Compartir

Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer?

Por Júlia Ortiz, Educadora y editora.. Actualizado: 20 septiembre 2019
Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer?

Durante la primera infancia es muy común que, a causa de distintos factores, un bebé no quiera comer, ¡es un problema que ocurre más de lo que nos imaginamos! Puede que no quiera comer a causa de la salida de los dientes, por la forma en la que estamos ofreciendo la alimentación o, simplemente, porque no le guste un determinado alimento.

Para tratar de solucionar el problema, deberemos observar y analizar diferentes situaciones como, por ejemplo, la edad del bebé y cuáles son los intereses y las necesidades de cada etapa. Se aconseja tratar el tema de la manera más respetuosa posible, ya que una mala gestión de la situación podría empeorar el problema generando un rechazo por la comida.

En este interesante artículo de paraBebés, te explicaremos por qué tu bebé no quiere comet y qué debes hacer.

También te puede interesar: Mi bebé llora mucho: por qué y qué hacer

Por qué mi bebé no quiere comer: causas

Primero de todo, tenemos que descartar que no sea un problema gastrointestinal: una intolerancia, gases, reflujo, dolor abdominal o, bien, un problema de otro tipo, como puede ser una gripe o fiebre, pues, cuando los bebés enferman, al igual que nosotros, simplemente no tienen hambre. Además, hablaremos siempre de bebés que estén dentro de los percentiles de peso y altura correctos. En el caso de no ser así, debemos acudir a nuestro pediatra y/o nutricionista, él nos indicará qué debemos hacer. Puede haber infinitas razones por las que nuestro bebé no quiera comer, entre ellas:

  • Tiene sueño o está cansado/a. Cuando los bebés están cansados puede que no tengan hambre, simplemente quieren dormir. Debemos observar en qué momento estamos ofreciendo la comida y, si está cansado, no forzarlo.
  • Mal agarre en el pecho. En un un recién nacido, sobre todo, el rechazo del pecho puede venir por un mal agarre o una mala posición.
  • Salida de los primeros dientes. Si es un bebé de más de 4 o 5 meses, puede que le estén saliendo los primeros dientes.
  • No le gustan los alimentos ofrecidos. Si es un caso puntual o de pocos días, puede ser que lo que le estamos ofreciendo simplemente no le guste. Tendremos en cuenta que los alimentos que le demos a nuestro bebé sean adecuados a la edad, así como que tengan texturas blandas y sabores suaves.
  • Desaceleración del crecimiento. A partir del primer año de vida, el crecimiento del bebé se desacelera pudiendo causar menos apetito y, por lo tanto, no necesitan comer tanto como comían antes. Es normal que, a partir del año hasta los tres, pasen por épocas en las que no tienen ganas de comer.

Qué hacer si mi bebé no quiere comer: lactantes

Antes, era muy común que un bebé con 4 meses empezase la alimentación complementaria. Hoy en día, en un bebé de menos de 6 meses, el único alimento ofrecido será la lactancia materna o leche de fórmula.

  • En los bebés que toman lactancia materna exclusiva, se le ofrecerá el pecho prácticamente a demanda. Si tu bebé lactante no quiere comer, lo que haremos será ofrecerle el pecho cada 20 o 30' y así, nos aseguraremos que no pasa hambre, no obligaremos ni forzaremos. Los bebés se autorregulan y van a comer cuándo, cómo y cuánto necesiten.
  • En los bebés que toman lactancia mixta, pecho y biberón, tendremos que asegurarnos que el problema no proviene de las tetinas. Puede que al introducir un biberón, no le guste la textura o la forma y lo rechace. Lo mejor es buscar una tetina que se parezca lo más posible al pecho materno. Si el bebé no acepta ningún biberón, hay otras alternativas como, por ejemplo:
  1. Vaso: con un vaso normal se puede ofrecer la leche materna o de fórmula a cualquier bebé. Obviamente lo haremos muy despacio y con el bebé ligeramente incorporado.
  2. Dedo jeringa: este método trata de introducir un dedo hacia el paladar duro del bebé e introducir una jeringa por la comisura de la boca.
  3. Relactador: se trata de un depósito que se cuelga del cuello de la madre y del cual sale una finísima sonda que se pega en el pecho materno, simulando un orificio del pezón. De esta forma, el bebé estará enganchado al pecho, con la sonda introducida en la boca y se le estará ofreciendo la leche de fórmula o materna de forma externa. Este método es ideal para aquellas madres que tienen una dificultad para producir leche, ya que con este método se consigue una mayor estimulación mamaria y así aumentar a la producción.
Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer? - Qué hacer si mi bebé no quiere comer: lactantes

