Desarrollo y crecimiento del bebé

Mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal?

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. Actualizado: 18 marzo 2024
Mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal?

El ombligo del bebé es una parte importante de su anatomía, si ha estado observando su forma, tal vez le resulte preocupante como padre, si ha observado que se encuentra hacia afuera o un poco abultado. Cuando se forma un bulto en el ombligo recibe el nombre de hernia. Se trata de una apertura que se hace en los músculos abdominales, y que se hace más visible cuando el bebé llora o está estresado. Las hernias umbilicales, aunque no son agradables a la vista, generalmente no producen ningún daño, es decir que son benignas y es poco probable que le duelan o le molesten al bebé.

En el siguiente artículo de paraBebés te contaremos en detalle si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal? incluiremos las causas, el significado, los riesgos y las recomendaciones de tratamiento para su cuidado.

También te puede interesar: Mi bebé gatea hacia atrás, ¿es normal?
Índice
  1. ¿Es normal que mi bebé tenga el ombligo hacia afuera?
  2. Por qué mi bebé tiene el ombligo hacia afuera
  3. Qué pasa si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera
  4. Qué hacer si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera
  5. Qué pasa cuando el bebé tiene una hernia en el ombligo

¿Es normal que mi bebé tenga el ombligo hacia afuera?

Sí, es normal que los bebés tengan el ombligo hacia afuera durante los primeros meses de vida. Esto se debe a que el vientre de su hijo continúa en desarrollo, y los músculos abdominales no son lo suficientemente fuertes para mantener el ombligo en su lugar. En la mayoría de los casos, el ombligo va invirtiendo gradualmente a medida que el bebé crece y los músculos abdominales se fortalecen y esta condición se va resolviendo.

El ombligo es la estructura que se forma en el abdomen, a partir de las primeras 10 semanas de embarazo. A medida que los músculos y el revestimiento abdominal continúan desarrollándose, los intestinos regresarán a la cavidad abdominal, aproximadamente en la semana de embarazo 11. A partir de este momento, el ombligo se convierte en el punto de entrada del cordón umbilical, una estructura de 1 a 1,5 cm de diámetro que contiene las arterias y venas umbilicales a través de las cuales, el bebé recibe los nutrientes de la placenta.

Después del nacimiento, el bebé comenzará a comer con su boca, por lo que ya no lo necesitará más. Por esta razón, en el parto se ata y se corta. Sin embargo, a pesar de que se ha cortado, todavía pueden quedar restos de esta estructura ya formada. Normalmente, a las dos semanas después del nacimiento, el cordón umbilical restante se seca y se cae solo y en ese lugar dejará un espacio que se cubrirá con piel y formará una cicatriz umbilical que permanecerá durante toda su vida. Aquí encontrarás más información sobre Cómo saber si el ombligo del bebé está bien.

Mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal? - ¿Es normal que mi bebé tenga el ombligo hacia afuera?

Por qué mi bebé tiene el ombligo hacia afuera

Las causas más comunes de ombligo hacia afuera en los bebés incluyen:

Hernia umbilical

Se trata de un bulto en el ombligo que se produce cuando una parte del intestino del bebé se cae a través de una abertura en la pared abdominal. Las hernias umbilicales son pequeñas y no causan dolor.

En la mayoría de los casos, una hernia umbilical se cura por sí sola durante el primer año de vida, aunque su médico puede recomendarte que coloques un vendaje suave sobre el ombligo para mantenerlo en su lugar. No obstante, en casos raros, una hernia umbilical sí puede requerir cirugía.

Onfalocele

Es un defecto congénito más grave en el que una parte del intestino del bebé se sale a través de un orificio en la pared abdominal. El onfalocele suele ser más grande que una hernia umbilical y requiere cirugía para repararlo. La cirugía generalmente se realiza en los primeros días o semanas después del nacimiento.

Exceso de tejido del cordón umbilical

Es un exceso de piel alrededor del ombligo, que puede hacer que el ombligo sea más visible. El exceso de tejido del cordón umbilical suele ser inofensivo y no requiere tratamiento. En algunos casos, su médico puede eliminar el exceso de tejido del cordón umbilical con un procedimiento sencillo.

Las dos semanas siguientes al nacimiento de tu bebé, su ombligo estará rodeado por un anillo de tejido fibroso, de aproximadamente un centímetro de diámetro. La parte central de este anillo únicamente contiene piel, una capa delgada de grasa y una membrana llamada peritoneo. Al ser tan débiles las membranas y las capas en esta área, es posible que el ombligo se salga por las mismas condiciones anatómicas.

Este es uno de los puntos más débiles de la pared abdominal, razón por la cual si tu bebé llora, se esfuerza o tose, los intestinos o el revestimiento intestinal sobresalen a través de este orificio, lo que hace que se salga. Esta condición no es peligrosa, es común que le suceda a más de la mitad de los bebés. Solo un cirujano pediátrico certificado está calificado para determinar si se trata de una hernia umbilical, porque realizará la exploración física correspondiente y es probable que deba realizar una cirugía para corregir el problema del ombligo de un niño solo.

Qué pasa si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera

En el 95 % de los casos, el ombligo hacia afuera del bebé desaparece por sí solo a los cuatro años de edad sin necesidad de realizar ninguna cirugía. Por lo general, esta condición no es peligrosa, no causa dolor, no molesta y no afectará a la salud del bebé.

