menu
Compartir

Anemia en bebés: síntomas, tipos y tratamiento

 
Por Yurisbeth Zanotty. 31 marzo 2021
Anemia en bebés: síntomas, tipos y tratamiento

Los glóbulos rojos contienen una proteína llamada hemoglobina, que se encarga de transportar oxígeno a cada tejido y órgano de nuestro cuerpo, para que funcionen perfectamente. La anemia se produce cuando estos elementos disminuyen en la sangre, ocasionando alteraciones en nuestro organismo.

Se estima que esta enfermedad se produce con mucha frecuencia en la infancia (aproximadamente el 20% de los niños en los países desarrollados y la cifra es mayor en los subdesarrollados), las causas son variadas al igual que el tiempo de duración, siendo muy importante tratarla a tiempo para evitar desenlaces graves o fatales. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos acerca de anemia en bebés: síntomas, tipos y tratamiento.

Síntomas de anemia en bebés

Los síntomas de la anemia no son fáciles de determinar en etapas tempranas, básicamente va a depender de la velocidad de regeneración que tenga la médula ósea y la velocidad de creación de nuevos glóbulos rojos (GR).

Generalmente, las alteraciones o los signos se observan cuando la anemia es aguda o grave. Por ejemplo, al perder sangre, cuando existe destrucción de glóbulos rojos o su producción es inadecuada. Esto se debe a que el cuerpo desarrolla mecanismos compensadores para tolerar la deficiencia de (GR), y los signos aparecen paulatinamente. Los principales síntomasde la anemia en bebés son:

  1. Palidez de la piel y mucosas.
  2. Cansancio o fatiga.
  3. Taquicardia: frecuencia cardíaca elevada.
  4. Dificultad para respirar.
  5. Irritabilidad.
  6. Aumento en la caída del cabello.
  7. Hígado y bazo recrecido.
  8. Color amarillo en los ojos o en la piel.
  9. Coluria. Orina color oscura.
  10. Falta de apetito.
  11. Peso corporal bajo.
  12. Retrasos en el aprendizaje, déficit de atención, retrasos en el desarrollo.
  13. Afinidad por comer tierra.

Cómo detectar la anemia en bebés

Adicionalmente a los síntomas mencionados en el apartado anterior, la forma más rápida de detectar anemia es realizando análisis de laboratorio:

  1. Hemograma: es útil para medir y cuantificar varios elementos de la sangre, principalmente la hemoglobina, el hematocrito y los reticulocitos, estos valores varían de acuerdo a la edad, y los signos de alarma son los siguientes: valores de hemoglobina bajos por debajo de 9 g/dl antes de las cuatro semanas de vida.

Normalmente, se presenta anemia fisiológica del lactante con valores de hemoglobina entre 9-11 mg/dl, a las 8-12 semanas de vida en los bebés que nacen con más de 37 semanas de gestación y a las 3-6 semanas en bebés con menos de 37 semanas. Estos datos son muy importantes para diferenciarlo de condiciones de enfermedad por otros motivos.

  • Los valores de hematocito bajos. Este valor define la cantidad (en volumen) de glóbulos rojos que están presentes en la sangre total, y varía según la edad.
  • Los valores de reticulocitos (glóbulos rojos inmaduros) aumentados: lo que sugiere que hay una producción extra de glóbulos de rojos, que no llegan a madurarse completamente, bien sea para compensar la destrucción de los mismos o por alguna hemorragia presente.
  • Realizar perfil renal: porque algunas anemias cursan con aumento en los valores de bilirrubina.
  • Realizar frotis de sangre periférica, que ayuda a determinar anemias (esferocitosis, eliptocitosis, drepanocitosis).
  • Medir el hierro en la sangre porque es un valor fundamental para diagnosticar anemia, este valor se altera en muchas circunstancias (infecciones), pero principalmente en anemia ferropénica. Otro dato es que el hierro no suele disminuir en bebés hasta después de 6 meses de vida, por lo cual si está bajo indica que existe pérdida de sangre o destrucción de glóbulos rojos (hemólisis).

