menu
Compartir

Conjuntivitis en bebés: causas, síntomas y tratamiento

 
Por Leidy Mora. 14 abril 2021
Conjuntivitis en bebés: causas, síntomas y tratamiento

La conjuntivitis es una inflamación oftálmica producida por la invasión de agentes externos dentro del ojo, específicamente en la conjuntiva, la capa externa que lo recubre. Es frecuente en la infancia, en especial en bebés, por su susceptibilidad y sensibilidad en el tejido ocular. Es una patología tratable, no obstante, se debe tener los cuidados necesarios para su rápida curación.

En este artículo de paraBebés, hablaremos de la conjuntivitis en bebés, cuáles son sus causas, los síntomas con los que se manifiesta y el tratamiento que debes seguir para curar esta condición en tu bebé lo antes posible.

Causas de la conjuntivitis en el bebé

La conjuntivitis es una inflamación en la conjuntiva, la membrana transparente que recubre la superficie interna del parpado y la esclerótica, la parte blanca del globo ocular. La función de la conjuntiva es proteger al ojo de agentes externos, defenderlo ante gérmenes patógenos y ayudar a mantener la lubricación en el ojo.

En este sentido, la conjuntivitis es causada por la acción de agentes externos que provocan esta inflamación, ya sea gérmenes patógenos como bacterias y virus que provocaran la conjuntivitis infecciosa o agentes alérgenos o irritantes que desarrollan una conjuntivitis alérgica e irritativa.

Las causas de la conjuntivitis en bebés pueden ser infecciosas y no infecciosas causadas por los agentes que veremos a continuación.

Bacterias

Las bacterias son la primera causa de conjuntivitis en bebés. Estas entran al ojo a través del contacto con las manos sucias o a través de infecciones ya instaladas en otras zonas como en el oído, garganta, vías respiratorias. Las bacterias que comúnmente son las responsables la conjuntivitis son los estafilococos y estreptococos.

En este sentido, dependiendo de la bacteria que cause la conjuntivitis, puede manifestarse de forma leve o agresiva, como en el caso de la Clamydia, o la Neisseria gonorrhoeae, donde la conjuntivitis es aguda y fuerte pudiendo causar un daño ocular importante.

La conjuntivitis bacteriana puede afectar a uno o ambos ojos con secreciones pegajosas y abundantes de color amarillo o verde. Puede durar entre 7 y 10 días.

Virus

La conjuntivitis viral es común en el invierno y puede venir acompañada de resfriados y gripe en los bebés. Es una conjuntivitis menos agresiva que la bacteriana. Eso sí, todo depende del virus que la provoque. Se manifiesta con lagañas más fluidas y escasas de color amarillo.

Puede afectar ambos ojos, comenzando por uno, para luego manifestarse en el otro. No requiere un tratamiento específico. Su curación es autolimitada y mejora entre los 5 y 7 días.

Alérgenos

La conjuntivitis alérgica es tiene lugar cuando el ojo del bebé entra en contacto con sustancias que estimulen una respuesta alérgica. El polen, humo, ácaros o pelo de animales son algunos de los alérgenos más comunes. Esta conjuntivitis en bebés es más leve pero sus síntomas son bastante incomodos, destacado la picazón constante en ambos ojos y las secreciones de color blanco.

Este tipo de conjuntivitis cede al administrarle al bebé antialérgicos o al alejarlos del agente causante. En este artículo, te contamos cuáles son los tipos de alergias en bebés.

Sustancias irritantes

Las sustancias irritantes producen la conjuntivitis irritativa que se da cuando el bebé entra en contacto con agentes químicos que estimulen una inflamación e irritación en la conjuntiva. En este caso, se trata de una conjuntivitis en bebés no infecciosa. Descubre qué hacer si tu bebé tiene un ojo irritado.

