Compartir

Mi hijo de 2 años me pega y muerde, ¿por qué y qué hacer?

 
Por Mª José Roldán. Actualizado: 13 noviembre 2020
Mi hijo de 2 años me pega y muerde, ¿por qué y qué hacer?

En algunas ocasiones, cuando un niño o niña pega y muerde a la edad de dos años, es posible que los padres y madres se pregunten qué es lo que están haciendo mal para que eso ocurra. ¿Tienen ellos/as la culpa de que su pequeño/a tenga esa conducta tan agresiva? ¿Le ocurrirá algo emocional? ¿Qué se puede hacer? Desde paraBebés queremos hablarte sobre por qué tu hijo de 2 años me pega y muerde y qué puedes hacer al respecto.

También te puede interesar: ¿Qué hacer cuando un niño pega a tu hijo?

Por qué un niño pega y muerde 

Las causas de este comportamiento agresivo en un niño o niña son las siguientes:

  • Muestra su identidad. Cuando el niño o niña llega a los 2 años, comienza a darse cuenta que es un ser separado de sus padres o madres, comienza a mostrar su personalidad y su identidad separada.
  • Todavía no entiende las normas. Al mismo tiempo está en una fase muy egocéntrica en su desarrollo y el entendimiento de las normas o los límites aún no está muy definido.
  • Todavía no sabe expresar lo que siente. Del mismo modo, el lenguaje no está desarrollado por lo que el menor no será capaz de expresar lo que quiere en su mente cada vez más inquieta. Entiende más de lo que es capaste expresar.
  • Se siente frustrado/a. Esto puede hacer que el pequeño o la pequeña presente frustraciones en diferentes situaciones, algo que puede llevar a rabietas.
  • No sabe gestionar lo que siente. Estas rabietas, al ser también inmaduro emocionalmente, pueden acabar en pegar o en morder al otro, al no saber expresar los sentimientos más intensos de otro modo, como puede ser la rabia o la ira.
  • Falta de control de impulsos. Por si fuese poco, hasta los cuatro años los niños y niñas carecen de control de impulsos, y si quieren empujar a un niño o niña o morderle porque están enfadados (por ejemplo, si les han arrebatado su juguete), simplemente, lo harán.
  • Falta de empatía. Además, los niños pequeños pueden no darse cuenta de que golpear puede doler, porque la sensación de compasión no estará completamente establecida hasta alrededor de los 3 años.

Por qué hay niños que pegan a sus padres

Un niño pequeño agresivo o niña pequeña agresiva, al menos hasta la edad de tres años, no está siendo "malo" o desobediente. Están tratando de decirte algo, y aún no han desarrollado las habilidades del lenguaje o los hábitos emocionales para comunicarse de manera más efectiva. O eso, o no sienten que los estás escuchando, y la violencia es la única forma de llamar tu atención.

La agresión de los niños pequeños y las niñas pequeñas generalmente ocurre cuando un pequeño o pequeña no obtiene lo que quiere. Ya sea que ese deseo sea razonable (comida, atención, un abrazo) o no (dulces, juguetes de otra persona, algo peligroso). Y el contexto importa. Como era de esperar, los niños y las niñas de dos años tienen más probabilidades de ser agresivos cuando están cansados, preocupados, no se sienten bien, tienen hambre o están estresados.

Cuando un niño o niña pega a su padre o madre, no lo hace con la intención de hacerle daño. La única intención que tiene es intentar comunicar un sentimiento demasiado intenso que no sabe manejar ni tampoco expresar. Por eso, los padres deben reconducir la conducta con todo su cariño.

Como podemos ver, que un niño o niña pegue, es fruto de su inmadurez y es normal en esta fase de su desarrollo. Pero, ¿debemos dejar que lo haga? ¿Cómo debemos actuar ante un niño/a que pega? Lo veremos a continuación.

