Desarrollo y crecimiento del bebé

Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme?

 
Leidy Mora
Por Leidy Mora. Actualizado: 12 mayo 2023
Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme?

Se suele pensar que un bebé goza de buena salud cuando gana peso, sin embargo, esto no es una regla general. La mayoría de bebés que son delgados también están sanos, solo que algunos factores genéticos y alimenticios pueden incidir en la contextura corporal, provocando que no ganen muchos kilos en los primeros años de vida.

A pesar de esto, no es de extrañar que los padres se preocupen cuando ven que su bebé es delgado, pues temen que su delgadez sea producto de alteraciones alimenticias o un problema de salud más serio. Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme? En este artículo de paraBebés, te diremos cuándo se considera que un bebé tiene bajo peso, por qué hay bebés que no ganan peso y qué consecuencias puede tener para su salud.

Índice
  1. Cuándo se considera que un bebé es de bajo peso
  2. Por qué mi bebé es tan delgado
  3. Qué pasa si mi bebé no engorda
  4. Qué hago si mi bebé está muy delgado

Cuándo se considera que un bebé es de bajo peso

Desde su nacimiento, los bebés aumentan su peso de forma gradual hasta por lo menos cumplir el año y medio de vida. Algunos bebés pueden bajar entre el 7% y el 10 % de su peso en los primeros 15 días de vida, no obstante, esta es una condición normal debido a la adaptación a su nuevo medio y suelen recuperar el peso rápidamente.

En líneas generales, los bebés aumentan de peso de la siguiente manera:

  • Entre los 0 a los 4 meses: aumenta su peso de 100 a 200 gramos cada semana.
  • Entre los 4 y 6 meses: su peso aumenta entre 80 y 150 gramos por semana.
  • Entre los 6 y 12 meses: incrementa alrededor de 40 y 80 gramos por semana.
  • A partir de los 12 meses: el bebé reduce el ritmo de ganancia de peso y, por lo general, solo gana unos pocos gramos al mes.

Lo habitual es que a los 5 meses los bebés dupliquen el peso que tenían al nacer, lo tripliquen al año y lo cuadripliquen a los dos años. No obstante, hay que recordar que cada bebé tiene su propio ritmo de crecimiento, con una marcada influencia de factores que influyen en su peso. Ciertamente, para saber si tu bebé delgado está bien, lo indicado es acudir periódicamente al pediatra para una valoración.

Cómo saber si mi bebé tiene bajo peso

El pediatra evalúa las medidas antropométricas del bebé, como la circunferencia cefálica, circunferencia toráxica, circunferencia abdominal, el peso y la talla, para después establecer si se encuentra dentro del rango esperado. Esto lo hace a través de las tablas de percentil.

En estas tablas y gráficos se describen los valores de referencia que se han establecido como normales de acuerdo a la edad y sexo del bebé, basado en las características de la población. Específicamente, estos gráficos permiten establecer cual debería ser su peso y talla en comparación con otros de su misma edad. De esta forma, puedes saber si tu bebé está delgado.

Cuándo preocuparme por el peso de mi bebé

Si el bebé se encuentra cerca de la media, es decir, cerca del percentil 50, y al valorar su aspecto de salud general notamos que se alimenta bien, está activo, moja al menos entre 5 y 8 pañales, realiza deposiciones diariamente y alcanza sus hitos de desarrollo a tiempo, no debes preocuparte por el peso del infante.

Ahora bien, si el bebé es delgado y está por debajo del percentil 10, el pediatra deberá realizar una evaluación más detallada y valorar cuales han sido sus pesos previos, además de otros factores que pudieran incidir en que no gane la cantidad de kilos esperados. Si el bebé se niega a comer, tiene vómitos o diarreas frecuentes, tiene problemas de motricidad funcional u otra sintomatologías, también es necesario hacerle un seguimiento.

Hay bebés delgados que no ganan peso ni comiendo bien, sin embargo, en la mayoría de los casos, esto se debe a condiciones genéticas, benignas o modificables y no a una enfermedad preexistente.

Por qué mi bebé es tan delgado

Estas son algunas condiciones que pueden condicionar la ganancia de peso del bebé y, como consecuencia, que se vea delgado:

