menu
Compartir

Herpes labial en el bebé: síntomas, causas y consecuencias

 
Por Yurisbeth Zanotty. 20 mayo 2021
Herpes labial en el bebé: síntomas, causas y consecuencias

Las enfermedades de origen infeccioso o viral que se presentan durante el embarazo, pueden llegar a ser peligrosas tanto para el feto como para la madre. Existen distintas vías de transmisión que incluyen: directamente en el útero, en el momento del parto o posterior al nacimiento del bebé.

El virus del herpes es sumamente contagioso, se aprecia cuando en los labios aparecen unas ampollas muy características que en principio son pequeñas, pero que se van haciendo cada vez más grandes y molestas para los niños, sobre todo a la hora de alimentarse. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos acerca del herpes labial en el bebé, sus síntomas, causas y consecuencias.

Causas del herpes labial en bebés

El herpes simple es una enfermedad de origen viral, que se manifiesta cuando aparecen en la piel constantemente, lesiones en forma de ampollas. Es ocasionada por dos tipos: el virus del herpes simple tipo 1 y el virus del herpes simple tipo 2, que exponen síntomas diferentes, dependiendo del caso. A continuación, te detallamos las diferencias:

  1. Virus del herpes simple tipo 1: es el responsable de causar herpes facial, incluyendo herpes labial en el bebé, es muy frecuente y se transmite fácilmente de persona a persona, a través de la saliva o por contacto directo, bien sea al besar, abrazar o compartir cubiertos para comer.
  2. Virus del herpes simple tipo 2: es un tipo de herpes más complicado, que causa lesiones a nivel de los genitales y su forma de transmisión es por contacto sexual.

Síntomas del herpes labial en el bebé

El herpes labial como su nombre lo indica, se manifiesta por una infección que se desarrolla en la zona oral (alrededor de la boca o la nariz).

Se inicia con un cosquilleo u hormigueo alrededor de la boca, para seguidamente evidenciar que ha salido una pequeña lesión de color rojo. En los bebés, estas primeras señales son difíciles de determinar, puesto que ellos no podrán describir estos síntomas con exactitud, por lo que nos daremos cuenta cuando ya se haya formado la ampolla, que al abrirse dará paso a una costra cada vez más y más grande.

Los niños al principio experimentarán:

  1. Ardor y picor en la zona de la lesión.
  2. Dolor leve y molestias al momento de comer.
  3. Fiebre.
  4. Malestar general.

En los recién nacidos, las señales pueden surgir prácticamente luego del parto o pocos días después.

Cuando no se diagnostica a tiempo, las ampollas pueden extenderse por toda la piel del recién nacido, causar inflamación del sistema nervioso y causar daños en órganos internos.

 

¿Cómo se contagian los bebés con el virus del herpes?

¿Cómo se contagia el herpes labial en bebés? ¿El herpes labial en el embarazo afecta al bebé? Los bebés pueden contagiarse con el virus del herpes de varias formas:

  • Cuando están en el útero: se produce cuando la madre es portadora del virus del herpes simple, y lo transmite directamente al bebé a través de la sangre que alimenta a la placenta. Aunque es poco frecuente, se puede realizar sobre todo durante el tercer trimestre.
  • Al momento del parto: la transmisión ocurre cuando la madre es portadora del tipo de herpes 2, el cual produce úlceras dentro de la vagina y el bebé las adquiere cuando pasa por el canal vaginal. Este es el tipo más frecuente de contagio.
  • Posterior al parto: el contagio se produce cuando los bebés tienen contacto con alguna persona portadora del virus de herpes labial, y al besarlo o tocarlo se lo transmiten directamente.

Consecuencias del virus de herpes labial en el bebé

El virus puede transmitirse al feto o al recién nacido y representa riesgo para su salud, debido a que el sistema inmunológico no está completamente desarrollado o es muy débil. Por esta razón, de no tratarse debidamente, puede complicarse de varias formas:

  • Puede ocurrir aborto.
  • Las lesiones en la piel pueden ocasionar cicatrices.
  • Malformaciones a nivel cerebral.
  • Retraso del crecimiento dentro del útero.
  • El herpes puede diseminarse por varias zonas u órganos del cuerpo, incluyendo el cerebro dando lugar a una encefalitis herpética, la cual es una enfermedad altamente peligrosa.
  • Pueden ocurrir infecciones localizadas en piel, ojo y boca.

Cómo evitar contagiar a mi bebé de herpes

Afortunadamente, existen algunas que pueden implementarse para evitar la transmisión del virus al bebé, como son las siguientes:

  1. En el momento del parto, evitar que el bebé tenga contacto con el canal vaginal de la madre, para prevenir que las lesiones del herpes se transfieran. Por lo cual, probablemente se practique cesárea.
  2. En algunos casos, la cesárea está indicada únicamente en mujeres con lesiones visibles de herpes genital, pero es probable que padecieran de herpes simple en el embarazo, pero sin síntomas y no lo saben, de igual forma pueden transmitirle el virus a su bebé.
  3. Si el herpes ocurre en el primer trimestre o antes del embarazo, probablemente el bebé no se contagie, debido a que la madre le ha transmitido los anticuerpos a través de la placenta.
  4. En casos de herpes labial, evita besar y tocar al bebé, hasta que no esté controlado.

Desafortunadamente, estos protocolos no previenen del todo los casos de herpes en los bebés, puesto que existen madres asintomáticas, que pueden pasar el virus a su hijo accidentalmente.

Tratamiento del herpes labial en el bebé

Generalmente, el virus del herpes labial en los niños desaparece por sí solo, sin necesidad de administrar ningún tratamiento. En algunos casos, se puede presentar que exista inflamación o molestia en el área afectada, que no les permite alimentarse bien, sobre todo si la lesión es a nivel bucal.

Para estos casos, los médicos pueden recomendar:

  1. Aplicar pañitos de agua fría sobre la zona, para ayudar a aliviar el dolor es uno de los principales remedios caseros para el herpes labial en bebés, niños y niñas.
  2. Ofrecerle alimentos blandos o líquidos, para evitar que se lastimen al masticar y les produzca dolor. Esto también evita que se deshidraten.
  3. Cuando las lesiones son muy amplias, el dolor puede resultar difícil de controlar, por lo cual se debe administrar acetaminofén u otro analgésico, debidamente autorizado por su pediatra y en las dosis correctas.
  4. Las cremas antivirales de uso tópico, pueden ayudar a controlar los síntomas locales y evitar la diseminación de la infección. Uno de los más utilizados es el Aciclovir, que tiene venta libre.

Si el bebé presenta otros síntomas adicionales, como malestar general, fiebre, dolor de cabeza o convulsiones, es posible que esté desarrollando una enfermedad más grave, incluyendo las de origen bacteriano.

 

Si deseas leer más artículos parecidos a Herpes labial en el bebé: síntomas, causas y consecuencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Abarca, K. (2003). Infecciones en la mujer embarazada transmisibles al feto. Revista chilena de infectología, 20, 41-46.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Herpes labial en el bebé: síntomas, causas y consecuencias
Herpes labial en el bebé: síntomas, causas y consecuencias

Volver arriba