Compartir

Semana 4 de embarazo

 
Por Equipo editorial. Actualizado: 29 octubre 2019
Semana 4 de embarazo

Si estás embarazada, ¡enhorabuena! El embrión ya tiene aproximadamente una semana de vida, aunque el embarazo es incipiente. La primera semana de embarazo es considerada la primera semana del ciclo menstrual, coincidiendo con la menstruación. La segunda semana corresponde con la ovulación y en la tercera semana ocurre la fecundación. La cuarta semana de embarazo es la cuarta y última semana del ciclo menstrual. Por ello, si estás embarazada, la próxima semana notarás la falta de menstruación. En paraBebés te explicamos todo lo que ocurre en la semana 4 de embarazo: síntomas, desarrollo, cambios y cuidados.

También te puede interesar: Semana 1 de embarazo

Qué pasa en la semana 4 de embarazo

En la cuarta semana de embarazo el óvulo fecundado, llamado cigoto, ya ha viajado por la trompa de Falopio hasta llegar al útero, y es el momento en el que el embrión se implanta en el endometrio. En la cuarta semana de embarazo el embrión, llamado blastocito, está constituido por 2 partes principales: la masa celular interna y el trofoblasto. A partir de la primera se desarrollará el bebé y de la segunda, la placenta. En la cuarta semana de embarazo es cuando empieza a desarrollarse la cavidad amniótica, la placenta y el cordón umbilical.

Implantación del embrión

Para que el embarazo sea exitoso es necesario que el cigoto se implante en el endometrio. El endometrio es la capa del útero que cada ciclo menstrual se prepara para recibir el embrión. Si la implantación no ocurre, dicha capa de deshace en forma de menstruación. Se debe tener en cuenta que dicha implantación no siempre ocurre aunque el óvulo haya sido fecundado. Para que la implantación embrionaria se de, son necesarias algunas condiciones. Por ejemplo, que el endometrio tenga en ese momento un grosor de entre 7 y 10 mm.

¿Qué es la implantación del embrión? La implantación o anidación embrionaria es el proceso en el que el embrión se adhiere al endometrio. De esta forma, empezará a recibir el oxigeno y nutrientes de la madre, necesarios para desarrollarse.

La implantación del embrión sucede tras 7 días aproximadamente desde la fecundación. El proceso de implantación puede ocurrir durante un periodo llamado la ventana de implantación, que corresponde aproximadamente entre los días 20 y 24 del ciclo menstrual. Cuando se produce la implantación, empieza propiamente la gestación. También se inicia la síntesis de la hormona beta-hCG, la hormona que detectan los test de embarazo, y empezarán los primeros síntomas del embarazo.

La implantación del embrión cuenta con varias etapas:

  • Eclosión: el embrión se desprende de la membrana externa.
  • Aposición: el embrión busca su posición en el tejido del endometrio, colocando la masa celular interna en la parte más cercana al endometrio.
  • Adhesión: las moléculas de adhesión hacen que el blastocito se una al endometrio.
  • Invasión: el trofoblasto del blastocito penetra en el endometrio contactando con la sangre materna.

Cuando se produce la implantación, al introducirse el blastocito, se rompe parte del endometrio y causa el conocido sangrado de implantación.

Formación de la placenta

En la semana 4 de embarazo, tras la impantación del embrión, se iniciará la formación y desarrollo de la placenta, que dura hasta el cuarto mes de embarazo. ¿Qué es la placenta? Es un órgano que une el embrión con la madre. Concretamente, el fragmento que los une se convertirá en el cordón umbilical. La función de la placenta es proveer de oxígeno y nutrientes al futuro bebé.

Cavidad amniótica

También se forma la cavidad amniótica, un saco con líquido amniótico, cuyas funciones son proteger al embrión, mantener la temperatura, permitir el movimiento y favorecer el desarrollo de los pulmones.

Saco vitelino

Además, se forma el saco vitelino, aunque no se podrá visualizar hasta la semana 5 de embarazo. El saco vitelino es una estructura encargada de suministrar oxígeno y nutrientes al embrión.



