menu
Compartir

Peleas entre hermanos: causas, consecuencias y cómo gestionarlas

 
Por Lorena García Vega. 5 noviembre 2021
Peleas entre hermanos: causas, consecuencias y cómo gestionarlas

Las peleas entre hermanos son muy comunes y muy frecuentes. En realidad, no pueden considerarse como negativas, ya que ayudan a los niños a ponerse límites, a defenderse, expresar deseos y necesidades y ir entendiendo la postura y punto de vista de los demás. Sin embargo, no siempre los conflictos entre hermanos pueden resolverlos de forma autónoma, y los adultos tienen que intervenir para ayudarles a gestionarlos de una forma respetuosa y eficaz.

La manera en que se ayude a resolver los problemas va a condicionar la manera en la que el niño o la niña se enfrente a conflictos en el futuro. En este artículo de paraBebés, os hablamos sobre las peleas entre hermanos: causas, consecuencias y cómo gestionarlas.

Causas de las peleas entre hermanos

¿Por qué hay peleas entre hermanos? Existen una gran diversidad de razones que pueden provocar las pelas entre hermanos como familias hay, sin embargo, existen algunos motivos genéricos. Descubre las causas de las peleas entre hermanos más comunes:

  • La personalidad: la forma de ser del menor incide sobre las relaciones que establece con los demás.
  • El género: si los hermanos comparten género, esto puede ayudar a que las relaciones sean más fáciles. Además, los juegos, los intereses o hobbies pueden ser parecidos.
  • Los celos: son una de las principales causas de las peleas entre hermanos. Si los celos son muy intensos y se visualizan en casi todas las situaciones de la vida diaria, los padres, deben analizar y reflexionar el tipo de respuesta que dan a sus hijos, pues podrían estar avivando estos sentimientos sin pretenderlo. Este artículo verás cómo tratar los celos entre hermanos.
  • La competición: una de las principales causas de las peleas entre hermanos, pues los niños necesitan competir con el grupo de iguales. Esto les ayuda a desarrollar su autoconcepto y a sentirse más seguros con sus capacidades. Los hermanos pueden medirse en cuanto habilidades y destrezas e ir entrenando capacidades para mejorar las debilidades.
  • La diferencia de edad: los hermanos que se llevan menos de 18 meses, adquieren un vínculo parecido al de hermanos mellizos, por lo tanto, lo celos y rivalidades no se acusan. Los hermanos que se llevan más diferencia de edad, pueden manifestar celos. Por eso es muy importante que los padres sepan dar el lugar que le corresponde a cada hijo/a.
  • La edad: aproximadamente hasta los 5 años las pelas entre hermanos suelen ser más físicas, ya que todavía no saben defenderse verbalmente y pegarse es la vía más rápida para enfrentarse al problema. Conforme van creciendo, los conflictos irán cambiando la forma, por medio del vocabulario, hacerse trastadas, no hablarse, etc.

Consecuencias de las peleas entre hermanos

Las consecuencias inmediatas de las peleas entre hermanos es que se puedan hacer daño entre ellos, además, de hacerse sentir mal el uno al otro por palabras que se dediquen o si utilizan otro tipo de estrategia como romper algo que a la otra parte le pueda sentar mal.

Las consecuencias de las peleas entre hermanos a largo plazo son la forma en la que van interiorizando cómo enfrentarse a los problemas. Si la respuesta está basada en la exaltación y falta de respeto, es probable que el menor comience a utiliza las mismas estrategias en otros contextos.

Por eso, es tan importante que los padres ayuden a manejar estas situaciones para que, aunque no puedan ni tengan por qué evitarlas, sí sirvan de aprendizaje para los niños y las niñas y sepan cómo resolver conflictos de una forma pacífica. En este artículo, te proponemos distintos juegos de resolución de conflictos para niños de primaria.

Cómo gestionar las peleas entre hermanos

Si te preguntas cómo resolver las peleas entre hermanos, hay diferentes estrategias para arreglar este tipo de conflictos familiares. A continuación, veremos cómo gestionar las peleas entre hermanos:

  • No juzgar: los juicios de las personas ajenas al conflicto, sin haber vivenciado la situación que lo ha provocado, pueden hacer que se distorsione el hecho. Así pues, hay que poner la mirada en lo que ha ocurrido, sin indagar en por qué se ha producido y de quién es la culpa.
  • Buscar soluciones: enfocarse en el problema solo conlleva que los niños o las niñas se crispen más y terminen viendo la situación como injusta, buscando vías para vengarse. Si se buscan soluciones para los conflictos, por un lado, evitaremos buscar culpables, haciendo que los pequeños se sientan mucho mejor y más liberado y, por otro lado, le ayudará a determinar la mejor manera de resolver el conflicto.
  • Practicar la escucha activa: parte de no juzgar a los hijos en una pelea reside en el entrenamiento de los padres de no sacar sus propias conclusiones. Hay que permitir que los niños y las niñas se expresen, pero que puedan hacerlo sin sentirse señalados. Si están muy nerviosos, hay que permitir que se relajen sacándoles de la situación y, una vez que estén más tranquilos, puedan explicar su punto de vista. Descubre cómo desarrollar la escucha activa en niños.
  • Expresar sentimientos: si queremos que los pequeños y pequeñas hablen y puedan argumentar lo que ha ocurrido, los padres tienen que enseñarles a expresar los sentimientos y emociones propias y ajenas. Si no son capaces de verbalizarlo, será muy difícil que puedan hacerse entender.
  • Comunicarse: para evitar las peleas entre hermanos la clave reside en la comunicación. Los hermanos observan cómo se comunican sus padres, por lo que una opción para resolver conflictos y incentivar la comunicación familiar es organizar pequeñas juntas familiares donde se aborden temas que repercutan a toda la familia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Peleas entre hermanos: causas, consecuencias y cómo gestionarlas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Familia.

Bibliografía
  • Vega, G. L. (2020). Castigar no es educar: Todas las ventajas de la Disciplina Positiva. La Esfera de los Libros.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Peleas entre hermanos: causas, consecuencias y cómo gestionarlas
Peleas entre hermanos: causas, consecuencias y cómo gestionarlas

Volver arriba