Desarrollo y crecimiento del bebé

Por qué mi bebé frunce el ceño y qué significa

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 2 febrero 2023
Por qué mi bebé frunce el ceño y qué significa

Podemos expresar nuestro disgusto, confusión, tristeza e ira frunciendo el ceño. Los gestos de un bebé transmiten las emociones que siente y, hasta que aprende a hablar, es la forma que tiene de expresar o manifestar un dolor o una necesidad.

Principalmente, los bebés se comunican a través de sus expresiones faciales y de los sonidos, incluyendo el llanto. De esta forma, los padres perciben cuál es su estado de ánimo o si necesitan que les cubran alguna necesidad básica. Por ello, es importante aprender a interpretar correctamente estas formas de comunicación. En este artículo de paraBebés, te explicaremos por qué un bebé frunce el ceño y qué significa.

También te puede interesar: Por qué mi bebé hace gestos raros
Índice
  1. ¿Es malo que un bebé frunza el ceño?
  2. Por qué mi bebé frunce el ceño
  3. Qué hacer cuando mi bebé frunce el ceño

¿Es malo que un bebé frunza el ceño?

Los seres humanos nacemos con la habilidad de comunicarnos con otras personas, pero cuando nacemos no podemos ni hablar para decir lo que sentimos. Aun así, gracias a la nueva tecnología de ultrasonidos 4D y 5D, es posible confirmar con mayor precisión que, incluso desde que estamos en el útero de nuestra madre, podemos hacer gestos, entre ellos fruncir el ceño.

¿Qué significado tiene el ceño fruncido? Indica malestar o incomodidad y puede transmitir diferentes emociones como disgusto, asco, ira, confusión y frustración. Sin duda, el ceño fruncido es una de las expresiones faciales más utilizadas de los seres humanos, por lo tanto no es malo que un bebé frunza el ceño. De hecho, este gesto suele ir acompañado de otras expresiones faciales que ayudan a descifrar lo que el bebé quiere decir.

Si notas que tu bebé frunce el ceño, debes prestar atención a lo que sucede a su alrededor, e incluso a lo que hace, para entender el por qué de esta reacción.

Por qué mi bebé frunce el ceño

Aprender a identificar el lenguaje corporal es un proceso de aprendizaje largo. Tal vez tu bebé será incapaz de expresarse correctamente hasta los 2 o 3 años, por lo que es importante que aprendas a reconocer sus gestos y expresiones faciales desde que nace, pues empleará una gran variedad de ellos para comunicarse contigo y hacerte saber cómo se siente o qué le pasa.

Los bebés crecen progresivamente en el espectro completo de emociones, pero comienzan por las más fundamentales. Por lo tanto, en los tres primeros meses, los procesos de maduración y aprendizaje ya les permiten sentir emociones básicas como el asombro, el agrado, el aborrecimiento, el llanto, la rabia y el miedo. A partir de entonces, un bebé ya comienza a fruncir el ceño para comunicar disgusto o desgrado por algo.

Las investigaciones que se han hecho sobre las habilidades cognitivas de los bebés demuestran que nacen con la capacidad de pensar, a pesar de no tener la madurez emocional o las habilidades para formar juicios personales. Además, también son capaces de comprender conceptos básicos y estímulos específicos si los observan durante un tiempo determinado y también son capaces de replicarlos.

En este sentido, si te preguntas por qué mi bebé frunce el ceño, las principales razones son las siguientes:

  • Está aprendiendo a reconocerte: si tiene menos de tres meses y te mira con el ceño fruncido es que se está acostumbrando a tu cara. Esto es un hito del desarrollo importante para disminuir episodios de ansiedad cuando empiece a reconocer a personas importantes de su vida.
  • Le están saliendo los dientes: el bebé puede fruncir el ceño si tiene dolor por la dentición. Es importante observar si el gesto viene acompañado de otros signos como llanto intenso, músculos tensos e irritabilidad general, pues la presencia de estos factores podrían indicar que algo anda mal en su cuerpo. En este artículo verás cuándo le salen los dientes a los bebés.
  • Ha ensuciado su pañal: si un bebé frunce el ceño mientras puja, probablemente ha llegado el momento de cambiarle el pañal.
  • No le gusta la comida que le das: cuando un bebé frunce el ceño puede indicar que no le gusta la comida que le estás dando. Si es así, notarás que usa esta expresión con frecuencia una vez que comience la alimentación complementaria, ya que deberá enfrentarse a sabores nuevos para él. En estos casos, comienza a variar los alimentos que incluyes en la dieta hasta que identifiques cuál resulta de su agrado. De esta forma jugarás con las opciones.
  • Está sobreestimulado/a: si el bebé ha estado expuesto a mucho estrés o actividades como fiestas de cumpleaños o parques de diversiones, entre otras, es posible que esté abrumado de tanta sobreestimulación. En estos casos, fruncirá el ceño para manifestar agotamiento.
  • Está cansado/a y necesita dormir: en función de cuánto tiempo haya pasado desde la última siesta, una frente arrugada puede indicar fatiga. Si este gesto va acompañado de frotamiento de ojos, bostezos e irritabilidad, es una señal de que el bebé necesita descansar. EN este artículo encontrarás información sobre cuánto duerme un bebé.
Por qué mi bebé frunce el ceño y qué significa - Por qué mi bebé frunce el ceño

Qué hacer cuando mi bebé frunce el ceño

Un bebé puede fruncir el ceño para expresar dolor, molestia e incomodidad. Aprender a identificar estas emociones te permitirá mantener el bienestar y la salud de tu hijo/a. A continuación, te dares consejos sobre qué hacer cuando tu bebé frunce el ceño.

  • Controlar su alimentación si se queja, llora con frecuencia, tiene cólicos y frunce el ceño retorciéndose de dolor, es probable que tenga problemas para evacuar, debido a que su digestión es lenta o cambiante. En estos casos, debes asegúrate de que toma la medida correcta de leche, ya que la sobrealimentación puede provocarle dolor de estómago.
  • Ayudarle a liberar los gases: es importante que saques sus gases inmediatamente después de comer para prevenir otros problemas intestinales. En este artículo te contamos cómo sacar los gases a un recién nacido. Otras razones que pueden provocar el ceño fruncido en bebés son que tenga la ropa muy apretada, que tenga el pañal sucio o húmedo o acostarlo inmediatamente después de comer.
  • Buscar alternativas para entretenerle: un bebé frunce el ceño si está molesto porque le han quitado un juguete o algún objeto con el que se estaba entreteniendo. Busca otras opciones para devolverle el entusiasmo y subirle el ánimo.

Si no estás seguro/a de qué está molestando a tu bebé, es recomendable que le des un baño de agua tibia, le coloques ropa cómoda y le hagas un masaje para que se relaje.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi bebé frunce el ceño y qué significa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • Coutiño B. (2002). Desarrollo psicomotor. Revista Mexicana de Medicina Física y Rehabilitación, 14: 58-60.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Por qué mi bebé frunce el ceño y qué significa