Compartir

No quiero ser madre, ¿es normal?

 
Por Eva Martínez Fierro. 17 junio 2020
No quiero ser madre, ¿es normal?

En muchas ocasiones, a lo largo de la vida, se presentan situaciones en las que tu círculo cercano de personas o, incluso, gente desconocida comienza a hacer preguntas sobre tu vida, como: ¿cuándo te casarás?, ¿todavía no tienes pareja?, ¿cuándo piensas tener hijos?, se te va a pasar el arroz… como si estas acciones fueran algo obligatorio para todas las mujeres.

Por el contrario, estas preguntas pueden crear cierta incomodidad a las personas que las reciben e, incluso, ejercer cierta presión en ellas, ya que no todo el mundo quiere tener descendientes ni seguir los patrones considerados “normales” por la sociedad.

Por eso, en este artículo de paraBebés vamos a ver si es normal no querer ser madre, cómo saber si realmente quieres ser madre, por qué no tienes ganas de ser madre y qué hacer si estás embarazada y no quieres ser madre.

También te puede interesar: ¿Puedo quedar embarazada después del parto?

Cómo saber si realmente quiero ser madre

Ser madre es una de las experiencias más impactantes para la vida de una persona en el sentido de que es un cambio tan grande que nunca volverá a ser la misma. Una personita comenzará a depender de ti para todo, por lo que debes tener en cuenta varios aspectos para saber si realmente quieres dar el paso de tener un bebé:

  • Debes tener claro que un bebé no es un pasatiempo, es una persona que necesita tu atención las 24 horas del día, sobre todo los primeros meses.
  • A veces, tendrás que renunciar a ciertos planes (de ocio o laborales) por tu hijo o hija.
  • Una parte de tus ingresos económicos estarán destinados a tu bebé.
  • No es necesario tener una pareja para ser madre, existen ciertos tratamientos para poder quedarte embarazada en caso de querer ser madre soltera o con una pareja de tu mismo sexo.
  • Si tienes pareja y te planteas tener un bebé, tiene que ser una decisión consensuada tomada por ambos miembros, sin presiones y con ilusión. Aquí te explicamos qué hacer en caso de querer ser madre y tu pareja no.

Esto no significa que no puedas disfrutar de los pequeños placeres de tu vida, sino que será algo totalmente diferente. Tus rutinas y tus prioridades cambiarán totalmente con la llegada de un bebé, pero no por ello es negativo. Los planes familiares, laborales y de ocio tomarán un rumbo diferente y debes estar dispuesta a hacer ciertos sacrificios por tu hijo o hija.

También debes plantearte si tus deseos de aumentar la familia son reales y no responden a los comentarios u opiniones que otras personas puedan ejercer hacia ti. La decisión de ser madre debe ser tomada únicamente por ti y por tu pareja en caso de que la tengas.

¿Es normal que no quiera ser madre?

Vivimos en una sociedad en la que muchas veces da la sensación de que lo correcto es encontrar una pareja, casarse y formar una familia, pero las circunstancias de cada persona y sus preferencias marcarán su vida y, las mujeres, por el simple hecho de tener la posibilidad de ser madres, no tienen porqué llegar a ello si no quieren.

El no querer ser madre es algo totalmente normal y no tienes porqué sentirte condicionada por las opiniones del resto de la gente o por lo que la sociedad considere es lo normal. Muchas veces, las obligaciones laborales, la economía o la soltería, aunque esta última no es un impedimento para ser madre, pueden suponer obstáculos para la maternidad en ciertos momentos, pero cada vez son más las mujeres que rechazan este rol y que, por voluntad propia, deciden no ser madres porque no las apetece simplemente. Y es normal y respetable.

Estoy embarazada y no quiero ser madre, ¿qué hago?

En el caso de que te encuentres embarazada y no quieras ser madre, debemos tener en cuenta dos circunstancias:

Embarazo no deseado

Si el embarazo te ha pillado por sorpresa y no te lo esperabas, puede que sientas un fuerte rechazo inicial. Es necesario que acudas a tu médico o médica para saber en qué estado se encuentra todo y para informarte de todas las posibilidades.

Es importante que en este punto valores tu situación personal (economía, vivienda, trabajo) y los pros y los contras de seguir adelante con el embarazo o no. Consulta con tus amigos, familiares y profesionales sanitarios para que te orienten y te ayuden a aclarar tus ideas. En caso de no querer ser madre, hay posibilidades de interrumpir el embarazo de forma temprana.

Embarazo deseado

En caso de que el embarazo haya sido deseado, muchas veces también puede surgir un rechazo. La revolución hormonal hace que proliferen los miedos y las dudas acerca de si podrás cuidar de tu bebé, si sabrás cómo hacerlo, si surge cualquier imprevisto… por ello es importante que hables con tus familiares, con tu pareja si la tienes, con el médico o la médica, etc., para que te ayuden a tranquilizarte y a recordar el por qué tenías ganas de ser madre.

En definitiva, la maternidad es un rol establecido por la sociedad por el cual muchas personas se sienten presionadas. Debemos dejar de ver como un tema tabú el que haya mujeres que no quieran ser madres, ya que es una decisión totalmente normal y muy personal. Cada una tendrá sus motivos para ello y deben ser respetados.

Si deseas leer más artículos parecidos a No quiero ser madre, ¿es normal?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Concepción.

Bibliografía
  • Cabrera Meneses, A. (2018). Cuando una mujer dice “no quiero ser madre” ¿Eso es de ser egoísta?
  • Casco Bachen, G. (2017). Las mujeres que no quieren ser madres.

Escribir comentario sobre No quiero ser madre, ¿es normal?

¿Qué te ha parecido el artículo?

No quiero ser madre, ¿es normal?
No quiero ser madre, ¿es normal?

Volver arriba