Compartir

Qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla

 
Por Eva Martínez Fierro. 28 enero 2020
Qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla

¡Por fin llega el esperado momento de comenzar la alimentación complementaria de tu bebé! Tienes todo preparado: el babero, el puré o la papilla, la cuchara y a tu bebé sentado en la trona esperando para comer. Es muy emocionante porque hasta ahora solo se había alimentado de leche y tienes mucha ilusión por que empiece a probar nuevos sabores. Pero cuando el bebé ve acercarse la cuchara a la boca… oh oh… la cierra herméticamente y ¡no hay forma de que coma! Es un problema bastante habitual, por eso, en este artículo de paraBebés vamos a ver las causas de por qué el bebé no quiere comer papilla y qué hacer al respecto.

Por qué mi bebé no quiere comer papilla

Los bebés, desde el momento de su nacimiento, se alimentan exclusivamente de leche materna o de leche de fórmula. El paso de la leche a las papillas, supone un cambio brusco para él, porque pasará de succionar del pecho o del biberón a comer con la cuchara una textura y un sabor bastante diferente al que están acostumbrados desde hace meses.

Si nuestro bebé lo rechaza, lo primero que debemos tener en cuenta es que cumpla los requisitos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Asociación Española de Pediatría (AEDP). Si no los cumple, no está preparado para comer aunque el o la pediatra insistan en comenzar de una forma precoz. Muchos profesionales sanitarios no se encuentran actualizados y dan recomendaciones de hace años. Los requisitos que nos indicarán que nuestro bebé está listo para comenzar con la alimentación complementaria son los siguientes:

  • Tener 6 meses de vida cumplidos. Antes de esa edad, su sistema digestivo no es lo suficientemente maduro para digerir otro tipo de comida diferente a la leche.
  • Reflejo de extrusión: debe haber desaparecido. Es un reflejo innato que hace que los bebés expulsen con la lengua cualquier cosa que se introduzca en su boca diferente al pecho o a las tetinas. El reflejo de extrusión desaparece en algún momento antes de los 6 meses de edad y podemos comprobarlo haciendo una prueba con una cucharilla vacía. Si la metemos en su boca y la expulsa, todavía conserva este reflejo.
  • Mantenerse sentado sin apoyo: es decir, si le sentamos en el suelo, es capaz de mantenerse un rato sin caerse hacia los lados, hacia delante o hacia atrás. Esto nos indicará que su sistema digestivo ha madurado y, en caso de atragantamiento, tendrá la fuerza suficiente para expulsarlo.
  • Mostrar interés por la comida: deben mirarnos con curiosidad cuando los adultos comemos algo y pedirlo de alguna forma. Así nos está diciendo que está listo para comenzar a probar nuevos alimentos.

Estas recomendaciones pueden ser diferentes en casos de niños y niñas prematuros o niños con necesidades especiales.

Si nuestro bebé cumple todos estos requisitos y aún así no quiere comer papillas, debemos tener paciencia y seguir ofreciéndolas. Al principio es normal que no coman mucha cantidad y tienen suficiente con una o dos cucharadas de comida.

En un principio no debe preocuparnos que el bebé no quiera comer papilla, puesto que su alimento principal hasta el año, seguirá siendo la leche. Además, podemos probar otras alternativas que llamen más la atención del bebé como, por ejemplo, practicar el método Baby-Led Weaning (BLW) en el que la comida se presenta en trozos blanditos desde el inicio de la alimentación complementaria y es el bebé quien gestiona su alimentación, cogiendo los trozos con sus manos, decidiendo qué quiere comer y en qué cantidad hacerlo.

Cómo hacer que mi bebé coma papilla

Si queremos continuar con el método de alimentación tradicional y que el bebé coma papilla, debemos tener mucha paciencia, como hemos mencionado anteriormente, y seguir las estas recomendaciones:

  • Respetar la cantidad. Cada niño y niña tiene unas necesidades calóricas diferentes y no podemos crearnos altas expectativas en cuanto a la cantidad que comerá nuestro hijo o hija. Es decir, una cosa es que no coma nada, y otra muy diferente es que no coma la cantidad que nosotros consideramos adecuada. Es habitual que en la consulta de pediatría den una hoja informativa con las cantidades exactas que debería comer nuestro bebé y las veces al día que debe hacerlo. No debemos agobiarnos con eso, ya que no todos los infantes tienen el mismo apetito ni necesitan lo mismo, igual que pasa con los adultos. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre Cómo preparar papillas para bebés de 6 meses.
  • Ser constante. Si queremos que nuestro bebé coma papilla, debemos ofrecérsela todos los días.
  • Asociarlo a una situación positiva, creando un ambiente placentero, ya que lo último que queremos es crear una mala relación con la comida desde el principio. Para ello, debemos evitar los enfados si no quiere comer y respetar sus signos de saciedad aunque solo acepte dos o tres cucharadas.

Vamos a ver a continuación unos trucos que nos ayudarán a que poco a poco vayan comiendo más cantidad.

Trucos para que un bebé coma papilla

Si tu bebé rechaza la papilla, puedes probar los siguientes consejos y pautas:

  • Sentado en la trona: es importante que tenga su lugar para comer y que lo identifique con el momento de la comida. Así, cuando sientes al bebé en su trona, sabrá que es hora de comer y de nada más.
  • Evitar distracciones: no es momento de jugar ni de ver la televisión, móvil, etc.
  • Diferentes ingredientes: puede que a nuestro hijo o hija no le guste una determinada mezcla de alimentos. Prueba a hacer diferentes combinaciones hasta dar con la que le guste.
  • Hacerle partícipe: que te ayude a coger la cuchara o sea él mismo quien se lleve la cuchara a la boca. La autonomía les gusta mucho.
  • Compartir el momento en familia: no hay nada mejor que dar ejemplo y la comida es un acto social en el que nuestro bebé puede imitar a los adultos y querer repetir lo que ellos hacen.

Lo que parece desesperante los primeros días, poco a poco se irá calmando y verás como tu bebé progresa en su alimentación. La paciencia es tu mejor aliada para acompañar a tus hijos e hijas en este maravilloso camino.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Coulthard, H., Emmett, P., Harris, G. (2017). ¿Existen períodos sensibles para la aceptación de alimentos en la infancia?, 5(1):75-85. DOI 10.1007 / s13668-017-0203-0
  • Gomez M. (2018). Recomendaciones de la Asociación española de pediatría sobre la alimentación complementaria. Recuperado de https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/recomendaciones-aeped-sobre-alimentacion-complementaria
  • Jaín, S. (8 de septiembre de 2018). ¿Con qué frecuencia y qué cantidad debe comer su bebé?. Recuperado de: https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/baby/feeding-nutrition/Paginas/how-often-and-how-much-should-your-baby-eat.aspx

Escribir comentario sobre Qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla
Qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla

Volver arriba