Compartir

Remedios caseros para la afonía en bebés 

 
Por Eva Martínez Fierro. 7 julio 2020
Remedios caseros para la afonía en bebés 

La afonía es un trastorno caracterizado por la pérdida de la voz en su totalidad o parcialmente. Se produce cuando algún agente (como un virus, por ejemplo) dificulta el uso correcto de las cuerdas vocales. Los bebés que todavía no hablan pero están afónicos, mostrarán signos como gritos débiles o roncos o serán incapaces de emitir algún sonido.

La afonía en bebés es un proceso muy frecuente, tanto en la infancia como en la etapa adulta, que va acompañado de otros síntomas y es la consecuencia de alguna otra patología. En este artículo de paraBebés vamos a ver remedios caseros para la afonía en bebés y causas de la afonía en bebés.

Buscar la causa

Los adultos usamos muchos remedios caseros para paliar la afonía, pero ¿se pueden usar de igual forma en los bebés? Lo cierto es que para curar la afonía solo hay una única opción, que es buscar la causa que la está provocando y tratarla con la medicina apropiada y pautada por el o la pediatra. Es imprescindible que el bebé sea valorado y explorado para descartar patologías mayores.

Causas de la afonía en bebés

La afonía en los bebés, niños y niñas es un trastorno que aparece con mucha frecuencia y, por lo general, se debe a afecciones benignas. Esto quiere decir que normalmente las causas que originan la afonía se deben a procesos víricos que, una vez controlados y erradicados, harán que su voz vuelva a la normalidad. No suele durar más de dos semanas. Las causas más frecuentes por las que se produce la afonía en bebés son las siguientes:

  • Tos seca y afonía en bebés: la tos seca, parecida al ladrido de un perro, puede provocar irritación de garganta, haciendo que nuestro bebé presente afonía transitoria. No obstante, la tos seca es uno de los principales signos de laringitis. Aquí encontrarás información sobre la tos seca en bebés.
  • Laringitis en bebés: la laringitis es una inflamación de la laringe provocada por un virus respiratorio. Al inflamarse esta parte del cuerpo, se ven afectadas las cuerdas vocales, por lo que se produce la afonía. El o la pediatra evaluará cada caso y en unos días habrá desaparecido con la medicación recetada.
  • Mocos y afonía en bebés: la mucosidad se adhiere a la garganta y, en muchas ocasiones, provoca tos. Es uno de los primeros síntomas que aparecen antes de una laringitis, por lo que la afonía es totalmente normal en este caso. En este artículo hablamos de cómo quitar la mucosidad de la garganta.
  • Ronquera en bebés: la ronquera es el paso previo a la afonía. Se produce cuando la voz puede emitirse de forma parcial, casi susurrando. Si la garganta no descansa, la ronquera desemboca en afonía.

Por lo tanto, la principal causa de la afonía en bebés suele ser el proceso vírico denominado laringitis, que tiene asociados los síntomas que acabamos de ver. Si observas alguno de ellos en tu bebé, debes acudir al servicio médico para que sea valorado y le pauten un tratamiento lo antes posible.

No obstante, podemos aplicar ciertos remedios que ayudarán al bebé a recuperar la voz poco a poco y, sobre todo, a sentir menos incomodidad con la afonía. Vamos a verlos.

Beber mucho líquido

Una buena hidratación es fundamental para el cuerpo humano y necesaria para recuperarse de un proceso vírico como la laringitis. Por ello, es fundamental ofrecer a nuestro bebé leche de forma habitual, si es menor de 6 meses de edad, y/o agua si ya tiene más de 6 meses y ha comenzado la alimentación complementaria.

Además, beber líquido calmará las molestias de la garganta, calmando la tos y deshaciendo la mucosidad que pueda estar presente. Estar hidratado será el primer remedios caseros para la afonía en bebés.  Es mejor evitar las bebidas muy frías.

Mantener los niveles de humedad

Un ambiente muy seco en la habitación donde duerme el bebé puede incrementar la afonía y las molestias de la garganta. La calefacción y el aire acondicionado son factores que contribuyen a ello. Un humidificador será de gran ayuda si vuestra casa tiene un ambiente muy seco, ya que mantendrá la humedad adecuada para la salud de bebés y adultos.

No fumar

Evita fumar y que otros fumen dentro de casa y no cojas a tu bebé con la misma ropa que uses para ello. Además de incrementar su afonía, pones en riesgo tu salud y la de tu bebé.

Hablar en tono normal

Cuando gritamos o elevamos la voz, las cuerdas vocales realizan un sobreesfuerzo que puede hacer que se resientan. En caso de estar comenzando un proceso vírico de las vías respiratorias, alzar la voz puede desencadenar la afonía de una forma rápida.

Los bebés no pueden asociar este hecho por lo que, los adultos, tenemos que dar ejemplo y hablar de forma normal. Ellos imitan todo lo que hacen sus personas de referencia y, si se mueven en un ambiente donde el tono de voz es muy alto, tenderán también a hacerlo.

Acostarle boca arriba

La posición boca arriba con la cabeza ladeada permite una mejor entrada de aire por las vías respiratorias, además de prevenir el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante. Al respirar mejor, su garganta se mantendrá mejor hidratada y no se acumulará tanta mucosidad.

Utilizar ajo y cebolla

Estos dos alimentos son antibióticos naturales que pueden ayudar a combatir algunas infecciones. A partir de los 6 meses de edad se pueden incorporar a la comida de los bebés, por lo que puede ayudar a fortalecer su sistema inmunitario y ayudarle a recuperarse antes.

Otro remedios caseros para la afonía en bebés consiste en poner media cebolla en la habitación donde duerme el bebé, ya que ayudará a reducir su tos, aliviando así las molestias de la garganta.

Agregar miel

La miel pura, libre de azúcares añadidos, es muy beneficiosa para el organismo y alivia las molestias que se producen en la garganta. Por tanto, puede ser otro de los remedios caseros para la afonía en bebés. Es un alimento con el que hay que tener precaución, ya que puede provocar botulismo, una enfermedad potencialmente mortal para los bebés. Por lo tanto, si tu bebé es menor de 1 año de edad no debe tomarla bajo ningún concepto. En caso de ser mayor, puedes ofrecerle una cucharadita pequeña.

En definitiva, la afonía en bebés es más habitual de lo que parece pero normalmente se debe a causas simples y pasajeras. Consultar a su pediatra es esencial y tomar ciertas medidas como las que hemos visto, ayudarán a nuestro bebé a volver a la normalidad rápidamente.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para la afonía en bebés , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Arroba Basanta, M.L. (2013). Laringitis aguda (Crup). Anales de pediatría. Asociación Española de Pediatría.1(S1), 55-61.
  • Equipo iSalud. (2019). ¿Existen los antibióticos naturales?
  • Organización de Consumidores y Usuarios. (2019). Botulismo infantil por consumo de miel.

Escribir comentario sobre Remedios caseros para la afonía en bebés 

¿Qué te ha parecido el artículo?

Remedios caseros para la afonía en bebés 
Remedios caseros para la afonía en bebés 

Volver arriba