Compartir

Cómo calentar la leche materna

 
Por Eva Martínez Fierro. 13 diciembre 2019
Cómo calentar la leche materna

La leche materna es el mejor alimento y el más natural que hay para los bebés. Hoy en día, prácticamente todas las madres que dan el pecho a su hijo o hija, han tenido que recurrir a sacarse leche para usarla en determinados momentos. Bien sea al principio para complementar las tomas en biberón, para que participe en la alimentación del bebé otra persona o porque mamá y bebé tienen que separarse unas horas y él o ella necesitan seguir haciendo sus tomas. Pero esta leche ¿se puede calentar? ¿es apto usar un microondas para este fin? ¿qué alternativas tenemos?

En este artículo de paraBebés vamos a ver cómo calentar la leche materna para dársela a nuestro bebé, cómo podemos hacerlo si nos encontramos fuera de casa y cuántas veces se puede repetir este proceso.

También te puede interesar: Cómo guardar la leche materna extraída

Temperatura de la leche materna

La leche materna sale del pecho templada, a una temperatura que es perfecta para nuestro bebé. Cuando nos sacamos leche para dársela en otro momento, se encuentra muy fría ya que la mejor forma de conservación de la misma es en la nevera o en el congelador, dependiendo de cuánto tiempo pase desde la extracción hasta la toma. En el siguiente artículo encontrarás cómo guardar la leche materna extraída.

Si estamos en casa, es muy sencillo calentarla, puesto que bastará con meter el recipiente que la contenga en un olla o cazuela con agua hasta llevarla a ebullición. Una vez que salgan burbujas en el agua, debemos retirar del fuego y no dejar que la leche llegue a cocer ya que perderá propiedades. Es lo que se conoce como calentar la leche al baño María. No obstante, antes de ofrecérsela al bebé, debemos comprobar la temperatura para asegurarnos que no quema.

Cómo calentar leche materna fuera de casa

Pero ¿qué pasa si estamos fuera de casa? No podemos calentarla al baño María puesto que no tenemos los medios necesarios. Vamos a ver de qué recursos disponemos para que la leche no esté fría:

  • Lavabo: si tenemos un lavabo con agua caliente cerca (en cualquier establecimiento podemos encontrarlo), podemos sumergir la leche sin abrir su recipiente debajo del flujo de agua y agitarla para que se temple.
  • Calienta biberones: en la actualidad existen unos aparatos que ocupan muy poco espacio, en el que podemos meter el biberón que contenga la leche materna y en unos minutos estará listo. Los hay de varios tipos, incluso algunos se pueden enchufar en el coche por si vamos de viaje. Calientan la leche por igual y están pensados para que no pierda propiedades. Es la forma más rápida de hacerlo.
  • Termo: podemos llevar agua caliente en un termo y cuando llegue el momento de alimentar a nuestro bebé, verter el agua en un recipiente y sumergir el biberón unos minutos para que se ponga a temperatura ambiente.

Además, como hemos mencionado anteriormente, la leche materna sale templada del pecho y, si vivimos en una zona donde las temperaturas son elevadas o es un día que no hace frío y lleva varias horas fuera del refrigerador, se encontrará a una temperatura adecuada para nuestro hijo o hija y no será necesario calentarla si el bebé la acepta así.

Cómo calentar la leche materna - Cómo calentar leche materna fuera de casa

¿Se puede calentar la leche materna en el microondas?

Las mejores formas de calentar la leche materna son las que hemos visto anteriormente. No debemos calentarla nunca en el microondas ya que este electrodoméstico no calienta todo por igual y hará que la leche pierda importantes propiedades y se destruyan sus beneficios. Además, al no calentarse por igual, algunas partes de la leche estarán muy calientes y otras más frías, por lo que podemos provocar incomodidad y quemaduras en la boca a nuestro bebé.

Cuántas veces se puede calentar la leche materna

La leche materna debería calentarse una única vez. Como hemos dicho, la mejor forma de conservación es a bajas temperaturas, puesto que cuanto más calor tiene un alimento, mayor riesgo de proliferación de bacterias habrá. Si calentamos la leche una y otra vez, esta se vuelve susceptible a la contaminación, que pasará directamente al bebé pudiendo llegar a enfermarle.

Lo mismo pasa con la leche que sobra. Una vez que el recipiente o biberón donde se encuentra la leche entra en contacto con la boca del bebé, se puede producir un intercambio de gérmenes que pueden aumentar en los momentos siguientes. Por lo que, si sobra leche, es preferible deshacernos de ella. Lo mejor que podemos hacer, es almacenar leche en pequeñas cantidades e ir ofreciéndosela al bebé a medida que la va acabando. Por tanto, no se debe recalentar leche materna ni volver a usar leche materna calentada.

En definitiva, la leche materna tiene múltiples beneficios y propiedades que debemos conservar una vez que la extraemos. Para ello, es muy importante seguir las medidas de higiene y de conservación necesarias para que no llegue a ponerse en mal estado. Si seguimos estas pautas y la calentamos correctamente, podremos dársela con total tranquilidad a nuestro bebé asegurándonos de que se alimenta correctamente.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo calentar la leche materna, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • La Liga de la Leche. Extracción y almacenamiento de la leche materna. Recuperado de: http://www.laligadelaleche.es/lactancia_materna/almacenamiento.htm
  • Padró, A. (5 de marzo de 2018). Conservación y manipulación de la leche materna. Recuperado de: https://blog.lactapp.es/conservacion-manipulacion-la-leche-materna/

Escribir comentario sobre Cómo calentar la leche materna

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo calentar la leche materna
1 de 2
Cómo calentar la leche materna

Volver arriba