Lactancia materna

Por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho

Por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho

Un bebé se desespera cuando toma el pecho porque tiene hambre, si el flujo de leche es lento, está incómodo o debido a que tiene problemas para succionar la leche. La lactancia materna puede llegar a crear un sinfín de dudas, pero los beneficios de la misma son universalmente conocidos. Es la forma más natural de alimentar a los bebés y la única leche que se adapta a sus necesidades de desarrollo.

No obstante, en muchos momentos, debido a los diferentes brotes de crecimiento por los que pasan los bebés, la madre puede llegar a pensar que no tiene leche suficiente o que su pequeño se queda con hambre si se muestra desesperado mientras mama. En este artículo de paraBebés, te contamos por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho, por qué se pone muy nervioso cuando mama, si es normal que se enganche y desenganche del pecho y qué hacer en esos casos.

Índice
  1. Por qué mi bebe se desespera al tomar el pecho
  2. Mi bebé se engancha y desengancha del pecho, ¿es normal?
  3. Por qué mi bebé está inquieto al amamantar
  4. Qué hacer si mi bebé se desespera cuando lo amamanto

Por qué mi bebe se desespera al tomar el pecho

Lejos de las imágenes idílicas de mujeres dando el pecho a sus bebés, en muchas ocasiones, los bebés pueden ponerse muy nerviosos a la hora de alimentarse del pecho. ¿Por qué mi bebé se desespera cuando lo amamanto? Hay varios motivos a tener en cuenta que veremos a continuación:

  • Hambre: si tu bebé ha estado esperando mucho tiempo para alimentarse o tiene un apetito especialmente grande, puede ponerse ansioso y frustrado al tratar de obtener suficiente leche rápidamente. En estos casos, es posible que el bebé succione con fuerza y rapidez, lo que podría hacer que parezca desesperado.
  • Flujo de leche lento: si el flujo de leche materna va despacio, el bebé puede frustrarse y volverse impaciente al mamar. Esto puede ocurrir al principio de la lactancia materna cuando la producción de leche aún se está estableciendo o si los conductos de la leche están obstruidos.
  • Reflejo de eyección exagerado: algunas madres tienen un reflejo de eyección de la leche especialmente fuerte, lo que significa que la leche sale con fuerza al comienzo de la toma. Esto puede ser abrumador para el bebé y hacer que se atragante o se sienta incómodo. Puedes probar diferentes posiciones de lactancia, como acostada o semiacostada, para ayudar a controlar el flujo de leche.
  • Incomodidad: si preguntas por qué mi bebé se desespera cuando lo amamanto, los cólicos, la salida de dientes o las enfermedades hacen que no esté a gusto y se muestre nervioso. Cámbialo de posición o incorporándole para que las tomas sean más tranquilas. En este artículo, te explicamos Cómo saber si un bebé tiene cólicos.
  • Problemas de succión: algunos bebés pueden tener dificultades con la succión debido a problemas como un frenillo lingual corto o una succión débil. Esto puede hacer que se frustren al intentar obtener suficiente leche. Si sospechas que esto puede ser un problema, puedes consultar con un especialista en lactancia materna o con el pediatra para evaluar la situación y obtener orientación.

Recuerda que cada bebé es único y puede haber otras razones específicas en tu caso en particular. Si estás preocupada o si la desesperación de tu bebé al tomar pecho persiste, te recomiendo consultar con un profesional de la salud, como un pediatra o un especialista en lactancia materna, para que pueda evaluar y brindarte el apoyo adecuado.

Mi bebé se engancha y desengancha del pecho, ¿es normal?

Además de ponerse muy nervioso al mamar, si tu bebé se engancha y desengancha del pecho no debes preocuparte, pues es normal que lo hagan para aumentar la producción de leche materna y adaptarla a sus necesidades.

Este comportamiento puede llevar a la madre a pensar que el bebé se desengancha del pecho y se queja porque no tiene suficiente leche, pero es un mecanismo de autorregulación de su alimentación. Este comportamiento se conoce como "chupeteo de confort" y puede tener varias razones:

  • Ajuste de succión: al principio de la toma, es normal si el bebé se engancha y desengancha del pecho varias veces para ajustar su succión y encontrar una posición cómoda. Esto les ayuda a obtener un buen agarre y asegurarse de que están succionando correctamente.
  • Flujo de leche: al cambiar su succión o desengancharse brevemente, el bebé puede estimular el flujo de leche. Esto puede ser especialmente útil si el flujo de leche materna es lento al principio y el bebé está tratando de aumentar el suministro de leche.
  • Saciedad temporal: A veces, los bebés se desenganchan cuando están satisfechos temporalmente y solo necesitan un poco de tiempo para descansar antes de continuar la alimentación. En estos casos, pueden volver a engancharse después de un breve descanso.
  • Distracciones: los bebés son muy curiosos y pueden distraerse fácilmente durante la alimentación. Si hay ruidos fuertes, luces brillantes u otras distracciones alrededor, es posible que se desenganchen repetidamente para mirar a su alrededor. Esto es especialmente común cuando los bebés empiezan a explorar su entorno y están más alerta.

