menu
Compartir

Cómo usar un sacaleches

 
Por Eva Martínez Fierro. 13 abril 2021
Cómo usar un sacaleches

Una gran cantidad de madres que optan por alimentar a sus bebés con leche materna en algún momento u otro de la lactancia tienen que recurrir al uso de un sacaleches por diferentes motivos. No siempre es necesario usarlo, pero puede ayudar, sobre todo, a aquellas mujeres que se ven obligadas a incorporarse al mercado laboral cuando su bebé tiene tan solo unas semanas de vida.

Aunque parece algo fácil, es cierto que conseguir extraer una buena cantidad de leche con un extractor requiere de mucha paciencia y destreza. Es habitual escuchar "no me sale leche con el sacaleches", "extraigo poca leche con sacaleches"... Por eso, en este artículo de paraBebés, te contamos cómo usar un sacaleches, cuándo extraer la leche materna, los tipos de sacaleches que hay en el mercado y algunos consejos que pueden ayudarte en esta labor.

Cuándo extraer la leche materna del pecho

Un sacaleches es una ayuda que las mujeres que amamantan pueden usar si necesitan alimentar a su bebé con su propia leche, pero no pueden ponérselo al pecho en ese momento o necesitan extraer más cantidad por diferentes motivos: incorporación al trabajo, a la escuela infantil, viajes, necesidad de suplemento, mastitis, donar al banco de leche, mantener la producción, etc. Cada madre tendrá sus propios motivos para usarlo y, lo importante, es que escoja el más adecuado para ella y aprenda a usarlo correctamente.

A grandes rasgos, es aconsejable comenzar a usar el extractor una vez que la lactancia materna se haya establecido, para reducir al máximo el contacto de los bebés con biberones que puedan interferir en la lactancia y acabarla de forma temprana. Esto se produce alrededor de los 3 meses de vida del bebé, aproximadamente.

No obstante, en ciertas ocasiones se debe comenzar a usar el sacaleches mucho antes, sobre todo en aquellos casos de bebés prematuros que no tienen suficiente fuerza para succionar el pecho de la madre o a causa de ingresos hospitalarios de madre o bebé. En estos casos, lo más aconsejable es ofrecer la leche extraída a través de un dedo-jeringa o con lactancia diferida. En este artículo hablamos de la alimentación del bebé prematuro.

Tipos de sacaleches

Debido al cambio de vida que se ha producido a lo largo de los años donde una gran mayoría de mujeres deben volver al trabajo de forma muy temprana tras su baja de maternidad, la tecnología hay ido evolucionando para que estas madres puedan continuar con la lactancia materna durante, al menos, los dos primeros años de vida del bebé, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Los tipos de sacaleches que existen actualmente en el mercado son los siguientes:

  • Manuales: para extraer la leche es necesario estás bombeando el extractor con la mano, pero tienen un precio bastante económico.
  • Eléctricos: tienen la ventaja de que se colocan en el pecho y extraen la leche solos, por lo que las manos quedan libres.
  • Eléctricos dobles: son igual que los anteriores, pero son capaces de sacar leche de ambos pechos a la vez, por lo que son más rápidos y eficientes.
  • Inalámbricos: son los últimos que han salido al mercado y tienen la gran ventaja de que se colocan en el pecho y la madre puede seguir haciendo su vida normal sin necesidad de estar sentada. Eso sí, su precio es bastante elevado.

Ahora que sabemos qué tipos de sacaleches podemos encontrar, vamos a ver unos consejos que van a servir para todos a la hora de sacar y almacenar la leche materna.

Cómo usar un sacaleches - Tipos de sacaleches

Consejos para usar el sacaleches

¿Cuánta leche es normal sacar con sacaleches? ¿Por qué no consigo sacar leche con el sacaleches? ¿Cuánta leche es normal sacar con sacaleches? A la hora de usar un sacaleches no se deben crear falsas expectativas, ya que necesitan un tiempo de uso y paciencia para que sean totalmente efectivos. Cuanto más acostumbrado esté el pecho a usarlos, más cantidad de leche extraerán, por lo que no debes agobiarte si los primeros días tan solo consigues extraer unas gotas. Eso no significa que tu producción sea baja o que no tengas leche, nunca se puede comparar a la succión que realiza el bebé.

Los siguientes consejos te ayudarán a conseguir una buena extracción:

  1. Espera a utilizarlo cuando la lactancia esté establecida, siempre y cuando el bebé no necesite suplementarse con leche materna, como hemos mencionado anteriormente.
  2. Busca un lugar cómodo y tranquilo donde puedas estar a gusto mientras dura la extracción. Puedes aprovechar para leer o ver la televisión.
  3. Deja a tu alcance todo aquello que vayas a necesitar: agua, libros, picoteo... recuerda también ir al baño antes para que no tengas que parar la extracción.
  4. Saca leche a las mismas horas que lo haría tu bebé. Aunque la lactancia sea a demanda, una vez establecida, los bebés suelen seguir el mismo patrón, por lo que a esas horas el pecho estará más lleno y será más fácil sacar leche.
  5. Extrema al máximo la higiene, tanto del extractor como de las manos y el pecho antes de comenzar. Es aconsejable esterilizar regularmente las piezas del sacaleches.
  6. Asegúrate de que el embudo del extractor es de tu talla. De no ser así, la extracción no será efectiva y puede incluso crear grietas y molestias.
  7. Date un masaje en el pecho antes de comenzar para estimular la producción o ponte gasas calientes para fomentar el flujo de leche. Tener cerca a tu bebé en estos momentos también ayuda a que salga más fácilmente.
  8. Póntelo durante, al menos, 15 minutos. El pecho necesita ser estimulado, por lo que hay que darle tiempo para que la leche comience a salir.
  9. Aprovecha el reflejo de eyección. Cuando tu bebé mama de un pecho, es muy fácil que salga leche del otro, por lo que puedes aprovechar ese momento para extraer de forma más rápida.
  10. Prueba a extraer de los dos pechos simultáneamente con un extractor doble. En el mismo tiempo conseguirás el doble de leche para almacenar.
  11. Si duele, algo no va bien, la extracción en ningún caso debe ser dolorosa y es aconsejable parar de inmediato. Revisa la postura, la intensidad de la succión del extractor y la talla de la copa.
  12. Tómate tu tiempo y relájate, cuanto más tranquila estés, será mejor. Como hemos dicho antes, es necesario dedicarle un tiempo a la extracción, por lo que debes elegir un momento en el que no tengas prisa por realizar otra cosa.

Cabe destacar que el uso del sacaleches depende mucho de la situación de la madre y de su compromiso con dar a su bebé lactancia materna exclusiva. Por eso, es importante no precipitarse y comprarlo durante el embarazo antes de que nazca el bebé, puesto que es un gasto grande que no se sabe si llegará a usar o no.

En los siguientes artículos encontrarás: Cómo guardar la leche materna extraída, Cuánto dura la leche materna en el refrigerador y Cómo calentar la leche materna.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo usar un sacaleches, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Lactancia materna.

Bibliografía
  • Padró, A. (6 de agosto de 2016). Extracción de la leche materna. Recuperado de: https://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-3-manejo-de-la-leche-materna/extraccion-de-la-leche-materna/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo usar un sacaleches
1 de 2
Cómo usar un sacaleches

Volver arriba