menu
Compartir

Angioma en bebés: qué es, causas, tipos y tratamiento

 
Por Yurisbeth Zanotty. 18 mayo 2021
Angioma en bebés: qué es, causas, tipos y tratamiento

En ocasiones, los niños pueden nacer con lesiones vasculares, difíciles de ver al principio, pero que se evidencian por el crecimiento de vasos sanguíneos en distintas zonas de la piel. Normalmente, florecen entre las primeras cuatro semanas después del nacimiento.

Al comienzo, se observa como una pequeña “mancha”, moretón o rasguño de color rojo o morado, que puede aparecer en cualquier lugar de la superficie de la piel, con predilección en cuello, tórax, espalda y hombros. Existen varias formas de manifestación y se clasifican en dos grupos: tumores benignos y malformaciones vasculares, que se van a diferenciar principalmente, cuando las lesiones se hacen visibles. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos acerca de qué es el angioma en bebés, sus causas, tipos y tratamiento.

¿Qué es angioma en bebés?

El angioma es un tipo de tumor vascular benigno, es decir, que tiene relación con los vasos sanguíneos y no representan riesgos para la salud. No causan dolor y la mayoría se resuelve de forma espontánea. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que, de acuerdo a su localización y por involucrar los vasos sanguíneos, siempre existe un riesgo latente, sobre todo a nivel estético.

Los hemangiomas o angiomas infantiles, al principio crecen de forma rápida para luego detener su evolución y reducirse, hasta desaparecer lentamente en un proceso conocido como involución. Esta es una condición importante para el momento de diferenciarlos de otras malformaciones vasculares, que no se reducen y persisten durante toda la vida, algunas incluso pueden involucrar a los capilares sanguíneos, las arterias, las venas y los vasos linfáticos anómalos, se desarrollan conforme el bebé va creciendo en tamaño, pero no desaparecen.

Es fundamental, que el o la pediatra pueda establecer un diagnóstico diferencial para ofrecer el tratamiento adecuado, según sea el caso. Estas lesiones no son visibles al momento del nacimiento, sino al transcurrir algunas semanas de vida. Los angiomas en bebés pueden ser abultados o con relieve, suelen estar en la nuca, espalda, tórax o en el cuello o la cara.

Causas en bebés

Se desconocen las causas exactas de aparición de angiomas en bebés, lo que sí es cierto es que existen factores predisponentes, que no están relacionados con una acción que la madre haya hecho o una comida que haya ingerido durante el embarazo. A continuación, te mencionamos algunas de las causa de los angiomas en bebés:

  • Los angiomas se dan más en las niñas que en los niños.
  • Los bebés que nacen antes del tiempo estimado, es decir, bebés prematuros.
  • Los bebés con bajo peso al nacer.
  • Hijos de madres con edad avanzada, embarazos múltiples (mellizos y trillizos).
  • Que la madre presenta alguna anormalidad en la placenta u otra estructura materna.

Los angiomas comienzan su crecimiento a las pocas semanas de vida del bebé y lo hacen aproximadamente hasta los 2 o 4 meses, deteniendo su evolución para el mes 8, aproximadamente.

Tipos de angiomas en bebés

El angioma tendrá un aspecto característico, que permitirá establecer su clasificación.De acuerdo a su profundidad se clasifican en superficiales, profundos o moxtos. Además, según su localización los podemos clasificar en parches de salmón, cuando son localizados y manchas de oporto, cuando son segmentarios. Vamos a ver cada uno de los tipos de angiomas en bebés:

  • Angiomas superficiales: se conocen como hemangiomas capilares, en fresa o simples, pero el término clínico adecuado es hemangioma infantil superficial. Se observa una turgencia de color rojizo sobre la piel, semanas posteriores del nacimiento del bebé, principalmente en el cuello y la cara.
  • Angiomas profundos: se conoce como hemangioma cavernoso, pero este término es confuso y es mejor evitarlo, porque puede causar confusiones. Aparecen en zonas de tejido más profundo, como una turgencia de tonos azules o rojizos llenas de sangre, y pueden palparse.
  • Angiomas mixtos: es una combinación con ambas características clínicas de los mencionados anteriormente, tanto superficiales como profundas.
  • Parches de salmón: son los angiomas más comunes en los recién nacidos, aparecen como manchas de tono rosado que se visualizan claramente en la piel, principalmente en áreas como los labios, la frente, el cuello, los párpados y las cejas.
  • Manchas de Oporto: son angiomas que se observan como pequeños vasos sanguíneos dilatados, generalmente en la cara. El tamaño puede ser variado, desde diminuto hasta muy grande, que abarque gran parte de la superficie del cuerpo. Generalmente aparecen en cualquier zona de la piel, y son más extensos, por lo que necesitan un tratamiento más específico y mayor seguimiento, en comparación con los angiomas localizados.
Angioma en bebés: qué es, causas, tipos y tratamiento - Tipos de angiomas en bebés
Imagen: Clínica Herrera

Tratamiento del angioma en bebés

¿Cuál es el mejor tratamiento para el angioma del bebé? La forma de tratar los angiomas varía según el tamaño, tipo y localización. Lo más recomendable es acudir al dermatólogo que establecerá el diagnóstico oportuno.

Durante la primera etapa de proliferación, el angioma deberá ser monitoreado constantemente, una forma útil de hacerlo es realizando registro de su evolución mediante fotografías, para determinar la velocidad de crecimiento.

Generalmente, los angiomas tipo fresa, cavernosos o parches de salmón, son transitorios y no necesitan tratamiento. Como hemos comentado anteriomente, pueden desaparecer lentamente. ¿Cuándo desaparece un angioma en un bebé? Algunos desaparecen en el transcurso del primer año de edad, aunque puede tardar algunos años para que desaparezca por completo.

Por otro lado, los angiomas de tipo segmentario o manchas de Oporto, requerirán atención, únicamente si:

  • Aumentan de tamaño, cambian de forma o de color.
  • Presentan dolor.
  • Causan algún tipo de alteración tanto física como emocional.

La mayoría de estas alteraciones no reciben tratamiento, hasta que el niño tenga una edad mínima de 6 años, o hasta observar cómo es el curso natural de la lesión. Se puede utilizar:

  • El medicamento cortisona por la vía oral o inyectable para reducir el tamaño del angioma, que crece rápidamente y afecte algún órgano vital.
  • Medicamentos beta-bloqueadores.
  • Cirugía con láser.
  • Extracción quirúrgica.

Es importante que la familia del bebé esté informada de que cuando el angioma involuciona naturalmente, puede ocasionar cicatrices o atrofias en la piel.

Si deseas leer más artículos parecidos a Angioma en bebés: qué es, causas, tipos y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Hernández-Zepeda, C., & García-Romero, M. T. (2017). Hemangiomas infantiles. Acta pediátrica de México, 38(3), 202-207.
  • San Pablo, A., & Calderón-Castrat, X. (2016). Anomalías vasculares. Pediatr Integral, 3, 159-168.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Angioma en bebés: qué es, causas, tipos y tratamiento
Imagen: Clínica Herrera
1 de 2
Angioma en bebés: qué es, causas, tipos y tratamiento

Volver arriba