Compartir

Semana 3 de embarazo

 
Por Equipo editorial. Actualizado: 22 agosto 2019
Semana 3 de embarazo

En la semana 3 de embarazo, es cuando se producirá la fecundación del óvulo. Como vimos en la semana 1 de embarazo, el período gestacional se empieza a contar desde la última regla. Así pues, la primera semana hace referencia a la menstruación y la segunda semana de embarazo a la ovulación. A partir de la tercera semana, se producirá la fecundación y ya habrá propiamente embarazo, pero no se podrá saber que estás embarazada hasta la semana 4.

Una semana después de la fecundación, se podrá comprobar si ha desaparecido la menstruación y, por lo tanto, obtener el primer día de falta de la regla. A partir de este momento, es cuando es recomendable realizar la prueba de embarazo. En este articulo de paraBebés, te explicamos todo sobre la semana 3 de embarazo, síntomas, desarrollo, cambios y cuidados.

También te puede interesar: Semana 1 de embarazo

¿Qué pasa en la semana 3 de embarazo?

En la tercera semana de embarazo, se produce la fecundación. La fecundación corresponde al momento en el que uno de los espermatozoides consigue llegar al interior del óvulo y fecundarlo.

1. El viaje de los espermatozoides

El inicio de la fecundación empieza durante el encuentro sexual cuando el esperma es introducido en el interior de la vagina. Los espermatozoides se desplazan hacia el cuello del útero, atravesándolo hasta llegar a las trompas de Falopio. Si consiguen llegar a las trompas de Falopio, pueden sobrevivir allí entre 48 y 72 horas. Esto significa que si nos encontramos en el período fértil y cerca de la ovulación, se puede producir la fecundación días después del encuentro sexual.

Solo pocos espermatozoides consiguen llegar hasta el óvulo, el resto se agotan y mueren. Solo uno conseguirá entrar y fecundarlo. Una vez fecundado, la membrana del óvulo se transformará en impermeable cerrando el paso al resto de espermatozoides.

2. La unión del espermatozoide y el óvulo

La unión del espermatozoide con el óvulo dará lugar a una nueva célula llamada cigoto. El cigoto es el resultado de la unión entre un gameto masculino, es decir, el espermatozoide, con un gameto femenino, el óvulo. Cada gameto aporta 23 cromosomas del padre y 23 de la madre, creándose una nueva célula de 46 cromosomas totales.

En el caso de que dos espermatozoides fecunden dos óvulos, se producirá un embarazo múltiple con mellizos. Cada embrión se desarrollará en su placenta y los bebés no serán idénticos. En este caso, puede ser un embrión masculino y un embrión femenino.

En el caso de que un espermatozoide fecunde un óvulo y este se divida en dos o más embriones, se producirá un embarazo gemelar. Dependiendo del momento en el que se divida el óvulo fecundado, se producirá la creación de una o dos placentas. Los bebés gemelos son idénticos y del mismo sexo.

3. El viaje hasta el útero

Durante unos días, el óvulo fecundado avanzará empujado por los espasmos de las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Una vez allí, se implantará en su membrana interior, el endometrio. Por el camino, empezará un proceso de división celular dando lugar a un cigoto, después a una mórula (célula en forma de mora) y, por último, se formará una cavidad en el interior de esta célula. La mórula pasará a denominarse blastocito, el cual se dividirá en dos tipos de célula: los embrioblastos y los trofoblastos. De los embrioblastos, se formará el embrión, mientras que de los trofoblastos, se formará la placenta. Una vez el blastocito consiga llegar al útero empezará el momento más delicado de la fecundación: la implantación.

4. La implantación

Una vez el blastocito ha conseguido llegar al útero, el embrión consigue romper la capa protectora llamada zona pelúcida. Al entrar en contacto con el endometrio, empieza el proceso de implantación. Es el momento más delicado del embarazo, ya que si no se consigue implantar dentro del útero, no seguirá adelante el proceso gestacional.

En esta fase, empezará la formación de la placenta y del saco amniótico. Dentro de la placenta será donde el embrión se desarrollará durante 9 meses, se nutrirá a través del cordón umbilical.

5. El sangrado de implantación y la hormona HCG

La implantación es el momento en el que embrión se ha agarrado correctamente dentro del endometrio. Una vez implantado, puede que se genere un ligero sangrado. Este sangrado corresponde al sangrado de implantación, el cual es rosado y no se muestra en abundante cantidad, es completamente normal y no hay porqué preocuparse.

A partir de esta fase, se empezará a generar la hormona HCG y será en la semana 4 de embarazo cuando podremos observar la primera falta. Será en el primer día de falta cuando podremos realizar un test de embarazo. Unos 8-10 días después de la fecundación ya es posible obtener un positivo.

