menu
Compartir

¿Es malo el talco para bebés?

 
Por Leidy Mora. 5 agosto 2021
¿Es malo el talco para bebés?

Son muchos los productos que nos ofrecen para mantener el cuidado y la higiene del bebé, en especial, la del área del pañal, donde la piel esta expuesta a la humedad, aumentando el riesgo de escoceduras, pañalitis y otras afecciones en la piel. Uno de estos productos es el talco, que se caracteriza por su olor y textura, sin embargo, desde la década de los 80 no está recomendado por los pediatras.

Pero, ¿es malo el talco para bebés? En el siguiente artículo de paraBebés hablaremos de los peligros de aplicar talco a los bebés, qué alternativas hay para sustituir este producto y algunos consejos mantener la higiene en la zona del pañal.

También te puede interesar: ¿Dejar llorar al bebé es bueno o malo?

Peligros de usar talcos en bebés

¿De qué está hecho el talco para bebés? Sus componentes principales son el silicato de magnesio anhidro y el perfume. Actualmente, le han añadido componentes extras como las sales complejas de ácidos grasos y el caolín, que refuerzan su adherencia a la piel, además de mantenerla seca por más tiempo.

El talco es un producto usado en los bebés para evitar la humedad en la zona del pañal. Sin embargo, el uso del talco en el bebé está contraindicado, esto se debe a que el talco puede resecar la piel del bebé, además, las macropartículas del talco pueden ser inhaladas por el pequeño accidentalmente, aumentando el riesgo de desencadenar problemas pulmonares.

La Asociación Española de Pediatría, así como otros entes de salud mundiales, no recomienda el uso de polvos de talco para la higiene del bebé, en especial en la zona del pañal. Veamos a continuación algunas de las consecuencias del uso continuo de este producto en el bebé:

  • En los pulmones: el polvo de talco es una sustancia volátil, por lo que sus macropartículas pueden ser aspiradas accidentalmente por el bebé y acumularse en los pulmones, esto puede ocasionarles problemas respiratorios como dificultad para respirar, disminución de la función pulmonar, bronquiolitis y en algunos casos intoxicación por inhalación. Los recién nacidos son los que mayor afectación pueden tener.
  • En la piel: sus componentes buscan mantener la piel libre de humedad, esto hace que pierda su hidratación natural, y al resecarse aumenta el riesgo de irritaciones y otros daños en la delicada piel del bebé. Además, los bebés pueden hacerse alérgicos a sus componentes, produciendo en la piel dermatitis, eccemas y erupciones. Esto puede llevar a su vez, a infecciones en la piel.
  • En la zona del pañal: el uso de talco en las niñas puede causar vulvovaginitis, una inflamación en la vulva y en la vagina. Sucede porque el talco húmedo forma masas en los pliegues de los genitales que favorece el crecimiento de gérmenes dañinos como hongos y bacterias, causante de estas infecciones.

Siguiendo con los efectos secundarios del talco, existe una amplia controversia en relación a los componentes cancerígenos del talco, en especial en niñas y mujeres por el riesgo de padecer cáncer de útero. ¿El talco es cancerígeno? Aún no hay una cantidad considerable de estudios que comprueben esta relación, sin embargo, debe ser tomado en cuenta.

¿Qué alternativas hay para sustituir el talco?

¿Qué usar en vez de talco en bebés? Existen en el mercado muchas opciones para sustituir el talco, si lo que se desea es evitar las rozaduras en el área del pañal y la pañalitis, debes tener en cuenta estos productos:

  • Cremas protectoras con óxido de zinc: protegen la piel del bebé por su alta concentración de sustancias grasas y polvos inertes. El óxido de zinc es antiséptico, esto ayuda a evitar el crecimiento bacteriano en la zona.
  • Fécula de maíz: su función es similar a la del talco, absorbe la humedad y crea una barrera protectora, la diferencia es que no hay químicos dañinos que puedan afectar, además sus partículas son mas grandes, lo que hace más difícil que el bebé las pueda inhalar.
  • Talco líquido: es una suspensión, que al secarse sobre la piel del bebé deja una capa de suave protectora, son más seguros, pues se evita la inhalación de partículas de polvo.

Cualquier producto que se utilice en la piel del bebé debe ser aprobado por el pediatra, la piel del bebé es delicada y debemos evitar el uso de químicos que puedan irritarla. Lo mejor es utilizar productos seguros e hipoalergénicos.

¿Es malo el talco para bebés? - ¿Qué alternativas hay para sustituir el talco?

Consejos para el cuidado de la zona del pañal del bebé

El consejo más importante es evitar el uso de talco y en caso de que quieras un efecto similar en la piel del bebé, puedes utilizar la fécula de maíz. Ante todo, ten presente estas recomendaciones al usar este tipo de polvo en bebés:

  • Almacena el frasco lejos del alcance del bebé.
  • Mantén el recipiente lejos al momento de cambiarle el pañal, se debe evitar que el frasco se voltee.
  • Coloca la cantidad deseada en la palma de las manos, lejos de la cara del bebé.
  • Aplícalo con cuidado y luego elimina el exceso, en especial en el área de los pliegues.

Eso sí, lo recomendable es esperar que la piel se seque por sí sola y luego aplicar el producto escogido. Debes tener en cuenta que la mejor manera de prevenir la pañalitis es realizando cambios frecuentes del pañal.

Lo ideal es que optes por cremas protectoras indicadas para este fin, como la piel del bebé es muy delicada, antes de colocar grandes cantidades, debes hacer una prueba alérgica, colocando un poco de producto en un área específica de la piel y esperar un lapso de tiempo evaluando la posible reacción.

Es importante recalcar que el talco es un producto hecho a base de químicos que pueden resultar perjudiciales, si deseas colocar esta textura para su protección, puedes optar por la fécula de maíz, eso sí, lo mejor es que pidas el consejo del pediatra.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es malo el talco para bebés?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Bau, C. (2003). Cosmética infantil (I). Características generales de la piel del bebé. España. Farmacia práctica Vol. 21. Núm. 1.
  • Luque, A. (2007). Cuidados generales de la piel del bebé. OFFARM Vol 26 Num 5 pp 58-61. Recuperado de: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-pdf-13102415
  • Mirada, A. (2013). Guía de cuidados de la piel del recién nacido y del bebé. Recomendaciones basadas en la evidencia y en las buenas practicas. España. Revista matronas profesionales. Vol. 14. Núm. 1-50.
  • Silver, L. (2007). Productos de cuidado del bebé. La práctica de la prevención. Recuperado de: https://www.healthandenvironment.org/uploads-old/BabyCareProductsSP.pdf

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es malo el talco para bebés?
1 de 2
¿Es malo el talco para bebés?

Volver arriba