Obstrucción del conducto nasolagrimal

La obstrucción del conducto nasolagrimal hace que el ojo no drene las lágrimas de manera adecuada, aumentando así la predisposición a infecciones. Si no es tratada con rapidez, puede llegar a ser una conjuntivitis infecciosa.

Cabe destacar que el bebé también puede padecer de conjuntivitis neonatal. Esta se desarrolla durante el primer mes de nacido, en especial las primeras semanas. Esta conjuntivitis es el resultado de la irritación de la conjuntiva por la aplicación de las gotas antibióticas tópicas administradas en los ojos al nacer, por obstrucción en el lagrimal o por bacterias o virus que pueden estar presentes el canal de parto de la madre como los herpesvirus y adenovirus generalmente.

Síntomas de la conjuntivitis

Las manifestaciones de la conjuntivitis son muy molestas. La sensación de tener una basura en el ojo, la picazón y las lagañas pueden mantener al bebé incómodo. Además, podemos destacar los siguientes síntomas:

  • Ojos rojos.
  • Lagrimeo en el ojo afectado.
  • Parpados hinchados.
  • Picazón en los ojos.
  • Secreciones o lagañas: por las mañanas el ojo puede amanecer pegado. En este artículo, verás cómo quitar las legañas de un bebé.
  • El bebé tiende a llevarse la mano a la cara y a tocar los ojos.
  • Irritabilidad en el bebé.
  • En casos avanzados, puede aparecer fiebre, aunque es poco común.

Es importante que, ante cualquiera de estos síntomas, el bebé sea evaluado por el pediatra o el oftalmólogo pediatra. Durante el primer año de vida se debe prestar atención a cualquier patología que el bebé pueda presentar, en especial a las que afecten los ojos, pues son estructuras con un tejido delicado y sensible. Además, el sistema inmune del bebé aún es muy inmaduro y las infecciones pueden evolucionar rápidamente invadiendo otros tejidos, causando así otras complicaciones.

Tratamiento de la conjuntivitis

El tratamiento de la conjuntivitis en el bebé está centrado en atacar la infección, evitar el contagio y en aliviar los molestos síntomas. Según el tipo de conjuntivitis que tenga el bebé, los tratamientos a seguir son:

  • Conjuntivitis bacteriana: se trata con colirios antibióticos. En bebés pueden indicar pomadas antibióticas que se colocan sobre el ojo. También hay que limpair las lagañas con suero fisiológico 3 veces al día, ayudado de una gasa. Se debe emplear una gasa para cada ojo. Para el alivio de los síntomas puede indicarse compresas frías sobre el ojo afectado 2 veces al día por 10 minutos.
  • Conjuntivitis viral: se trata solo con lavado de los ojos del bebé con suero fisiológico y compresas frías hasta el cese de los síntomas.
  • Conjuntivitis alérgica: el pediatra puede indicar antialérgicos y evitar exponer al bebé al agente que la esté causando. La higiene del ojo también es importante en esta conjuntivitis.

La conjuntivitis es una infección tratable y generalmente es de rápida curación, siempre y cuando se trate con rapidez siguiendo las recomendaciones del especialista. Las conjuntivitis bacterianas y virales son contagiosas. Así pues, la higiene de las manos y de objetos es primordial para evitar que el bebé no la padezca y también para que no se propague.

Si deseas leer más artículos parecidos a Conjuntivitis en bebés: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Díez, J. (2015). Oftalmología pediátrica todos los días. Madrid. Curso de Actualización Pediatría 2015. Madrid: Lúa Ediciones 3.0. p. 491-502. Recuperado de: https://www.aepap.org/sites/default/files/cursoaepap2015p491-502.pdf
  • Sociedad Española de oftalmología (2021). Conjuntivitis infecciosa. España. Recuperado de: https://www.oftalmoseo.com/patologias-frecuentes-2/conjuntivitis-infecciosa/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Conjuntivitis en bebés: causas, síntomas y tratamiento
Conjuntivitis en bebés: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba