menu
Compartir

Milium en el bebé: qué es, causas y tratamiento

 
Por Leidy Mora. 27 abril 2021
Milium en el bebé: qué es, causas y tratamiento
Imagen: Made for mums

La piel del recién nacido es muy sensible y delgada, esto hace que su función protectora y del manejo de la temperatura corporal aún no estén desarrolladas, esto puede ocasionar que el bebé tenga algunas reacciones en la piel producto de la adaptación al medio los primeros meses. Una de estas condiciones es el milium, una afección dermatológica facial frecuente que afecta a un 50% de los bebés.

En este artículo de paraBebés, hablaremos del milium en el bebé, te diremos qué es, cuáles son las causas de su aparición, el tratamiento y algunos cuidados que se deben tener en cuenta para disminuir esta esta alteración dermatológica en el bebé.

¿Qué es el milium?

El milium es una alteración de la piel del recién nacido que se caracteriza por la presencia de granos o pápulas de aproximadamente uno a dos milímetros de diámetro que se tornan de un color blanquecino y amarillento. Aparecen mayormente en la nariz, mejillas, frente y mentón.

Estos quistes de milium o milia, como también se denomina, es una de las condiciones fisiológicas de la piel más comunes, estas pequeñas pápulas lisas intraepidérmicas contienen queratina y sebo. La cantidad de pápulas en la piel varía en cada bebé, en algunos son más notables, en otros casi imperceptibles.

La queratina es la principal proteína de la piel, pelo y uñas. Su función es impermeabilizar y proteger la piel, la regenera y además ayuda a que esta sea firme y elástica. En esta afección, los restos de esta proteína se quedan en la piel, formando estos quistes visibles.

Aunque podamos sentirnos intranquilas al ver a nuestro bebé con esta erupción, no debemos preocuparnos, pues con el pasar de los días la piel del bebé irá madurando y poco a poco incorporándose a sus funciones de barrera corporal, de esta forma se revertirá este proceso, desapareciendo estas vesículas blancas.

¿Qué causa el milium en el bebé?

¿A qué se debe el millium facial del recién nacido? Este proceso fisiológico es causado por la obstrucción de las glándulas sebáceas de la piel del bebé por no estar lo suficientemente desarrolladas las primeras semanas de vida, esto hace que se produzca una acumulación de queratina en la piel que formará estos sacos o pápulas visibles sobre su rostro y algunos casos extenderse sobre el tronco.

También pueden aparecer también en la mucosa bucal, denominándose perlas de Ebstein. Puede aparecer en la zona genital, alrededor del prepucio, aunque es poco frecuente.

El milium en el bebé no requiere otras pruebas para su diagnóstico, el pediatra o dermatólogo hará su valoración con solo observar las lesiones.

Tratamiento del milium en el bebé

El milium en el bebé suele tener una curación espontánea al cabo de 6 a 8 semanas sin dejar rastros ni cicatrices, por lo que no necesita un tratamiento farmacológico especifico. Al ser esta afección benigna y especifica de la epidermis, no suele producir otros malestares o picor en la zona, por lo que no debes preocuparte en pensar que el bebé puede estar sintiendo alguna incomodidad.

Si se presentan quistes de milium en zonas como alrededor de los ojos o en la boca, su curación es un poco más lenta pudiendo expenderse hasta los 4 meses. Siempre es recomendable que mientras el bebé tenga estas pápulas en la piel, sea valorado por el especialista periódicamente.

Se debe prestar atención a síntomas de infección en la piel, aunque no es común que se desarrolle por milium, la piel del bebé aun no es lo suficientemente desarrollada para cumplir su función protectora, lo que puede favorecer la invasión gérmenes.

En este artículo, puedes ver más información sobre el acné neonatal.

Cuidados de la piel del bebé con milium

El cuidado de la piel del bebé favorecerá a que esta erupción cese sin dejar cicatrices. Si tu bebé presenta esta afección, sigue estas recomendaciones:

  • Mantén la higiene de la piel del bebé, lavando con jabón hipoalergénico PH neutro y agua tibia.
  • No se debe frotar la piel del bebé, en especial donde están las lesiones. Seca el rostro y el cuerpo del bebé con una toalla suave, realizando palmaditas.
  • No intentes explotar los granitos formados, pues puede dejar cicatrices o incluso infectarse.
  • No uses jabones fuertes, lociones o aceites en el bebé, en especial los tres primeros meses, pues podrían ocasionar dermatitis y alergias.
  • Si estas pápulas no desaparecen luego de los 3 meses, debes llevar al bebé al especialista.

Las alteraciones de la piel del recién nacido son frecuentes. En las primeras semanas, el bebé puede presentar algunas reacciones dermatológicas transitorias, generalmente causadas por la adaptación de la epidermis al nuevo medio ambiente. Para tu tranquilidad, siempre es recomendable que sea el pediatra o el especialista en dermatología el que valore estas lesiones en la piel, pues las afecciones dermatológicas tienden a ser muy similares visualmente y solo un profesional puede realizar el correcto diagnóstico.

En el siguiente artículo, encontrarás más información sobre los granitos en la cara del bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a Milium en el bebé: qué es, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Miñana, V. (2012). Trastornos cutáneos más frecuentes del recién nacido y del lactante. Revista Pediátrica Integral; XVI(3): 195-208
  • Vilarrasa E. (2008). La piel del recién nacido. Atención especial. España. Recuperado de: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-la-piel-del-recien-nacido--13130746

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Milium en el bebé: qué es, causas y tratamiento
Imagen: Made for mums
Milium en el bebé: qué es, causas y tratamiento

Volver arriba