En este artículo encontrarás información sobre cómo amamantar a un bebé correctamente.

Por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho - Mi bebé se engancha y desengancha del pecho, ¿es normal?

Por qué mi bebé está inquieto al amamantar

Además de soltar y coger el pecho, los bebés pueden mostrarse muy inquietos durante las tomas e incluso llorar y parecer enfadados. Como hemos dicho anteriormente, lo hacen para aumentar la cantidad de leche materna para dar respuesta a sus necesidades de desarrollo y son las conocidas crisis de lactancia o brotes de crecimiento. Se producen en los bebés más o menos en los mismos tiempos de vida, aunque no todos dan señales de pasar por ellos.

La crisis de lactancia materna más marcada ocurre a los 3 meses de edad, momento en el que la lactancia está perfectamente instaurada y en el que la madre deja de notar los pechos duros ya que, la leche, se va produciendo a medida que el bebé va mamando y no se llenan los pechos a modo de almacén como pasaba hasta ahora. Pero además de la crisis de los 3 meses, se producen otras muchas a los 10 días de vida, al mes y medio, al año, etc.

Qué hacer si mi bebé se desespera cuando lo amamanto

Las crisis de lactancia suelen durar unos días, y según el bebé pueden ser más o menos acentuadas. Con el objetivo de poder sobrellevarlas lo mejor posible, a continuación, te damos una serie de consejos sobre qué hacer si mi bebé se desespera cuando lo amamanto:

  • No dudes de tu cuerpo ni de tus posibilidades: salvo en casos muy específicos, puedes amamantar a tu bebé y él solo regulará la producción que necesita para crecer. Si coge peso, está contento, moja varios pañales al día, se alimenta a demanda… ¡no tienes de qué preocuparte! En el siguiente artículo encontrarás 50 mitos y realidades sobre la lactancia materna.
  • No le fuerces a tomar pecho: si se retira o no quiere seguir mamando, hay que respetarle aunque nosotros consideremos que no ha tomado lo suficiente.
  • No lo estimules: seguro que notas que por la noche las tomas son más tranquilas debido a la ausencia de estímulos. Trata de bajar las luces y evitar sonidos fuertes o distracciones que desvíen su atención.
  • Ten paciencia: será tu mejor aliada para superar los brotes de crecimiento. En unos días se te habrá olvidado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Española de Pediatría (AEDP) recomiendan la lactancia exclusiva hasta los 6 meses, edad en la cuál se empezarán a introducir otro tipo de alimentos diferentes a la leche, pero siendo esta su alimentación principal hasta el año.

En un primer momento, dar de mamar a un bebé puede parecer sencillo, pero el camino de la lactancia materna en ocasiones puede hacerse cuesta arriba. Por este mismo motivo, es importante contar con ayuda, ya sea de personas especializadas en lactancia o grupos de apoyo a los que puedas acudir ante cualquier duda que se te presente sobre el amamantamiento.

Por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho - Qué hacer si mi bebé se desespera cuando lo amamanto

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Lactancia materna.

Bibliografía
  • Aguayo Maldonado, J., Serrano Aguayo, P., Calero Barbé, C., Martínez Rubio, A., Rello Yubero, C., Monte Vázquez, C. (2000). Lactancia materna. Recuperado de: https://www.aeped.es/sites/default/files/8-lm_andalucia.pdf
  • Asociación Española de Pediatría. Preguntas frecuentes sobre la lactancia materna. Recuperado de: https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna#t48n145
  • Padró, A (fecha desconocida). Crisis o brotes de crecimiento. Recuperado de: https://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-4-cuando-los-ninos-crecen/crisis-o-brotes-de-crecimiento/
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Emely
Muy buena explicacion
Eva Martínez Fierro
¡Muchas gracias! Un saludo
Su valoración:
Rebeca
Chicas cuando el bebe se desespera intenten tambien sacar el aire. Ya que a mi bebe logre entender que si llora mientras mama es por que jalo aire. Esto esto pasa tambien con el pecho materno.
Eva Martínez Fierro
Sí, suele pasar sobre todo cuando comen muy rápido o con mucho ansia. Con el pecho materno es menos probable que pase ya que se adapta mejor a su boca dificultando la entrada de aire, pero como tú dices, también puede pasar. Un saludo
1 de 3
Por qué mi bebé se desespera cuando toma pecho