Qué hacer si mi bebé no quiere comer: mayores de 6 meses

Si tienes un bebé mayor de 6 meses, has introducido la alimentación complementaria y le cuesta comer, a continuación, te dejamos algunos de los consejos más efectivos.

  • ¡Cuidado con las expectativas! ten en cuenta que el estómago de un bebé tiene una capacidad reducida, ser conscientes de cuánto puede comer.
  • Ofrecer pocas cantidades: si se llena mucho el plato, puede ser que el bebé se agobie y lo rechace.
  • Fomentar su autonomía y colaboración: mientras se le da de comer, se le puede ofrecer una cuchara o un tenedor. Esto favorecerá su intervención en el momento de la comida, se sentirá valorado y partícipe de ello.
  • Respetar sus gustos: puede ser que simplemente no le guste un alimento. Iremos observando en qué momento se da el rechazo y qué se le está ofreciendo. No se le obligará y se le irá ofreciendo ese alimento varias veces a lo largo de las semanas. Se puede cambiar de alimento por otro
  • No forzar ni obligar a comer: como bien hemos dicho anteriormente, los bebés tienen capacidad de autorregulación, no pasarán hambre. La alimentación hasta el año recordemos que es complementaria, la lactancia materna o de fórmula ya le aporta los nutrientes y energía que necesita. Si en algún momento no quiere puré o sólidos no pasa nada.
  • No chantajear: se tiene que olvidar el "si te comes la verdura te voy a dar galletas", "si no te comes la carne mamá se va a enfadar", etc. No hay que ofrecer nada a cambio de comer, ya que se podría provocar que el niño, en un futuro no muy lejano, haga uso del chantaje para conseguir un objetivo.
  • No entretener: evitar distraer o engañar al bebé para que abra la boca y así poder introducir la cucharada. Se puede sentir frustrado y traicionado causando rechazo, además de que puede ahogarse. El objetivo de comer no es que abra la boca, es que disfrute del momento, el niño tiene que ser partícipe del momento.
  • Crear un buen ambiente: el momento de comer tiene que ser una oportunidad de experimentación, descubrimiento y de disfrute. Se debe crear un ambiente positivo, lejos de obligaciones y presiones, pues el bebé puede relacionar la comida como algo negativo y, entonces, no querrá comer.
  • Dar ejemplo y comer en familia: simplemente dando ejemplo, se crearán unos hábitos saludables en ellos y se les transmitirá las ganas por comer. Comer de todo, comer cuando toque, no hacer ascos a la comida, etc. También es buena opción sentar al bebé en la mesa mientras la familia come, si no ha comido, seguramente querrá comer algo de lo que comen los adultos.
Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer? - Qué hacer si mi bebé no quiere comer: mayores de 6 meses

Baby Led Weaning: qué es

El Baby Led Weaning consiste en ofrecer alimentos sólidos introducidos, por primera vez, uno por uno y dejando que sea el bebé, con las manos, el que decida cómo y cuánto comer. Con este método se confía en su capacidad de autorregulación, es decir, que el bebé decida cuándo está lleno.

La mayoría de las veces, una vez se ha introducido la alimentación complementaria, el rechazo del bebé hacia la comida lo causan los purés. La mayoría de rechazos provienen de bebés lactantes, es decir, que solo han tomado lactancia exclusiva. El blw es una buena opción.