Semana 4 de embarazo: síntomas y signos

¿Qué se siente en la cuarta semana de embarazo? Lo más habitual es haber llegado a la semana 4 de embarazo sin síntomas notorios. A partir de la cuarta semana de embarazo empezarán los síntomas de embarazo. Los principales síntomas en la semana 4 de embarazo son:

  • Retraso de la menstruación: se produce entre la semana 4 y 5 de embarazo.
  • Sangrado de implantación.
  • Retención de líquidos.
  • Dolor abdominal.
  • Tensión en el pecho.
  • Cambios de humor.
  • Cansancio o sueño.
  • Ganas de orinar.
  • Cambios en el olfato o el gusto.
  • Cefalea.
  • Náuseas: pueden surgir las náuseas en la semana 4 de embarazo, aunque no es lo más habitual.

Sangrado de implantación

Este es uno de los síntomas que más preocupación genera. Especialmente, sobre cuánto dura el sangrado de implantación, si el sangrado de implantación duele y cómo distinguir si la sangre corresponde al sangrado de implantación o a la menstruación. El sangrado de implantación es un manchado que ocurre tras 6-10 días de la fecundación debido a la implantación del cigoto en el endometrio, ya que se rompen pequeñas venas de este. Dicho sangrado dura entre 1 y 3 días y el color es más oscuro que el de la menstruación. El sangrado de implantación se considera normal, ocurre en 1 de cada 3 mujeres y no constituye una amenaza ya que se debe a un proceso natural.

Cambios en tu cuerpo

En la cuarta semana de embarazo se produce la implantación y con ella puede ocurrir un pequeño y oscuro sangrado. Los cambios que se pueden experimentar son los síntomas descritos anteriormente, sin embargo, en la mayoría de casos no se notan cambios.

Desarrollo del embrión en la semana 4 de embarazo

En cuanto a la embriología de la cuarta semana de embarazo, cabe destacar que el tiempo entre la semana 4 y 8 del embarazo se considera un periodo crítico del desarrollo del embrión. En este momento recibe el nombre de blastocito y todavía no tiene forma. Su aspecto es de un disco compuesto por un conjunto de células. La mayoría de estas células son células madre que se empezarán a diferenciar para formar diferentes partes como la placenta y la cavidad amniótica. Por ello, recibe el nombre de disco trilaminar, ya que el disco empieza a diferenciar 3 láminas:

  • Ectodermo: a partir de esta capa se formará el sistema nervioso central.
  • Endodermo: dará lugar al tracto gastrointestinal, páncreas, hígado y glándula tiroides,
  • Mesodermo: constituirá los huesos, músculos y sistema sanguíneo.

¿Cuánto pesa y mide el embrión?

En la semana 4 de embarazo el embrión mide entre 0,4 y 1 milímetro. En la cuarta semana de embarazo el embrión crece con rapidez y triplica su tamaño.

Cuidados en la semana 4 de embarazo

Desde el momento en el que se planea un embarazo, es importante recibir un seguimiento profesional para procurar la salud de la madre y el bebé. A continuación, se expone la información sobre las pruebas médicas, la alimentación y otros cuidados en la semana 16 de embarazo.

