Compartir

Mi hijo de 4 años solo quiere estar conmigo, ¿qué hago?

Mi hijo de 4 años solo quiere estar conmigo, ¿qué hago?

La llamada “mamitis” se produce cuando un bebé o un niño o niña de mayor edad, solo quiere estar pegado/a a sus figuras de apego, normalmente su padre o su madre ya que son quienes le dan todos los cuidados que necesita y con quien más tiempo pasa. Tanto es así que incluso se hace complicado algo tan sencillo como ir al baño.

En realidad, nuestros hijos e hijas han desarrollado un vínculo de confianza y apego y necesitan que estemos cerca todo el tiempo. En este artículo de paraBebés vamos a ver qué hacer si tu hijo que 4 años solo quiere estar contigo, por qué solo quiere estar con la madre o el padre, cuándo el apego del bebé a la madre o padre es excesivo y las consecuencias que tiene un apego excesivo a la madre o padre.

Por qué un niño o niña solo quiere estar con la madre o el padre

El apego se trata de un vínculo afectivo que el bebé establece con una o varias personas significativas de su entorno y que da lugar a una relación o emoción privilegiada. Se caracteriza por presentar un determinado tipo de conductas como lloros, gestos, vocalizaciones, expresión de sentimientos… Normalmente, el apego se desarrolla con el papá, con la mamá o con ambos progenitores, puesto que es de ellos de quien recibe sus cuidados y los que comparten más tiempo con él.

Pero el apego va más allá de querer estar pegado a sus referentes, es una cuestión de supervivencia puesto que, expresando las necesidades que tiene en cada momento, garantiza que se van a cubrir y no le va a pasar nada negativo. Además, es una fuente de bienestar y apoyo emocional para el bebé, y aporta la confianza necesaria para que explore su entorno. Una vez que se establece el apego, se manifiesta rechazando a las personas extrañas o desconocidas, una búsqueda constante de la proximidad con los progenitores y una marcada resistencia a la separación. Normalmente esto se comienza a mostrar alrededor de los 8 o 9 meses de vida ya que los bebés tienen mayor movilidad y pueden empezar a realizar pequeños desplazamientos por sí mismos, momento en el que empiezan a entender que son personas individuales y no una extensión de su madre. Y su comportamiento particular se puede extender en el tiempo, incluso más allá de los 4 años de edad.

La crianza basada en el apego hará adultos más seguros de sí mismos y con mayor autoestima. Esta teoría fue desarrollada por el psicólogo y psicoanalista John Bowlby (1907 – 1990), que basó sus fundamentos en que los bebés, desde su nacimiento, están programados biológicamente para establecer vínculos con las personas de su alrededor.

¿Cuándo el apego del bebé a la madre o padre es excesivo?

Cuando un bebé se está desarrollando correctamente, es normal que establezca un fuerte apego sobre todo con su madre y, dependiendo de la personalidad del niño o niña, mostrará una dependencia más o menos marcada. Como hemos mencionado anteriormente, a los 8 o 9 meses de edad se produce una crisis de apego bastante evidente, pero no es la única. Alrededor de los 3 años de vida, se produce otra, siendo una etapa normal.

Muchas familias se sienten preocupadas por la situación ya que los niños y niñas muestran una excesiva resistencia a separarse de su madre o padre siendo incapaz de hacer nada de forma independiente. Esto sucede debido a que su nivel de autonomía está creciendo a pasos agigantados, y necesita tener presente a la figura de apego que tanta seguridad le da desde bebé.

Pero, ¿existe un apego excesivo? La respuesta es no. No se puede obligar a un niño o niña a separarse de sus padres o madres y que esté feliz por ello. Como ya hemos visto, el apego es bueno porque gracias a él aumentan sus posibilidades de sobrevivir, al igual que los cachorros de mamíferos en la naturaleza.

Consecuencias del apego excesivo a la madre o padre

El apego excesivo, como ya hemos dicho, no existe. Muchas personas ven la dependencia de madre-padre con hijo-hija como algo negativo argumentando que así los niños y niñas nunca serán independientes, que están enmadrados que nunca van a madurar ni hacer las cosas por sí mismos… la realidad es justo lo contrario. Un apego bien establecido tendrá las siguientes consecuencias positivas:

  • Mayor autoestima
  • Aumento de la seguridad en sí mismos
  • Mayor motivación
  • Mejor comunicación con los adultos
  • Desarrollo de la empatía
  • Menor estrés
  • Se favorece su desarrollo integral

En casos extremos, los niños y niñas pueden tener el “Complejo de Edipo” o el “Complejo de Electra”, donde los niños y niñas respectivamente, se encuentran en un proceso de “enamoramiento” con el progenitor del sexo opuesto, mostrando rechazo al otro, pero no es lo habitual.

Cómo quitar la “mamitis”

Es importante acompañar a nuestro hijo o hija en esta etapa que, como hemos visto, es totalmente normal. No podemos forzar a los niños o niñas a tener una independencia para la que no están preparados por lo que, la “mamitis”, no es algo que podamos quitar.

Debemos tener paciencia con ellos y ellas y brindarles las oportunidades suficientes que les permitan ir viendo y descubriendo por sí mismos todas las posibilidades que tienen y dándoles la seguridad necesaria para llevarlas a cabo. Poco a poco serán ellos y ellas los que pidan hacer las cosas de forma autónoma.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi hijo de 4 años solo quiere estar conmigo, ¿qué hago?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • Glover, M. (8 de noviembre de 2018). Complejo de Edipo en adultos: síntomas, solución y consecuencias. Recuperado de: https://www.psicologia-online.com/complejo-de-edipo-en-adultos-sintomas-solucion-y-consecuencias-512.html
  • Perales Bermejo, L (8 de marzo de 2019). Por qué elijo este tipo de crianza. Recuperado de: https://www.crianzaautorregulada.com/por-que-elijo-la-crianza-con-apego/
  • Sarmiento, S. (5 de mayo de 2018). Trastornos de apego. Cómo afectan en la vida adulta. Recuperado de: https://www.psicologiamadrid.es/blog/articulos/salud/trastornos-de-apego-como-afecta-a-la-vida-adulta

Escribir comentario sobre Mi hijo de 4 años solo quiere estar conmigo, ¿qué hago?

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Jhasiel
Como puedo calmarle su inchazon de su barrigita de mi bebe de 1 mes de nacido



Eva Martínez Fierro
¡Hola! A veces nos da la sensación de que nuestro bebé tiene la barriga inflamada debido a que es prominente y bastante abultada. Normalmente, debido a la fisionomía del bebé es totalmente normal, ya que la musculatura abdominal todavía no se ha desarrollado y hace que se encuentre distendida. Hasta los 18 meses más o menos, que es cuando tienen una mayor movilidad, suelen tenerla así. En caso de que veas que le molesta o que tiene dolor, podría tratarse de gases o cólicos infantiles, que duran hasta los 3 meses de edad, aproximadamente, y no hay nada para evitarlos. Los síntomas pueden aliviarse expulsando el aire después de cada toma de leche, moviendo sus piernas en círculos y dando masajes circulares en sentido de las agujas del reloj en su tripa.
No obstante, ante cualquier duda lo mejor es consultar con su pediatra para que le evalúe :)

Mi hijo de 4 años solo quiere estar conmigo, ¿qué hago?
Mi hijo de 4 años solo quiere estar conmigo, ¿qué hago?

Volver arriba