estómago y es fácil de administrar en bebés cuando se complica la vía oral.

Tipos de supositorios para bebés

Los supositorios utilizados en bebés vienen con tamaños y dosis específicas para cada etapa de la infancia. Dentro de los tipos de supositorios para bebés más utilizados tenemos:

  • Supositorios de glicerina: usado para ablandar las heces en caso de estreñimiento en el bebé. Su uso debe ser puntual. No se debe utilizar frecuentemente porque el bebé puede acostumbrarse a este estímulo para evacuar.
  • Supositorios analgésicos y antitérmicos o antipiréticos: ayudan a calmar el dolor y bajar la fiebre en el bebé, en especial cuando el bebé presenta vómitos y no recibe medicamentos por vía oral. Un ejemplo de este es el supositorio de acetaminofén.
  • Supositorios antiinflamatorios: como los supositorios de Diclofenac Potásico, su uso en infantes es solo bajo indicación médica.

Cómo ponerle el supositorio al bebé

Colocar bien el supositorio es vital para que su efecto sea rápido y eficaz. A continuación, te contamos cómo poner un supositorio a un bebé:

  • Prepara lo que necesitas: busca un lugar cómodo para manejar al bebé y ten el supositorio a mano. Si deseas puedes usar guantes.
  • Lávate bien las manos con agua y jabón antes de colocarlo: repite el lavado luego de la colocación del supositorio.
  • Destapa el envoltorio del supositorio y sácalo: evita tenerlo por mucho tiempo en las manos para que no se derrita con el calor. Si ves que está un poco derretido, puedes dejarlo unos minutos en la nevera antes de usarlo.
  • Intenta entretener al bebé: puedes cantarle o ponerle la TV o un juguete para distraerle.
  • Agarra bien al bebé: si tu bebé es aun pequeño, colócalo sobre la espalda, levanta sus piernas con la mano como cuando le estas colocando el pañal. Si el bebé es mayor de un año, conviene recostarlo de lado y colocar las rodillas sobre el abdomen. De esta manera será más fácil la colocación del supositorio.
  • Introducir el supositorio: sujétalo entre el dedo índice y pulgar e introdúcelo por el ano por la parte recta con firmeza y en dirección hacia el ombligo. No lo introduzcas por la parte puntiaguda. Es importante hacer referencia que el supositorio se debe introducir por la parte roma, de esta forma evitas que se salga, Aun así, algunos laboratorios recomiendan el lado ovalado. Lee las instrucciones ante la duda.
  • Después mantén juntas las nalgas del bebé unos 5 minutos: así evitarás que el supositorio se salga. Si se sale, intenta colocarlo de nuevo.
  • Si el supositorio no desliza, puedes humedecer la punta en agua: humedécelo preferiblemente con agua fría o también puedes usar vaselina estéril.
  • Mantén al bebé acostado: lo ideal es mantenerlo acostado durante 15 minutos.

Para mantener el supositorio en buenas condiciones sin alterar su composición, es recomendable que sea almacenado en un sitio fresco, si vives en lugares calurosos, es conveniente almacenar los supositorios para bebés en la nevera.

Cuánto tarda en hacer efecto un supositorio

El tiempo que tarda en hacer efecto un supositorio depende una serie de factores que alteran la absorción del medicamento y de la naturaleza del supositorio. Los factores que determinan cuánto tarda un supositorio en hacer efecto son:

  • Cantidad de heces en el recto: a mayor cantidad de heces, menor será la absorción del medicamento.
  • Tiempo que este retenido el supositorio: en ocasiones, el supositorio se sale a los minutos de haberse introducido. Esto disminuye la absorción.
  • Profundidad de inserción: es recomendable que no se introduzca muy profundo, mientras entre en vía rectal, será absorbido.

El supositorio de glicerina actúa rápidamente en los bebés, tardando en hacer efecto unos 10 o 15 minutos. En cambio, los supositorios para bajar la fiebre si pueden tardar un poco más en hacer efecto, aproximadamente 30 minutos.

Los supositorios para bebés también puede tener algunas desventajas, ya que, aparte de la disminución de la absorción, puede desencadenar irritación y prurito anal en el bebé si se hacen varios intentos al colocarlo o el bebé ejerce resistencia. Al ponerle un supositorio a un bebé también puede presentar calambres intestinales o diarrea, entre otros. Así pues, se recomienda que su uso sea esporádico y solo bajo indicación del pediatra.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo poner un supositorio a un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría (2015) Glicerol. España. Recuperado de: https://www.aeped.es/comite-medicamentos/pediamecum/glicerol
  • Rodríguez M. (2013) Procedimiento de enfermería para la administración de medicación por vía rectal: supositorio. España. Recuperado de: http://congresoenfermeria.es/libros/2013/salas/sala3/p_70.pdf

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
maritza
excelente

Cómo poner un supositorio a un bebé
Cómo poner un supositorio a un bebé

Volver arriba