Qué hacer cuando un niño pega 

Como te hemos mencionado en el punto anterior, es muy importante que los padres y madres, cuando un niño o niña de dos años pegue o muerda, sepan cómo reconducir la conducta. Esto significa que es importante indicarle que lo que acaba de hacer está mal y enseñarle a cómo hacerlo mejor. Para ello, sigue estos pasos:

  1. Detén la agresión. Di claro y firme algo como: “NO, deja de morder, me duele”.
  2. Ve a un lugar privado para darle a tu hijo la oportunidad de calmarse (sobre todo si estás en un lugar público).
  3. Reconduce la conducta hacia otra más adecuada. Enséñale a poner palabras a sus peticiones. Por ejemplo, si tu hijo está pegando a su hermano porque quiere un juguete, después de decirle que no se pega, enséñale a que lo pida.
  4. Hazle entender sus emociones nombrándolas, por ejemplo: “Entiendo que estés triste, pero no se pega”. Aquí puedes ver cómo trabajar las emociones en los niños y las niñas.
  5. Muestra comprensión y cariño todo el tiempo para que tu hijo se sienta valorado y respetado todo el tiempo
  6. Nunca, bajo ninguna circunstancia, utilices la violencia con tu hijo/a. Si lo haces, solo le estarás mostrando que la violencia se soluciona con violencia y se volverá más agresivo contra sí mismo/a o contra los demás.

Cómo educar a un niño de 2 años

Es a esta edad cuando es necesario comenzar a implantar en la educación del pequeño unas normas y unos límites que le guiarán en el camino de la educación y de la regulación emocional. Se necesitará mucha paciencia puesto que el pequeño tiene poca retentiva y las órdenes que se le dan puede olvidarlas rápidamente.

En este sentido, cuando el pequeño recibe una orden y al poco tiempo vuelve a hacer las cosas mal, no significa que te esté desafiando. Ni mucho menos. Simplemente es que se le ha olvidado lo que le has dicho anteriormente y necesita que se lo repitas con todo tu amor y todo tu cariño. Para que un niño de dos años se críe feliz, sigue estas claves:

  • En la medida de lo posible, dale a tu hijo toda tu atención.
  • Abraza a tu hijo con frecuencia.
  • Mantén rutinas en casa para jugar, dormir y comer.
  • Dale opciones razonables para que sepa que él/ella puede elegir.
  • Busca diferentes tipos de estimulación (musical, física, intelectual, social y visual). Aquí puedes ver 60 actividades de estimulación.
  • Juega con tu hijo/a activamente cada día.
  • Crea un ambiente de armonía y paz en tu hogar.
  • Haz juegos de roles. En un momento tranquilo y fácil, y de una manera alegre, vuelva a representar un episodio violento reciente. Piensen juntos en otras posibilidades que no sean violencia, agresión o rabietas.
  • Enseña a tu hijo/a a usar palabras en lugar de pegar.
  • Enseña a tu hijo/a a alejarse cuando sienta que alguien le está tratando mal.
  • Haz un rincón especial en casa para que tu hijo/a pueda ir cuando se sienta nervioso (un lugar donde encuentre calma donde haya libros, juguetes, etc.) No le envíes nunca como castigo, solo como recomendación cuando se siente nervioso/a y así pueda controlar mejor sus emociones.

Aquí tienes otras herramientas: cuentos y actividades para niños que pegan. A partir de ahora, ¡seguro que entenderás mejor el comportamiento de tu pequeño/a! Además, te darás que lo único que quiere es comunicarse contigo y ahora, tendrás más herramientas para entenderle correctamente y guiarle en tu crianza.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi hijo de 2 años me pega y muerde, ¿por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación infantil.

Bibliografía
  • Muñoz García, A. (2010) Psicología del desarrollo en la etapa de educación infantil. España: Pirámide

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi hijo de 2 años me pega y muerde, ¿por qué y qué hacer?
Mi hijo de 2 años me pega y muerde, ¿por qué y qué hacer?

Volver arriba