Semana 3 de embarazo: síntomas y signos

A partir de la tercera semana de embarazo, la llegada de los síntomas variará dependiendo de cada mujer. Si has experimentado un embarazo previo, puede que enseguida sepas que estás embarazada. Por el contrario, si el embarazo ha llegado por sorpresa, puede que no notes absolutamente nada hasta pasadas unas semanas. Los síntomas en la tercera semana de embarazo más frecuentesson:

  • Dolor de ovarios
  • Hinchazón del vientre
  • Mareos
  • Cansancio
  • Somnolencia

Cambios en tu cuerpo

¿Qué se siente en la tercera semana de embarazo? Como hemos comentado anteriormente, los cambios en el cuerpo variarán de un embarazo a otro. En la tercera semana de embarazo, seguramente aún no se sepa de la existencia del embarazo, por lo tanto, los cambios en el cuerpo puede que sean insignificantes.

Desarrollo del embrión en la semana 3 de embarazo

Alrededor de la semana 12 de embarazo, será cuando se realice la primera ecografía de control. El ginecólogo determinará el peso y medidas exactas del embrión. A continuación, te explicamos, aproximadamente, cuánto pesa y cuánto mide el embrión en la tercera semana de embarazo.

¿Cuánto pesa y mide el embrión?

En la semana 3 de embarazo, es posible que el embrión mida menos de 0,2 mm. Aproximadamente, se establece que el embrión crece 1 mm por día. Para observar el embrión mediante una ecografía, se debe esperar entre 6 y 10 semanas.

Cuidados en la semana 3 de embarazo

Ha llegado el momento de dejar los malos hábitos a un lado. Es muy importante que, durante las primeras semanas de embarazo, se lleven unos hábitos de vida saludables, son las más delicadas. A continuación, te explicamos los cuidados en la semana 3 de embarazo:

Alimentación

En el embarazo, hay una serie de alimentos que se deben limitar o reducir su ingesta:

  • Evita comer carnes y pescados crudos o poco hechos como, por ejemplo, sushi o carpaccio.
  • Evita comer quesos y productos procedentes del huevo sin pasteurizar. La mayonesa y otras salsas deben ser siempre de bote. Asegúrate que la repostería no contenga huevo crudo o quesos sin pasteurizar.
  • Evita consumir pescado con altos niveles de mercurio: tiburón, pez espada, atún. Consume pescados pequeños y siempre previamente congelados.
  • Evita comer embutidos.
  • Los patés y carnes de untar deben estar previamente pasteurizados.
  • Evita comer ahumados y marinados.
  • Cocina bien los huevos.
  • Limita la ingesta de cafeína (200 mg al día).
  • Prepara ensaladas caseras y limpia bien los vegetales. Las hortalizas y verduras pueden contener parásitos como la toxoplasmosis. Evita los brotes germinados.
  • Ni una gota de alcohol, ni un cigarrillo.

Actividad física

  • Si realizabas actividad física antes de quedarte embarazada, presta atención a qué tipo de actividad es y si puede ser perjudicial para el correcto desarrollo del embarazo. Debemos tener en cuenta que el primer trimestre es el más delicado de un embarazo. El segundo trimestre es el momento ideal para seguir con la práctica deportiva adaptada.
  • Si no practicabas deporte, no es el momento de ponerse a hacer deportes de riesgo. Salir a caminar, nadar, hacer yoga o realizar clases de preparación al parto, son algunas de las mejores opciones para ejercitarte estando embarazada.
  • Si realizabas entrenamientos de alta intensidad o a nivel competitivo, es momento de bajar la intensidad y abandonar las competiciones por un tiempo.

Vida normalizada

Si no hay un embarazo de alto riesgo, se puede seguir una vida normal. Como en cualquier persona, es aconsejable evitar el estrés, cuidarse física y emocionalmente, dormir las horas necesarias, beber mucha agua, llevar una alimentación saludable y realizar actividad física con moderación.

Si deseas leer más artículos parecidos a Semana 3 de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo semana a semana.

Bibliografía
  • Departament de la Generalitat Catalana (2018). Guia per a embarassades. http://www.capsbe.cat/media/upload/pdf/guiaembarassades_editora_6_31_1.pdf
  • Alcolea, S., & Mohamed, D. (2011). Guía de cuidados en el embarazo. Madrid. España. Instituto Nacional de Gestión Sanitaria. Recuperado de: http://www. ingesa. msssi. gob. es/estadEstudios/documPublica/internet/pdf/Guiacuidadosembarazo. pdf.

Escribir comentario sobre Semana 3 de embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Semana 3 de embarazo
Semana 3 de embarazo

Volver arriba