Pruebas médicas en la semana 4 de embarazo

  • Test de embarazo. A partir de la semana 4, aunque más concretamente, tras el retraso de la menstruación, ya se puede realizar el test de embarazo de manera fiable. El test de embarazo es una prueba que detecta la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG) en la orina. Se puede hacer con un producto que venden en farmacias, aunque también se puede realizar mediante pruebas de laboratorio analizando la orina o la sangre. La hCG se libera tras la implantación, cuando empieza el embarazo propiamente dicho, y aumenta sensiblemente las semanas posteriores. La mayoría de los test de embarazo, para que el resultado salga positivo, deben detectar 25 y 50m UI/ml de hCG. Este nivel de hCG en orina se alcanza aproximadamente 15 días después de la fecundación. La fiabilidad de un test de embarazo es mayor al 99,5%. Es recomendable utilizar para la prueba la orina primera orina de la mañana, pues está más concentrada y tendrá más cantidad de hCG.
  • Cita médica. En la semana 4 de embarazo es en la que este se suele confirmar, por lo que seguramente en la cuarta semana es cuando se descubre el embarazo. Es importante contactar con el médico especilizado en ginecología para recibir la información necesaria y el seguimiento correspondiente.
  • En la semana 4 de embarazo, ¿ecografía? Por ahora, hay que esperar. El embrión es muy pequeño y no es posible verlo con una ecografía normal. Pero, ¿en una ecografía a las 4 semanas no se ve nada? Aunque no se pueda ver el embrión, se puede ver el endometrio más grueso y el cuerpo lúteo en alguno de los ovarios. El cuerpo lúteo, si no hay embarazo, desaparece a los 10-12 días, mientras que en caso de embarazo permanece en el ovario y crece.

Alimentación en la semana 4 de embarazo

Durante el embarazo, son necesarias ciertas pautas en cuanto a la alimentación.

  • Ácido fólico. El ácido fólico o vitamina B6 o folato, ayuda a mantener y crear células nuevas, especialmente, en los procesos de división y crecimiento celular como ocurre en el embarazo. El ácido fólico previene las malformaciones congénitas y los defectos en el tubo neural, es decir, en el futuro cerebro y médula espinal del bebé. El folato se adquiera a través de la alimentación, sin embargo, durante el embarazo es preferible asegurar la ingesta adecuada, que ronda los 400 microgramos. En casos de mayor riesgo de defectos congénitos, se recomienda una dosis diaria de entre 4000 y 5000 microgramos. El ácido fólico se debe ingerir desde el inicio de la gestación.
  • Yodo. También se recomienda la administración de 200-300 microgramos de ioduro potásico al día durante el embarazo y la lactancia. El yodo puede ayudar al desarrollo cerebral, aunque no se han evidenciado datos suficientes sobre su eficacia.
  • Alimentación saludable. Se debe mantener una alimentación saludable y equilibrada. En caso de seguir una alimentación vegana o vegetariana, se deberá consultar con el médico las alternativas o suplementos necesarios. Es importante asegurar los niveles adecuados de vitamina B12, vitamina D, calcio, proteínas, hierro y omega-3.
  • Lácteos, como la leche, los yogures y el queso, aportan calcio que ayuda al desarrollo del sistema nervioso y muscular del bebé.
  • Verduras, frutas y hortalizas. Se recomienda su consumo por el aporte de fibra.
  • Carne y pescado. Es importante consumirlos por su aporte de hierro y ácidos omega-3.

Recomendaciones en la semana 4 de embarazo

  • Café, tabaco y alcohol deben evitarse durante el embarazo y la lactancia.
  • Hábitos saludables en general, tales como realizar actividad física, evitar los tóxicos, evitar ganar más peso de lo establecido como natural y sano durante el embarazo y procurar gestionar las emociones, evitando altos niveles de estrés.

Si deseas leer más artículos parecidos a Semana 4 de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo semana a semana.

Bibliografía
  • Barona, A. C. S., Cañadas, D. D. J., Cusme, K. G. M., & Vera, K. G. J. (2019). Desarrollo embriológico humano. RECIAMUC, 3(1), 22-40.
  • Beltrán, C., Martín, J. E., Solà, I., Aceituno, L., Alomar, M., & Barona, C. (2011). Guía de práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio. Guías de Práctica Clínica en el SNS: AETSA, 10.
  • Generalitat de Catalunya. Departament de Salut. (2018). Guia per a embarassades.
  • Prieto, J. L., & Pérez, M. F. (2007). Ginecología y obstetricia: manual de consulta rápida. Ed. Médica Panamericana.
  • Sellers, F., Moliner, B., Palacios, A., Sellers, R., Llácer, J., & Bernabeu, R. (2017). Medicina Reproductiva y Embriología Clínica.

Escribir comentario sobre Semana 4 de embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Semana 4 de embarazo
Semana 4 de embarazo

Volver arriba