Los bebés que no quieren comer purés, este método es muy atractivo, pues son ellos los que cogen el alimento con las manos, lo estrujan, lo experimentan y se lo meten en la boca, descubriendo nuevas texturas, sabores y colores.

Cuando se empieza la alimentación complementaria, hay un mayor porcentaje de bebés que se atragantan con puré y no con alimentos sólidos, ¿sorprendente, verdad? Esto es sencillamente porqué los bebés que se alimentan de puré, muchas veces, se les introduce la cucharada en la boca sí o sí, se ven forzados a tragar, incluso llorando. Con el blw esto no sucede, ya que es el bebé el que decide cuándo ponerse un alimento en la boca y en qué momento tragar.

Entre muchos beneficios, el Baby Led Weaning favorece:

  • El desarrollo de la psicomotricidad fina.
  • La coordinación ojo-mano-boca.
  • Un menor riesgo de la aparición de sobrepeso.
  • Su autonomía.
  • La confianza en sí mismo.
  • La concentración.
  • Un mayor conocimiento de su propio cuerpo.
  • La capacidad de autorregularse.
  • Un menor riesgo de atragantamientos.

Para empezar con el Baby Led Weaning, se tienen que dar una serie de factores en el bebé:

  1. Tener más de 6 meses.
  2. Mostrar un mínimo de interés por los alimentos.
  3. El bebé se tiene que mantener sentado por sí mismo.
  4. No tener reflejo de extrusión: el bebé no saca con la lengua un sólido introducido en la boca.

¿Cómo deben ser los alimentos?

  • Tener una consistencia blanda pero que no se deshagan, pues no lo podrán coger para llevárselo en la boca.
  • Tienen que ser trozos grandes para poder cogerlos como, por ejemplo, un trozo grande de patata hervida.
  • Los alimentos que sean escurridizos los cortaremos de manera que no puedan escurrirse de la mano y puedan provocar atragantamientos. Dos ejemplos claros son la pera o el plátano.
  • Nunca debemos dejar a un bebé solo mientras come.
  • Si se atraganta, debemos esperar a que el bebé intente sacarlo con sus propios medios, ya que podríamos asustarlo y empeorar la situación. debemos mantener la calma

Primeros alimentos

  • Hortalizas hervidas: patata, calabaza, brócoli, judías verdes, zanahoria, coliflor, calabacín, guisantes chafados, etc.
  • Hortalizas crudas: tomate y aguacate.
  • Carbohidratos: pasta, arroz y pan.
  • Legumbres: garbanzos enteros/hacer humus y untarlo en pan y lentejas muy hechas o chafadas con el tenedor.
  • Carne: pollo y ternera hervidos o a la plancha.
  • Frutas: melón, sandía, plátano, manzana al horno, pera.
Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer? - Baby Led Weaning: qué es

En conclusión...

En resumen, cuando un bebé no quiera comer no tenemos que forzar para que coma, ya hemos visto que tienen la capacidad de regularse. Cuando se trate de una temporada en concreto, no debemos preocuparnos, pues en el primer año, un bebé pasa por muchos cambios, fases y crisis, crecer, a veces complicado. Te recomendamos tener mucha paciencia, empatía, alimentos saludables al alcance para ofrecer y, sobre todo, mucho amor

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Gill Rapley MSc RM, R. H. V. (2011). Baby-led weaning: transitioning to solid foods at the baby's own pace. Community practitioner, 84(6), 20.
  • Manrique, M. V. V. (2014). Alimentación complementaria guiada por el bebé: respetando sus ritmos y apoyando su aprendizaje. Medicina naturista, 8(2), 64-72.

Escribir comentario sobre Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer?

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Jordi
¡Me ha parecido muy interesante! No sabía de la existencia del Baby Led weaning.
Júlia Ortiz (Editor/a de paraBebés)
¡Gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado.

Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer?
1 de 4
Mi bebé no quiere comer: ¿por qué y qué debo hacer?

Volver arriba