Compartir

Problemas de conducta en niños de 2 a 3 años: tipos y cómo tratarlos

 
Por Eva Martínez Fierro. 22 septiembre 2020
Problemas de conducta en niños de 2 a 3 años: tipos y cómo tratarlos

La etapa comprendida entre los 2 y los 3 años de edad suele crear cierto temor y angustia a muchas familias, ya que, de pronto, los niños y niñas comienzan a tener rabietas fuertes, comienzan a comprender el significado del no y a no aceptar los límites que se les imponen y parece que se convierten en unos rebeldes sin causa.

Es una edad en la que debemos acompañar a nuestros hijos, hijas y alumnos en su desarrollo sin perder la calma, ya que esos comportamientos que a nuestros pueden parecer irracionales, son totalmente normales.

En este artículo de paraBebés vamos a ver los tipos de problemas de conducta en niños de 2 a 3 años y cómo tratarlos.

Tipos de problemas de conducta en niños de 2 a 3 años

Los problemas de conducta son formas de comportarse inadecuadas, que se salen de las reglas establecidas por la sociedad o de los límites establecidos por cada familia.

Es importante diferenciar entre trastornos de conducta y entre conductas normales de desarrollo en niños de esta edad, que muchas veces pueden interpretarse erróneamente.

Conductas normales de desarrollo

Los niños y niñas de dos años son exploradores activos que comienzan a conocer todo lo que les rodea de una forma bastante activa que, a veces, puede confundirse con mal comportamiento.

Con dos años son habituales las siguientes actitudes:

  • Rabietas
  • Altibajos emocionales
  • Agresividad en forma de mordiscos, arañazos o manotazos
  • Poca tolerancia a la frustración
  • Probar una y otra los límites establecidos

Esto quiere decir que es totalmente normal que los niños y niñas de 2 a 3 años de edad tengan varios berrinches a lo largo del día, que experimenten una y otra vez qué sucede si sobrepasan los límites establecidos, que un rato estén contentos y otro enfadados, que lloren cuando no pueden conseguir algo, o que muerdan o arañen ante una negativa porque no saben expresar de otra manera lo que quieren. Todo ello forma parte de su desarrollo y de su aprendizaje.

Por lo tanto, estas actitudes normales no se consideran problemas de conducta salvo que se vuelvan muy constantes y repetitivas, aunque mucha gente afirme que “el niño o niña se comporta mal”. Es decir, estos comportamientos forman parte del desarrollo de este momento evolutivo y no configuran trastornos de la conducta o el comportamiento.

Trastornos del comportamiento en niños

En edades posteriores, si el niño continúa presentando este tipo de conductas y otras más graves, si que valdría la pena consultar con un o una especialista para detectar un posible trastorno negativista desafiante o trastorno del comportamiento o la conducta en niños/as.

De todas formas, cuando aparecen conductas inadecuadas, podemos adoptar ciertas estrategias y realizar algunas actividades para llevarlas lo mejor posible. Te lo contamos a continuación.

Estrategias para niños con problemas de conducta

A la edad de los dos años, los niños y niñas poco a poco están tomando conciencia de su propio cuerpo, del entorno y de sus habilidades y capacidades. Quizá, lo más difícil de gestionar para familias y docentes a esta edad, son las rabietas y las pequeñas agresiones, ya que cualquier cosa parece desencadenarlas. Vamos a ver qué estrategias podemos usar para lidiar con ellas:

  • No calificar ni etiquetar a los niños y niñas como malos, desobedientes, rebeldes...
  • Evitar un estilo de educación autoritario donde se les impongan límites. Es mejor darles opciones y establecer las normas en conjunto. En este artículo explicamos cómo establecer límites y normas a los niños y niñas.
  • Verbalizar lo que se va a hacer en cada momento, anticipándonos a los acontecimientos.
  • Respetar sus tiempos de sueño, hambre juego... si están en un estado de bienestar, será menos probable que aparezcan estas conductas.
  • Fomenta su autonomía todo lo que puedas poniendo las cosas a su altura, dejándole hacer tareas que puede realizar solo... que se sientan útiles.
  • Establece rutinas.
  • Valida sus sentimientos poniéndoles nombre y no reprimiéndolos. En este artículo explicamos cómo trabajar las emociones en los niños y las niñas.
  • El papel del docente y de las familias consiste en aprender y aceptar este tipo de comportamientos para poder reconducirlos de forma óptima.
  • Y, por último, tener mucha, mucha, mucha paciencia.

Con estas estrategias, podremos reconducir muchas de las rabietas que se presenten a lo largo del día o de la jornada escolar, pero no desaparecerán. Como hemos mencionado anteriormente, son algo por lo que todos los niños y niñas pasan en mayor o menor medida y, estos momentos de frustración son necesarios para que se desarrollen correctamente.

Actividades para trabajar la conducta en niños de 2 a 3 años

La etapa de preescolar (de 0 a 3 años de edad) está fuertemente marcada por el juego, ya que es uno de los mecanismos básicos de aprendizaje de los niños y niñas. Las estrategias que hemos visto anteriormente se pueden poner en práctica en el aula a través de ciertas actividades como las siguientes:

  • “El monstruo de colores”. Es un cuento que habla sobre las emociones y ayuda a que los niños y niñas puedan identificarlas. Después, cortaremos varios hilos de lana de los colores que aparecen en las páginas, y les invitaremos a colocarlos en botes transparentes cuando noten dichas emociones. Nos pueden servir los botes reciclados de las especias.
  • Cuidar una planta: con dos años, los niños y niñas tienen capacidad para cuidar seres vivos. Una planta será perfecta para que aprendan el sentido del respeto y la responsabilidad. Todos los días tendrán que regarla, cantarla una canción… podéis empezar plantando un garbanzo para que vean todo el proceso. Además, entrara en juego la paciencia. Aquí puedes ver actividades para educar en valores a los niños.
  • El bote de la calma: con nuestra ayuda, los niños y niñas construirán una botella de la calma compuesta de agua, gel de baño líquido y purpurina. Sellaremos el tapón y, cuando se encuentren en un momento de frustración o rabieta, se la ofreceremos para que se tranquilicen observando su movimiento. En este artículo explicamos cómo hacer paso a paso las botellas sensoriales.

Es sumamente importante que los y las docentes conozcan el desarrollo de los niños y niñas para comprender la etapa de desarrollo que están atravesando. Lo que muchas veces puede parecer un mal comportamiento intencionado, solo es la mejor forma que tienen ellos de hacer las cosas debido a su pensamiento y su naturaleza. A medida que vayan creciendo, estos comportamientos que pueden parecer irracionales, irán desapareciendo.

Por último, los refuerzos en positivo les ayudarán mucho. Es esencial reconocer sus logros y sus buenas acciones, felicitarles en público y corregirles en privado.

Si deseas leer más artículos parecidos a Problemas de conducta en niños de 2 a 3 años: tipos y cómo tratarlos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del niño.

Bibliografía
  • Centro Psicológico Consuelo Tomás (6 de marzo de 2015). ¿Qué son los problemas de comportamiento? Recuperado de: https://tratamientospsicologicos.es/problemas-de-comportamiento/
  • Llenas, A. (2012). El monstruo de colores. FLAMBOYANT: España

Escribir comentario sobre Problemas de conducta en niños de 2 a 3 años: tipos y cómo tratarlos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Problemas de conducta en niños de 2 a 3 años: tipos y cómo tratarlos
Problemas de conducta en niños de 2 a 3 años: tipos y cómo tratarlos

Volver arriba