Compartir

Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer

 
Por Eva Martínez Fierro. 26 agosto 2020
Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer

La alimentación complementaria de los bebés en muchas ocasiones supone un quebradero de cabeza para los padres y madres, ya que ven que sus hijos e hijas no comen lo que les preparan con todo el cariño y se traduce en una enorme frustración. De pronto, se cuestionan si lo están haciendo bien, por qué sus bebés no quieren comer nada, por qué de repente rechazan alimentos que les encantaban y qué pueden hacer al respecto.

Por eso, en este artículo de paraBebés acerca de mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer, vamos a dar respuesta a si es normal que a un bebé no le guste la fruta, por qué no la quiere de repente y qué hacer para que coma.

¿Es normal que mi bebé no quiera la fruta?

La fruta es uno de los alimentos más sanos que tenemos, ya que es totalmente natural, está formada principalmente por agua, llena de nutrientes y vitaminas y hay muchísima variedad. Normalmente, son una de las primeras cosas que empiezan a probar los bebés a partir de los 6 meses de edad, fecha que marca el inicio seguro de la alimentación complementaria después de haberse alimentado exclusivamente de leche hasta entonces.

Pero llegado el momento, puede que tu bebé rechace la fruta o cualquier otro alimento que le ofrezcas y esto se debe a varios motivos:

  • Puede que sea pronto y aún conserve el reflejo de extrusión.
  • Necesita tiempo para adaptarse a los nuevos sabores y texturas que se le ofrecen.
  • Prefiere otro formato: si le das papilla, igual prefiere probar la fruta en trozos.
  • Tiene molestias debidas a la dentición.

Los bebés pueden comer cualquier tipo de fruta a los 6 meses de vida, incluso las frutas con pelo como melocotones o fresas que antes estaba recomendado introducirlas más tarde. Además, se necesita probar un alimento entre 15 y 21 veces para determinar si les gusta o no les gusta, por lo que seguir ofreciendo sin obligar, será la mejor estrategia.

Por lo tanto, es normal que al principio los bebés rechacen la fruta y nosotros lo interpretemos como que no les gusta, pero, ¿qué pasa si nuestro bebé comía muy bien y ahora de repente no quiere fruta? Vamos a verlo a continuación.

Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer - ¿Es normal que mi bebé no quiera la fruta?

Por qué mi bebé no quiere fruta de repente

Nuestro bebé comía fenomenal, se tomaba toda la fruta en trozos o en papilla y, de un momento a otro, de repente la rechaza, no quiere comerla, la escupe o la tira al suelo. Los padres y madres tenemos tan metido en la cabeza que la fruta es imprescindible en la dieta por sus beneficios, que en ese momento entramos en pánico y pensamos que nunca más van a comerla. En definitiva, la frustración se apodera de nosotros.

No obstante, lejos de este pensamiento lógico, existe la explicación a por qué sucede esto y por qué es totalmente normal que un bebé no quiera la fruta de repente:

  • Crisis de crecimiento: alrededor del año, el crecimiento se ralentiza y los niños y niñas atraviesan una etapa en la que disminuye su ingesta de comida y suele aumentar su demanda de leche. Algunos bebés tendrán esta actitud más marcada que otros para los que puede pasar incluso desapercibida.
  • Dentición o enfermedades: la salida de dientes suele ser bastante molesta para los bebés y, en muchas ocasiones, dejan de comer hasta que les rompe la encía. Lo mismo sucede cuando enferman.
  • Selectividad: los niños y niñas pasan diferentes etapas en las que pueden volverse muy selectivos con algunos alimentos y, temporalmente, rechazar aquellos que hasta entonces les encantaban.

Aun así, las conductas de los niños y niñas son imprevisibles y, como no pueden explicarnos con palabras lo que les pasa, a veces nos cuesta entender las señales que nos envían. Por ello, vamos a ver qué hacer para que un bebé coma fruta.

¿Qué hacer para que un bebé coma fruta?

En caso de que tu bebé no quiera comer fruta y esté pasando por una etapa muy selectiva con la comida, puedes adoptar una serie de estrategias para que vuelva a mostrar interés por ella:

  • Sigue ofreciéndole fruta aunque la rechace y creas que no va a comerla, alguna vez volverá a hacerlo. Cuanto más ofrezcas, más posibilidades hay de que la acepte.
  • No le obligues a comer, solo conseguirás crear una mala relación con la comida.
  • Respeta sus signos de hambre/saciedad.
  • Ofrécele la fruta en distintos momentos del día: desayuno, comida, merienda, cena, entre horas...
  • Cambia el formato: ofrécele papilla de fruta, fruta fresca en trozos, en tortitas, en bizcochos, en porridge, etc. A veces, cambiando la textura vuelven a aceptarla.
  • Cambia la presentación: hazla al horno, en brochetas, en macedonia, papilla con una única fruta...
  • No lo mezcles con otro tipo de sabores como galletas o cereales. Es probable que después la rechacen al no conocer su sabor real.
  • Predica con el ejemplo. Si te ven comer fruta, lo más probable es que ellos también la quieran.

Y, sobre todo, ten mucha paciencia y dale el tiempo que necesite. Además, debes recordar que una cosa es la cantidad que nosotros queramos que los bebés coman y otra es la cantidad que necesitan realmente. Puede que con una cucharada de papilla o un mordisco de plátano ellos tengan suficiente, aunque a nosotros pueda parecernos que no han comido nada.

Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer - ¿Qué hacer para que un bebé coma fruta?

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • González, C. (2012). Mi niño no come. Temas de hoy: Barcelona

Escribir comentario sobre Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer
1 de 3
Mi bebé no quiere fruta: por qué y qué hacer

Volver arriba