menu
Compartir

¿Es normal tener mucho flujo en el embarazo?

 
Por Yurisbeth Zanotty. 25 agosto 2021
¿Es normal tener mucho flujo en el embarazo?

El embarazo es una etapa en la que el cuerpo experimenta muchos cambios. Las variaciones en el flujo vaginal es uno de ellos y, dependiendo del trimestre en el cual te encuentres, sus características serán distintas y hay que estar atenta a esas señales.

En líneas generales, para considerarlo normal, el flujo debe ser de color blanco, sin olor y de contextura líquida. Sin embargo, como te hemos mencionado, dependiendo de los meses de la gestación será distinto, y es importante que aprendas a identificarlo para estar atenta ante cualquier problema. En el siguiente artículo de paraBebés, te hablaremos acerca de si es normal tener mucho flujo en el embarazo.

Qué tipo de flujo sale cuando estás embarazada

El flujo vaginal proviene de las hormonas placentarias y debe ser de color claro, de consistencia líquida, transparente y con escaso olor. Aprender a reconocer qué tipo de flujo sale cuando estás embarazada tiene mucha importancia, ya que saber si es normal o no, te permitirá acudir al médico ante cualquier cambio o cuando realmente es necesario.

El flujo vaginal varía a lo largo del período menstrual, dependiendo de la fase que se encuentre. Ocurre lo mismo durante todo el embarazo. La cantidad, el color y la textura serán distintos para cada etapa, debido a los efectos de las hormonas que se liberan. A continuación, veremos qué tipo de flujo sale cuando estás embarazada según el trimestre.

Flujo vaginal en el primer trimestre

Al principio la cantidad de flujo vaginal es poca, pero se va incrementando a medida que transcurren las semanas de gestación. El flujo aumenta para proteger a la vagina y al útero contra las posibles infecciones. De esta forma, el propio organismo va generando un sistema de defensa para el bebé durante los meses que va a permanecer formándose.

El color puede variar entre flujo blanco y amarillo muy claro, sin olores desagradables y de consistencia líquida. En este artículo, te contamos más sobre cómo es el flujo en las primeras semanas de embarazo.

Flujo vaginal en el segundo trimestre

En esta etapa del embarazo, la cantidad de flujo vaginal se incrementa, llegando incluso a ser tan abundante que la mujer necesita proteger la ropa interior para no ensuciarla o para no sentirse incómoda por la humedad. A esta secreción se le conoce como leucorrea.

¿Cuándo preocuparse por el flujo en el embarazo? Este aumento es normal siempre y cuando se mantenga de color claro o blanquecino y sin olor. Es muy importante que se produzca, porque ayuda a proteger contra las infecciones vaginales. Así pues, en este trimestre es normal tener mucho flujo en el embarazo.

El flujo también puede ser color salmón o rosado clarito si has mantenido relaciones sexuales o has asistido a un examen ginecológico. Esto no representa riesgos siempre que desparezca a las 24 horas posteriores y no sea color rojo.

Flujo vaginal en el tercer trimestre

Para esta última etapa, aproximadamente 12 días antes del parto, el flujo cambia a un color rosado claro, con leves trazas de sangre, pero muy discretas, su contextura es más pegajosa y menos líquida. La razón de los cambios del flujo vaginal en el tercer trimestre es que pronto nacerá el bebé y el cuerpo inicia la expulsión progresiva del tapón mucoso, con el consecuente ablandamiento del cuello al iniciar la etapa de dilatación para el parto.

Si quieres más información, en este artículo te contamos más sobre los tipos de flujo en el embarazo y qué indican.

Cuándo preocuparse por el aumento de flujo en el embarazo

Para reconocer las características del flujo vaginal normal, es necesario que la embarazada controle y visualice regularmente el mismo. Si te preguntas cuándo preocuparse por el aumento de flujo en el embarazo, debes estar atenta a las siguientes señales:

  • Cuando existe picor, ardor o molestias.
  • Cuando el flujo es de color verdoso o muy amarillo y tiene mal olor.
  • Cuando el flujo es de color rojo brillante.
  • Cuando el flujo es excesivo y abundante.

Riesgos de tener mucho flujo en el embarazo

Estas señales pueden indicar infección o complicaciones con el embarazo. Los principales riesgos de tener mucho flujo en el embarazo son:

  • Infecciones en el bebé: puede afectar el crecimiento dentro del útero.
  • Aborto: pérdida del bebé.
  • Rotura prematura de membranas: se produce pérdida de líquido amniótico y aumenta el riesgo de infecciones para el bebé y la madre.
  • Amenaza de parto pre-término: el bebé nace antes del tiempo estimado, (recién nacido prematuro).

Si sientes o presentas alguna de las señales mencionadas, lo recomendable es acudir a un profesional sanitario para que establezca el diagnóstico adecuado.

Qué hacer cuando tienes mucho flujo en el embarazo

Ahora que ya sabes cuándo es normal tener mucho flujo en el embarazo y cuándo no, descubre qué hacer en estos casos con las siguientes recomendaciones:

  • Mantener la calma: identificar si el tipo de flujo que estás presentando es normal o no.
  • Realizar revisiones constantes del flujo vaginal: anotar las características del mismo.
  • Analizar sus características: si el flujo no tiene olor desagradable, es de color claro, la consistencia es líquida y la cantidad moderada, no es motivo de alarma.
  • Identificar si es peligroso: si detectas que la leucorrea presenta olor fétido, de mucha cantidad, de color anormal, amarillo oscuro o verdoso, y es muy espesa, ha llegado el momento de acudir al médico.
  • Tomar antibióticos si es necesario: si la causa es producida por microorganismos o estás en presencia de una infección, deberás tomar antibióticos adecuados. Estas bacterias u hongos pueden ser peligrosos y poner en riesgo el embarazo al afectar las paredes de la bolsa amniótica.
  • Ver si se trata de una infección: si el flujo es anormal, el médico indicará análisis de laboratorio para determinar qué infección es y atacar el germen que lo está ocasionando.
  • Tener muy buena higiene íntima: a lo largo del embarazo debe existir higiene correcta de la zona íntima.
  • Evitar realizar esfuerzo físico excesivo: si tienes dudas sobre qué ejercicio puedes realizar, consulta con tu ginecólogo/a de confianza.
  • Reposo y evitar el estrés: si el flujo es anormal y existen señales de parto prematuro por ruptura de la bolsa amniótica, se debe descansar y tomar los antibióticos adecuados para evitar infecciones.
  • Estar atenta a los cambios de flujo en el tercer trimestre: si has cumplido las 37 semanas y observas que el flujo es abundante y con trazas de sangre, puede ser señal que se ha adelantado el nacimiento y el momento del parto ha llegado.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es normal tener mucho flujo en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Milhet N, de Dios J, Pérez E, Milhet A. (2011). Calidad en la aplicación de la estrategia contra el síndrome del flujo vaginal en gestantes. MEDISAN. 5:(6);789-97.
  • Rojas S and col. (2016). Infecciones vaginales en pacientes gestantes de una clínica de alta complejidad de Medellín-Colombia Archivos de Medicina (Col). 16:(1);32-42.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es normal tener mucho flujo en el embarazo?
¿Es normal tener mucho flujo en el embarazo?

Volver arriba