Tipos de anemia en bebés

Veamos los tipos de anemia y la edad en que se presentan.

  • Fisiológica: al nacer.
  • Por bajo depósito de Fe (hierro): al nacer Al nacer y hasta los 12 meses.
  • Por infección: desde los 6 meses y hasta los 24 meses.
  • Por alteraciones en la Hb: desde los 6 meses y hasta los 24 meses.
  • Por deficiencia de Fe (ferropénica): desde los 12 meses y hasta los 36 meses.
  • Por deficiencia de ácido fólico: desde los 12 meses y hasta los 36 meses. La anemia por deficiencia de hierro y ácido fólico pueden aparecer, incluso, cuando los bebés se alimentan con fórmula fortificada en los primeros 12 meses de vida.
  • Por deficiencia de vitamina B12: desde los 12 meses y hasta los 36 meses.
  • Por otras causas: desde el nacimiento en adelante. La anemia por otras causas se relaciona con los niños aparentemente sanos que presentan valores de hematocrito y Hb bajos para la edad, sin causas aparentes.

Cómo curar la anemia en bebés

¿Cómo combatir la anemia en un bebé? La forma adecuada para tratar la anemia en los bebés es aportando alimentos con alto contenido de hierro, así como suplementos de hierro, que son indicados por el pediatra en las consultas.

  1. Los suplementos con hierro se deben tomar una vez al día por seis meses, según indicaciones médicas. Es esencial que cumpla fielmente con el tratamiento de suplementos de hierro oral y debe dárselo separado de las comidas.
  2. Controlarlo con su pediatra permite que se realicen análisis de sangre cada tres meses y visualizar la evolución.
  3. Proporcionarle una dieta basada en alimentos con alto contenido de hierro, sobre todos los de origen animal, que se absorben mucho mejor.
  4. Limitar darle alimentos que le impidan absorber el hierro. Siempre acompañar sus comidas con vitamina C para ayudarles en este proceso, por ejemplo el zumo de naranja natural.

 

Alimentación para la anemia en bebés

¿Qué es bueno para la anemia en bebés? ¿Qué le puedo dar a mi bebé si tiene anemia?

  1. Si el bebé solo se alimenta con leche materna, tal vez sea correcto administrarle suplementos de hierro, bajo prescripción médica.
  2. Si recibe leche artificial, probablemente ya venga fortificada con hierro y esté recibiendo parte de la dosis que necesita para compensar el déficit en su cuerpo, sin embargo, es importante evaluar que sea suficiente.
  3. A partir de los 6 meses puedes ir introduciendo alimentos ricos en hierro, de acuerdo a su tolerancia oral, como purés de carne, de frijoles o cereales fortificados con hierro.
  4. Cuando los niños estás más grandes se puede ofrecer: carne roja, pescado, espinacas, legumbres como los frijoles, lentejas y guisantes.
  5. La leche es importante, pero no en exceso, se recomienda no darles más de 24 onzas o 710 mililitros de leche u otros productos lácteos (queso, yogures), por día a niños entre 1 y 6 años, porque la leche entorpece la absorción de hierro y también favorece la aparición de parásitos intestinales.
  6. Ofrecerles zumos de frutas ricos en vitamina C tales como: naranja, melón, fresas, piña, tomate, entre otras.

Si deseas leer más artículos parecidos a Anemia en bebés: síntomas, tipos y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Fernández, N., & Aguirrezabalaga, B. (2006). Anemias en la infancia. Anemia ferropénica. Bol Pediatr, 46(1), 311-7.
  • G. Arca, X. Carbonell. (2008). Anemia neonatal. Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neonatología. 37: 363-371.
  • M. Pavo, M. Muñoz, M. Fernández. (2016). Anemia en la edad pediátrica. Form Act Pediatr Aten Prim. 9:(4):149-55.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Anemia en bebés: síntomas, tipos y tratamiento
Anemia en bebés: síntomas, tipos y tratamiento

Volver arriba