Compartir

Tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas

 
Por Sheila Peón. 31 marzo 2020
Tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas

La piel de los bebés es muy delicada si se expone a cualquier factor externo, ya que es más delgada que la de los niños más mayores y la de los adultos. Esto hace que cualquier sustancia tanto buena como nociva penetre en la piel más fácilmente.

Es frecuente que los bebés tengan de vez en cuando alguna rozadura, sobre todo durante el verano. Estas rozaduras no dejan de ser heridas en la piel, y si empeoran y no se tratan, pueden llegar a provocar una infección.

En este artículo de paraBebés vamos a ver los tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas, cómo las podemos evitar en los recién nacidos, de qué forma se curan y se pueden aliviar estas molestas rozaduras y cuáles son los remedios caseros que son seguros de aplicar en la piel de los bebés.

Tipos de rozaduras en bebés

Las rozaduras se pueden producir en cualquier parte del cuerpo, por ejemplo, por fricción con las prendas de ropa o en pliegues como el cuello, pero lo más habitual es que en los bebés aparezcan sobre todo en la zona del pañal, ya que esta zona sufre en mayor medida que las demás por diferentes motivos:

  • La humedad del sudor y de la orina.
  • El roce del propio pañal sobre la piel.
  • La irritación que puede producir las heces al contacto directo con la piel, en especial si tienen diarrea. Las deposiciones contienen unas enzimas que irritan.
  • La sensibilidad a productos químicos como los detergentes, jabones o suavizantes.
  • Si está en tratamiento con antibiótico tiene más posibilidades de desarrollar una candidiasis en la zona del pañal.
  • Durante la salida de los dientes se produce mayor cantidad de saliva, y parte de esta saliva se traga y llega hasta las cacas, haciendo que estas se vuelvan más irritantes.
  • Alergia a alguna sustancia de los productos usados sobre la piel de los bebés, como el perfume de las toallitas húmedas.

Estas rozaduras pueden ser leves, en el caso de que solamente haya un ligero enrojecimiento de la piel, o más graves si la piel no ha mantenido su integridad, es decir, que existen ampollas o heridas abiertas.

Ahora bien, en la piel de los pequeños podemos observar tres tipos de dermatitis:

1. Dermatitis de contacto

En la mayoría de los casos nos vamos a encontrar este tipo de dermatitis. Se produce por fricción directa entre la piel y el pañal, agravándose si se deja mucho tiempo sin cambiar el pañal sucio y húmedo o si el bebé tiene diarrea en ese momento.

2. Dermatitis alérgica

Es poco probable, pero puede suceder que el niño o la niña tenga alergia a algún componente de los productos para su higiene. Si esta dermatitis aparece de repente, debemos pensar si hemos utilizado algún producto por primera vez en su piel ese día o en los días previos.

3. Dermatitis seborreica

Este tipo de rozadura, principalmente, se observa en el cuero cabelludo, pero en ocasiones también en el área del pañal.

 

Cómo evitar rozaduras en bebés recién nacidos

La mejor acción que podemos llevar a cabo los padres es la prevención en esta piel tan sensible. Para ello a continuación te proponemos una serie de consejos:

  • Higiene. La higiene es muy importante, hay que mantener la zona del pañal y los pliegues del cuerpo limpios y secos. Pero tampoco hay que obsesionarse, ya que un aseo excesivo puede hacer perder la protección natural de la piel y agravar aún más la situación.
  • Cambios del pañal frecuentes. Se debe cambiar el pañal cada poco tiempo (revisar cada 2-3 horas) para evitar en la medida de lo posible la humedad de la orina y secar muy bien antes de poner el pañal nuevo. Si se utilizan pañales de tela, estos deben estar muy bien enjuagados tras cada lavado, para eliminar cualquier resto de jabón que pudiera quedar.
  • No dejar demasiado apretado el pañal. La piel no respira y además puede que el pañal roce en exceso la piel.
  • Utilizar toallitas húmedas sin fragancia. Las fragancias a veces pueden provocar alergias, así que cuantos menos químicos contengan las toallitas, mejor.
  • Aplicar crema protectora. Existen en el mercado cremas protectoras para la zona del pañal de aplicación tras cada cambio del pañal. Con ellas se consigue crear una barrera protectora que hace que la piel quede más protegida ante la orina y las heces.

Cómo curar y aliviar las rozaduras en bebés

Las rozaduras producen una serie de molestias en los bebés, entre ellas enrojecimiento de la piel, irritación, inflamación, incomodidad, ardor e incluso dolor, por lo que es importante actuar rápidamente para que desaparezcan lo antes posible.

Si además aparecen ampollas, heridas abiertas o secreciones con pus, se deberá acudir al pediatra porque es posible que se necesite un tratamiento farmacológico.

Desde casa se pueden seguir estas pautas para que esas molestas rozaduras desaparezcan en un periodo corto de tiempo:

  • Que siempre esté limpio y seco. En cuanto notemos que ha humedecido el pañal, hay que cambiárselo, y posteriormente secar muy bien a toquecitos, sin frotar.
  • Se puede probar a cambiar la marca de los pañales. Quizás esa marca en concreto puede contener algún elemento que provoque una reacción en la piel del bebé.
  • Si puede estar sin pañal, mejor. El hecho de que el bebé esté sin pañal y tenga la piel al aire el mayor tiempo posible la hace respirar y no permite la humedad, los roces ni el sobrecalentamiento de la piel. Si se hace durante el verano se hace mucho más fácil, incluso sería conveniente que durmiera por las noches en la cuna sin el pañal, poniendo un buen protector del colchón. Si hace más frío y es imposible llevarlo a cabo, hay que procurar que entre los cambios de pañal se deje la piel al aire durante unos 5-10 minutos.
  • No utilizar toallitas húmedas de supermercado. Es preferible asearlo con agua, ya que así nos aseguramos de que no estamos utilizando alcohol ni químicos sobre su piel enrojecida.
  • Las cremas deben ser específicas para la piel de los bebés.
  • Lavar sus prendas de ropa separadas del resto de la ropa de la familia. Además, hay que utilizar un detergente para pieles sensibles (sin perfume) y no usar suavizante.
  • Mantener las uñas del bebé cortas, para que no pueda rozar ni rascar la rozadura. Aquí encontrarás cómo cortar las uñas a un bebé.

 

Remedios caseros para rozaduras de bebé

Las evidencias científicas nos dicen que la mayoría de los remedios que consideramos “caseros” no sirven para los problemas en la piel de los bebés, en especial si la integridad de la piel no está conservada.

Deben evitarse productos como el talco, las harinas como la de avena o la maicena porque fomentan las infecciones por el hongo Candida (candidiasis) y los aceites naturales tampoco son muy aconsejables porque aunque hidraten, no dejan respirar la piel.

Lo que sí que aporta muchos beneficios es la leche materna. Su consumo disminuye en gran medida el riesgo de infecciones, y además aplicando una pequeña cantidad de leche de la madre sobre la piel enrojecida (sin heridas abiertas) ha demostrado tener propiedades antibacterianas.

Si deseas utilizar algún remedio casero sobre las rozaduras de tu bebé, es preferible consultarlo previamente con el pediatra, para evitar males mayores.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2015). Dermatitis del pañal.
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Galán Bertrand, L.; (2018). Dermatitis del pañal.

Escribir comentario sobre Tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas
Tipos de rozaduras en bebés y cómo curarlas

Volver arriba