Compartir

¿Puedo darle fórmula y pecho a mi bebé recién nacido?

 
Por Sheila Peón. 23 diciembre 2019
¿Puedo darle fórmula y pecho a mi bebé recién nacido?

Si pensamos en la alimentación de un bebé, lo primero que se nos viene a la mente son dos posibilidades: que toma pecho (lactancia materna exclusiva) o que toma biberón (lactancia artificial con leche de fórmula). Pero existe otra alternativa entre medias que acerca a las dos opciones anteriores, la llamada lactancia mixta. Esta utiliza un poco de las dos, pudiendo ser a veces ventajosa para las madres en determinadas situaciones.

En este artículo de paraBebés veremos si se puede alternar leche materna y fórmula en un bebé recién nacido, las ventajas y desventajas que tiene la lactancia mixta y cómo llevarla a la práctica.

También te puede interesar: Cómo cuidar a un bebé recién nacido

¿Se puede alternar leche materna y fórmula en un bebé recién nacido?

La lactancia mixta es un tipo de alimentación elegida para el bebé, que consiste en que se alimente de leche materna y también de leche artificial. Se puede utilizar para compatibilizar pecho y biberón o como el paso previo a la lactancia artificial definitiva.

En situaciones normales, la Organización Mundial de la Salud no recomienda iniciar la lactancia mixta hasta que el bebé llegue a los 6 meses de edad, siendo la mejor opción hasta entonces la leche materna por sus múltiples beneficios. Por ello, es conveniente consultar previamente con el pediatra para que te aconseje si te estás planteando la lactancia mixta.

Sin embargo, existen otras circunstancias en las que la lactancia mixta se hace necesaria. Esos casos son los siguientes:

  • Recién nacido que no toma bien el pecho por alguna razón. Puede que el bebé no se agarre bien al pecho y necesite el biberón para poder alimentarse, y/o que la madre no produzca la cantidad de leche que se precisa en ese momento.
  • Niños prematuros o macrosomas. Los primeros días de vida, tanto los bebés que han nacido antes de tiempo como los que han pesado mucho al nacer (macrosomas) tienen un riesgo añadido de no alimentarse lo suficiente solo con la leche de la madre.

Ventajas y desventajas de la lactancia mixta

La persona que más se puede beneficiar con este tipo de alimentación es la madre, ya que la lactancia materna exclusiva puede resultar a veces muy esclavo.

Ventajas de la lactancia mixta

Dar pecho y biberón tiene los siguientes beneficios:

  • A turnos. Como el pecho deja de ser imprescindible, en las tomas que toque biberón, la mamá se puede turnar con el otro progenitor, los abuelos, con otro familiar o cualquier otra persona elegida, teniendo así un descanso del pecho y más tiempo para ella.
  • Vínculo con el otro progenitor. Como el padre u otra madre también tiene la ocasión de alimentar al bebé, se da la oportunidad de aumentar y reforzar el vínculo afectivo que existe entre él o ella y el bebé.
  • Vuelta al trabajo. Cuando a la madre se le termina la baja por maternidad y tiene que volver a trabajar, no se tiene que preocupar de sacarse la leche todos los días en el trabajo o ir a dar el pecho al bebé en su hora de lactancia, pudiendo dar el relevo a otra persona con el biberón.
  • Bebés con más hambre. Hay niños que comen mucho y cuesta saciarlos con el pecho, sobre todo si la madre produce menos leche por algún motivo. En estos casos, la leche artificial es un gran aliado para que no se queden con hambre.
  • Ideal fuera de casa. Hay madres que tienen más pudor a la hora de dar el pecho a su bebé cuando se encuentran en un sitio público. El biberón es una buena elección si no te sientes cómoda en este tipo de situaciones.

Inconvenientes de la lactancia mixta

Pero por otro lado, las desventajas de dar fórmula y pecho a un bebé son:

  • Final de la lactancia materna. Hay riesgo de que se pierda porque puede que el bebé termine por rechazar el pecho, ya que con el biberón no tiene que hacer tanto esfuerzo como le supone mamar y extrae más cantidad de leche en menos tiempo. Al final la tendencia suele ser terminar con la lactancia natural.
  • Disminución de la producción de leche. Al mamar menos veces al día, el cuerpo de la mujer produce menos cantidad y hay menos subidas de leche.
  • Menos cómodo. El pecho siempre está preparado para que el bebé se alimente, en cambio un biberón supone más tiempo para elaborarlo, limpiarlo, esterilizarlo, etc. En definitiva, es más complejo. En los siguientes artículos encontrarás Cómo esterilizar biberones y Cómo preparar un biberón.

Cómo hacer lactancia mixta

Tenemos dos opciones para iniciar la alimentación del bebé con lactancia mixta, una simultánea y otra alterna. Es decir, si damos el biberón después de haber tomado pecho para completar esa toma o sustituir una toma entera por biberón, alternando pecho y biberón.

A continuación podrás leer nuestros consejos para que la lactancia mixta sea un éxito:

  1. En las tomas simultáneas, dar siempre primero el pecho y después el biberón.
  2. Deja que tome todo el pecho que quiera, que saque leche de las dos mamas. Y si cuando termine se ha quedado con hambre, dar biberón.
  3. Ofrece el pecho con mucha frecuencia, para que la producción no disminuya y se beneficie todo lo posible de las ventajas que le brinda la leche materna.
  4. ¿Cómo deben ser los biberones para la lactancia mixta? Se recomienda utilizar biberones con tetinas que sean lo más similares al pecho de la madre, para que no provoque confusión y no rechace el pecho. Y para evitar gases los mejores son los anti-cólicos. Aquí encontrarás cómo prevenir y aliviar los gases del bebé.
  5. A la hora de preparar el biberón, procura que haya cantidad suficiente para que sobre leche al terminar la toma. Si no bebe más así sabremos que no se ha quedado con hambre, en cambio si bebe todo no podemos estar seguros de que haya quedado satisfecho.
  6. Si decides que quieres volver a instaurar la lactancia materna exclusiva, la mejor opción es utilizar un biberón con el que le cueste más esfuerzo succionar, para que su preferido vuelva a ser el pecho y poco a poco ir dando menos biberón hasta llegar a eliminarlo por completo.

¿Qué cantidad de leche se debe dar en la lactancia mixta?

Realmente no hay una cantidad exacta, ya que cada bebé tendrá su apetito. No tienen que tomar todos necesariamente la misma cuantía para cubrir sus necesidades y poder crecer sanos. Pero a modo de orientación, estas son las cantidades aproximadas de leche que toman los bebés según la edad que tengan:

  • 15 días de edad: 80 g por cada toma, repartidos en 6 tomas.
  • 1 mes de edad: 120 g por toma, repartidos en 6 tomas.
  • 3 meses de edad: 170 g por toma, repartidos en 5 tomas.
  • De 6 meses en adelante: 200 g o más repartidas en 3 o 4 tomas al día, junto con la alimentación complementaria.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo darle fórmula y pecho a mi bebé recién nacido?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de .

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2015). Lactancia mixta.
  • Garrido García, J. (2016). Lactancia mixta.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Puedo darle fórmula y pecho a mi bebé recién nacido?
¿Puedo darle fórmula y pecho a mi bebé recién nacido?

Volver arriba