  • Genética: si los padres o familiares cercanos son delgados o tuvieron esta complexión de pequeños, es probable que el bebé también lo sea.
  • Bajo peso al nacer: si el bebé nació con bajo peso por problemas maternos durante el embarazo o por un parto prematuro, es posible que su peso continúe por debajo de lo esperado en los primeros meses de vida.
  • Lactancia: en ocasiones, los bebés que se alimentan de lactancia materna exclusiva pueden ser más delgados que los bebés que se les ofrece fórmula.
  • Regurgitación: la inmadurez del sistema digestivo puede provocar que el bebé regurgite luego de tomar el biberón, incluso, puede devolver la mitad de la toma. Si es ocasional, no suele incidir en el peso, pero cuando ocurre frecuentemente puede ser resultado de reflujo gastroesofágico o por estenosis de píloro, dos condiciones que evitaran que el bebé gane el peso esperado.
  • Dieta: si el bebé se mantiene delgado o pierde peso al iniciar la alimentación complementaria, puede ser resultado de problemas al escoger los alimentos de su dieta diaria o de las porciones adecuadas para su edad.
  • Alergias alimentarias: las alergias a ciertos alimentos como a la proteína de la vaca, genera inflamación y malabsorción intestinal, disminuyendo la captación de nutrientes en los intestinos. Esto evidentemente influirá en el peso y estado nutricional del bebé. Aquí encontrarás más información sobre la Alergia alimentaria en bebés: síntomas, causas y qué hacer.
  • Infecciones repetidas: cuando los bebés sufren de infecciones a repetición como resfriados, diarreas, amigdalitis, bronquitis, infecciones de orina, puede que se estanquen en su peso y se noten más delgados que lo habitual. Esto suele ser transitorio, especialmente en los primeros meses de adaptación escolar.
  • Enfermedades: si la delgadez del bebé se acompaña de síntomas como malestares frecuentes, palidez, inapetencia, entre otros, puede asociarse con enfermedades metabólicas, cardiacas, renales, o alteraciones genéticas. De allí la importancia de que el bebé sea evaluado periódicamente por el pediatra.
Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme? - Por qué mi bebé es tan delgado

Qué pasa si mi bebé no engorda

Si el bebé se alimenta bien y se muestre activo, sociable, sonriente y se desarrolla de forma progresiva según lo esperado, no tenemos que preocuparnos por presentar una complexión delgada, sobre todo si además es evaluado con frecuencia por el pediatra.

Ahora bien, si el motivo de que bebé no engorde se debe a una ingesta de alimentos insuficiente querrá decir que no estará recibiendo la cantidad necesaria de nutrientes y calorías, lo que puede afectar tanto su crecimiento, como su desarrollo intelectual y psicomotriz. Como consecuencia, esto puede ocasionar que al bebé le cueste alcanzar sus hitos de desarrollo a tiempo y sea más propenso a infecciones y otros problemas de salud.

Por otro lado, si la delgadez del bebé se debe a alguna infección o enfermedad, deberá ser evaluado/a y establecer un tratamiento lo antes posible para evitar complicaciones graves que pongan en riesgo su bienestar.

Qué hago si mi bebé está muy delgado

La intervención de los padres dependerá del motivo que esté causando que el bebé no gane peso y se mantenga delgado. En estos casos, la clave es seguir al pie de la letra las recomendaciones médicas. Ante todo, es importante evaluar los siguientes puntos:

  • Si ofreces lactancia materna exclusiva: esta debe ser a libre demanda. Evalúa cómo es el agarre del bebé, la succión, la producción de leche y si el bebé está recibiendo la leche final, es decir, la que tiene más cantidad de grasa.
  • Si ofreces fórmula: debes corroborar si la cantidad de biberones que consume diariamente es la adecuada para su edad, al igual que la proporción de fórmula en polvo y agua. En este artículo te explicamos Cómo preparar leche de fórmula.
  • Si ofreces alimentación complementaria: debes ofrecer variedad de alimentos, con distintas texturas y presentaciones, donde se incluyan las cantidades necesarias de proteínas, carbohidratos y grasas para su edad. Lo adecuado es seguir las recomendaciones del pediatra para armar los menús diarios.

Ante todo, recuerda que en la mayoría de ocasiones la delgadez de un bebé no es síntoma de enfermedad. Si tu bebé esta delgado, lo importante es valorar su aspecto general sin caer en comparaciones y evaluar si esta delgadez se acompaña de otros síntomas.

Si la delgadez se debe a una baja ingesta de alimentos, es importante que busques la ayuda de especialistas, como nutricionistas y pediatras. Ante todo, es importante que no obligues a tu bebé a comer de más, ni le ofrezcas suplementos nutricionales por cuenta propia.

Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme? - Qué hago si mi bebé está muy delgado

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • Center for disease control and prevention. CDC (2021). Los estándares de crecimiento de la OMS se recomiendan para su uso en los EE. UU. para bebés y niños de 0 a 2 años de edad. Recuperado de: https://www.cdc.gov/growthcharts/who_charts.htm#The%20WHO%20Growth%20Charts
  • Clínica Cleveland (2020). 10 Possible Reasons Why Your Child Isn’t Growing. Recuperado de: https://health.clevelandclinic.org/10-possible-reasons-why-your-child-is-not-growing/
  • Mayo clinic (2021). ¿Cuánto debo esperar que crezca mi bebé en el primer año?. Recuperado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/expert-answers/infant-growth/faq-20058037#:~:text=Del%20nacimiento%20a%20los%206,m%C3%A1s%20o%20menos%205%20meses.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mi bebé está muy delgado, ¿debo preocuparme?