Compartir

Cómo evitar la muerte súbita en bebés

 
Por Sheila Peón. 3 abril 2020
Cómo evitar la muerte súbita en bebés

El temido síndrome de muerte súbita del lactante es la muerte de un bebé menor de 12 meses, que sucede de forma inesperada y repentina, sin conocer la causa. Coloquialmente se llama “muerte de cuna” ya que, por lo general, los bebés mueren en su cuna.

Esta es la principal causa de muerte en bebés de hasta un año de edad. Nunca podremos saber a qué bebé le va a tocar, pero sí que podemos intentar prevenirlo y reducir considerablemente el riesgo poniendo en práctica una serie de medidas preventivas.

Para ello, en este artículo de paraBebés vamos a ver cómo evitar la muerte súbita en bebés, exponiendo hasta cuándo hay riesgo de muerte súbita, las causas por las que se produce, de qué forma podemos prevenir la muerte de cuna y qué relación hay entre el colecho y la muerte súbita del lactante.

También te puede interesar: Causas del sarpullido en bebés

Hasta cuándo hay riesgo de muerte súbita

El mayor pico que se produce del síndrome de muerte súbita del lactante se da entre los 2 y los 4 meses de edad, ante la imposibilidad de poder darse la vuelta ellos mismos o girarse. A medida que van creciendo, van consiguiendo un mayor control sobre su cuerpo y sobre sus movimientos, por lo que el riesgo va disminuyendo considerablemente hasta llegar a los 12 meses.

Causas de muerte súbita en bebés

No se conocen en la actualidad. No hay unas causas definidas que a consecuencia de ellas se produzca esta muerte, pero sí que se ha demostrado que existen determinados factores que, en mayor o menor medida, pueden influir y aumentar el riesgo de muerte súbita en bebés lactantes. Entre ellos encontramos los siguientes:

  • Problemas en la capacidad para despertarse.
  • Incapacidad de su organismo para detectar la acumulación del dióxido de carbono en la sangre.
  • Ser niño. Al parecer afecta en mayor medida a los bebés de sexo masculino.
  • Dormir boca abajo.
  • Estar expuesto a un ambiente de humo de tabaco, tanto durante el embarazo como después del nacimiento.
  • Practicar colecho (dormir en la misma cama que los padres).
  • Utilizar colchones de cuna o superficies que sean demasiado blandos para dormir, como los sofás.
  • Bebés prematuros.
  • Si es fruto de un embarazo múltiple, es decir, si es mellizo, trillizo, etc.
  • La madre consume drogas.
  • La madre es adolescente.
  • Intervalos cortos de tiempo entre gestaciones.
  • Si se le abriga demasiado y/o se encuentra en ambientes de mucho calor.
  • Si no ha recibido cuidados prenatales o han sido tardíos.
  • Vivir en situación de pobreza.

 

Prevención de la muerte súbita del lactante

Afortunadamente, se puede reducir de forma notable el riesgo de muerte súbita del lactante si llevamos a la práctica los siguientes consejos:

  1. Entre los múltiples beneficios de la lactancia materna se encuentra la reducción del riesgo de muerte súbita del lactante. El amamantamiento supone un factor de protección.
  2. Se recomienda el uso del chupete a partir del primer mes de vida, siempre y cuando la lactancia materna ya esté bien establecida, para que no interfiera con la acción de mamar. Se ha observado que su utilización puede reducir el riesgo de muerte súbita, tratándose de un factor protector al igual que la lactancia.
  3. A la hora de dormir, la mejor postura en la que colocar al bebé será la de boca arriba. Se puede aprovechar los momentos que esté despierto para colocarle boca abajo sobre una superficie cómoda, para favorecer su movimiento libre y desarrollo motriz, siempre bajo supervisión de un adulto y nunca dejándolo solo. Pero para dormir lo mejor es evitar que esté boca abajo.
  4. El colchón de la cuna del bebé tiene que ser de superficie firme, y utilizar sábanas ajustables para evitar que se salgan del colchón. Además, la cuna debe estar libre de cojines, almohadas, juguetes, edredones o cualquier objeto que pudiera quedarse cerca de la cara del pequeño.
  5. No hay que abrigar en exceso al bebé, sobre todo cuando está durmiendo, ya que siendo tan pequeños aún no son capaces de regular su temperatura corporal, y la temperatura del ambiente debe rondar entre los 20 o 22°C.
  6. Hay que dejar de fumar en casa, para que el bebé no se convierta en fumador pasivo y tenga un efecto nocivo sobre su salud.
  7. Evitar por parte de los padres el consumo de drogas o de alcohol.

Colecho y síndrome de muerte súbita

Cuando se elija dónde va a dormir el bebé se debe tener en cuenta su seguridad, en cuanto a ahogamientos y el síndrome de muerte súbita.

El colecho es beneficioso en algunas circunstancias, pero si lo relacionamos con estas muertes de cuna, la Asociación Española de Pediatría recomienda que los bebés menores de 6 meses duerman en su propia cuna, sin compartir cama con los padres pero estando cerca de ellos, y boca arriba. Esta es la forma más segura y hay evidencia científica de que haciéndolo de esta manera se disminuye el riesgo en más de un 50%.

Además, existen situaciones en las que no se recomienda especialmente realizar colecho:

  • Con bebés menores de 3 meses.
  • Bebés prematuros.
  • Padres que fumen o consuman alcohol, drogas o medicamentos sedantes.
  • Si alguno de los progenitores tiene cansancio extremo, como ocurre a veces en el postparto de la madre.
  • Compartir la cama con otros niños o familiares.
  • Practicar colecho sobre superficies blandas, como sillones, sofás, camas de agua, etc.

 

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo evitar la muerte súbita en bebés, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2014). Colecho, síndrome de muerte súbita del lactante y Lactancia Materna. Recomendaciones actuales de consenso.
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Medline Plus. (2019). Síndrome de muerte súbita del lactante.

Escribir comentario sobre Cómo evitar la muerte súbita en bebés

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo evitar la muerte súbita en bebés
Cómo evitar la muerte súbita en bebés

Volver arriba