Sin embargo, aunque en la mayoría de los casos un ombligo protuberante no es motivo de preocupación, existen algunas situaciones a las que hay que prestar especial atención. Algunos ejemplos incluyen lo siguiente:

  • La protuberancia en la pared abdominal a nivel del ombligo mide más de dos centímetros.
  • El niño todavía tiene el ombligo abultado a los cuatro años. Esto se evidencia más cuando tose o llora.

En cualquier caso, solo un cirujano pediátrico certificado está calificado para realizar una cirugía y corregir cualquier tipo de problema en el ombligo del bebé.

Cuándo preocuparse si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera

El ombligo hacia afuera tendrá consecuencias, solo en los siguientes casos:

  • El ombligo del bebé es muy grande o está creciendo.
  • El ombligo se ve muy hinchado, está enrojecido, sensible al tacto, tenso y doloroso.
  • El área que cubre la piel es roja o morada.
  • El ombligo está muy prominente.
  • El bebé presenta otros síntomas como vómitos, diarrea o estreñimiento.
  • Sale líquido purulento, orina o heces por el ombligo.
  • Los intestinos parecen sobresalir y están cubiertos por una fina membrana.

En cualquiera de estas situaciones, es muy importante comunicarte con su pediatra con urgencia para que examine al pequeño.

Qué hacer si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera

En la mayoría de los niños, las hernias umbilicales comienzan a reducirse entre el año y los dos años de vida, sin requerir tratamiento médico e incluso llegan a desaparecer por completo entre los cuatro y cinco años. Por ello, si no se acompaña de otros signos de riesgo te recomendamos tener paciencia y esperar para ver cómo evoluciona.

Lo más normal en estos casos es que a la semana de vida se caiga el muñón del cordón umbilical. Posteriormente, la herida se secará y el restante se dirigirá hacia adentro de la cavidad abdominal. En algunos casos no será así, lo que produce que el bebé tenga el ombligo hacia afuera y se forme una hernia.

En esa transición también puede ocurrir que los dos músculos que forman la pared abdominal no logren conectarse, dejando una abertura cerca del ombligo y provocando que el ombligo se salga y se forme el onfalocele.

Cuándo es necesario operar si mi bebé tiene el ombligo hacia afuera

Generalmente, este tipo de hernia no suele provocar dolor ni problemas digestivos. Además, no hay riesgos que se estrangulen y requieren una intervención quirúrgica de emergencia. Sin embargo, sí puede ser necesario operar en determinadas circunstancias, como las que te presentamos a continuación:

  • Cuando la hernia inicial es muy grande, es decir, tiene más de 1,5 centímetros de diámetro.
  • Provoca dolor constante cuando el bebé tose, llora o vomita.
  • Si el bulto sigue creciendo o aumentando después de 3 años de vida del bebé.

No se recomiendan tratamientos caseros, tampoco es necesario colocar bolitas, semillas, piedras o vendas en el vientre de tu bebé. De igual modo, no coloques un botón, moneda o judía verde sobre el ombligo de tu bebé para darle la vuelta. Estos métodos son ineficaces y pueden ser peligrosos porque pueden causar irritación, infección e incluso dañar el ombligo de su bebé.

Qué pasa cuando el bebé tiene una hernia en el ombligo

Las hernias umbilicales son comunes en los recién nacidos. En la mayoría de los casos, son pequeñas y no causan dolor al bebé. Son inofensivas y desaparecen solas durante el primer año de vida. Sin embargo, en casos raros una hernia umbilical puede ser grave y requerir cirugía.

Entre los principales riesgos de una hernia umbilical se encuentran:

  • Obstrucción intestinal: si la hernia umbilical crece, puede bloquear los intestinos del niño. Esto puede provocar vómitos, diarrea y estreñimiento.
  • Estrangulación: si la hernia umbilical se estrangula, se puede cortar el suministro de sangre a los intestinos del bebé. Esta es una emergencia médica que requiere atención inmediata.

Tratamiento de la hernia umbilical

En la mayoría de los casos, las hernias umbilicales no requieren tratamiento. Sin embargo, tu médico puede recomendarle que coloque un vendaje suave sobre su ombligo para mantenerlo en su lugar. En casos raros, una hernia umbilical puede requerir cirugía. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre la Hernia umbilical del bebé: síntomas, causas y tratamiento.

En definitiva, aunque es algo común que los bebés tengan el ombligo hacia afuera y suele deberse a causas que no suponen un riesgo para su salud, es importante consultar a un médico si el ombligo del bebé es grande, está aumentando de tamaño, o si el bebé tiene otros síntomas. El tratamiento del ombligo hacia afuera depende de la causa.

Mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal? - Qué pasa cuando el bebé tiene una hernia en el ombligo

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • García-Rabasco AE, Subiabre-Ferrer D, Alegre-de-Miquel V. Patología del área umbilical. Medicina Clínica Práctica [Internet]. 2019;2(6):105–8.
  • Lora A, Vega N, Barrios A, Ruiz J. Hernia umbilical: un problema no resuelto. IATREIA [Internet]. 2019;32(4):288-97.
  • Pérez H, Pérez L. Revisión y Manejo de hernias umbilicales: Una revisión sistemática. jah [Internet]. 2021;4(1).
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mi bebé tiene el ombligo hacia afuera, ¿es normal?