Cuidados del bebé

Qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir

 
Leidy Mora
Por Leidy Mora. 8 mayo 2023
Qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir

Los resfriados y gripes son infecciones comunes durante la infancia. Se estima que los niños, especialmente los bebés, pueden sufrir al menos 6 episodios durante el año, acompañados de síntomas bastante molestos, como malestar general, fiebre, congestión nasal y mucosidad, afectando entre otras cosas, el buen descanso del bebé. En este sentido, la falta de aire que experimentan, o peor aún, la sensación de ahogo por el exceso de mucosidad ocasiona que el bebé no pueda alimentarse y dormir adecuadamente, lo que genera a su vez cansancio e irritabilidad durante todo el día.

En este artículo de paraBebés te explicaremos qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir, cuáles son los riesgos que trae la acumulación de mucosidad nasal en los bebés, algunas técnicas para sacar los mocos de tu bebé y cuál es la mejor posición para acostar a un bebé que tiene mocos.

Índice
  1. Qué pasa si un bebé tiene muchos mocos y no puede dormir
  2. Cómo sacar los mocos de tu bebé
  3. Cuál es la mejor postura para dormir a un bebé con mocos

Qué pasa si un bebé tiene muchos mocos y no puede dormir

La inmadurez de las fosas nasales de los bebés y el estrecho diámetro de las vías respiratorias pueden comprometer la buena oxigenación del bebé, especialmente cuando se produce alguna condición que genere exceso de mucosidad nasal como son los resfriados, gripes o alergias. Sin embargo, hasta los 6 meses de edad los bebés no saben respirar por la boca y hasta los 4 años no aprenden a sonarse la nariz, por lo que intentar respirar cuando tienen exceso de mucosidad se convierte en un verdadero desafío para ellos.

Como consecuencia, el bebé tendrá acumulación de mocos a nivel de vías respiratorias. Esto puede generar síntomas como estornudos, tos, sordera y dificultad para respirar e incluso arcadas y vómitos si la flema llega a la garganta. Además, también puede verse afectada la alimentación del bebé, pues se le dificultará respirar adecuadamente mientras está tomando el pecho o el biberón.

Por otro lado, es normal que esto le ocasione problemas a la hora de dormir, tanto para conciliar el sueño, como para dormir del tirón. A su vez, esto ocasionará que esté muy cansado, irritable y tenga un llanto constante, lo que aumentará la secreción de mocos y la temida sensación de ahogamiento. Si no logras eliminar el exceso de mucosidad en el bebé, esta acumulación de mocos en el área puede desencadenar otros problemas de salud como otitis, sinusitis, bronquitis, bronquiolitis, conjuntivitis y rinitis alérgica.

Cómo sacar los mocos de tu bebé

A continuación te mostramos cómo podemos ayudar a nuestro bebé a liberarse del exceso de mucosidad y favorecer así su descanso.

Humedece el ambiente

Para evitar que se produzcan más secreciones por resequedad de las mucosas, es conveniente humedecer el ambiente de la habitación del bebé para ayudarlo a que expulse mejor estas secreciones. Esto puede lograrse colocando un humidificador en la habitación del bebé o realizando baños de vapor.

La manera más rápida de lograrlo es abrir el grifo del agua caliente de la bañera y permanecer con el bebé dentro del baño unos 10 minutos.

Lavados Nasales

La manera más eficaz de eliminar el exceso de mocos, humectar la mucosa nasal y descongestionar al bebé es realizar lavados nasales. Para hacerlos necesitarás solución salina fisiológica estéril al 0,9% a temperatura ambiente y una jeringa oral de 3 o 5 ml, en función de la edad del bebé. Después, sigue estos pasos:

  • Escoge el momento adecuado para hacer el lavado nasal: lo ideal es que sea después de bañarlo y antes de alimentarlo o de acostarlo a dormir.
  • Coge al bebé en brazos y colócalo de lado sobre el cambiador. Después, coloca una toalla debajo de su cabeza.
  • Introduce 2ml de solución salina fisiológica (o la cantidad indicada por el pediatra) en la fosa nasal que quede más arriba.
  • Si lo deseas, puedes sentarlo para que expulse mejor las secreciones.
  • Da la vuelta al bebé y repite el procedimiento en el otro orificio nasal.
  • Debes tener en cuenta sujetar muy bien al bebé para evitar que se mueva. Realiza tantos lavados nasales como sean necesarios durante el día, eso sí, todo bajo indicaciones del pediatra.

Otra opción bastante segura y práctica es realizar los lavados nasales con esprays de solución salina o de agua de mar que se consiguen en el mercado. Estos vienen dosificados y con la presión adecuada en función de la edad del bebé.

Usa el aspirador nasal

Por último, otra técnica muy utilizada para sacar los mocos del bebé es con la ayuda del aspirador nasal. Para hacerlo, debes presionar la pera e introducir el tubo de pequeño calibre en la fosa nasal del bebé y, a continuación, aspirar. Este procedimiento se puede repetir como máximo 2 veces al día porque de lo contrario podría haber riesgo de lesiones en la mucosa nasal del bebé.

Ante todo, es importante mantener bien hidratado al bebé mientras esté resfriado. Para ello, ofrece lactancia materna a libre demanda. Si tiene más de 6 meses puedes incluir sopas en su alimentación, además de zumos y agua de forma frecuente. De esta forma se fluidificarán las secreciones y su expulsión será más fácil. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre Cómo sacarle los mocos a un bebé.

Qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir - Cómo sacar los mocos de tu bebé

Cuál es la mejor postura para dormir a un bebé con mocos

Durante el sueño, el bebé puede mostrarse bastante angustiado por la mucosidad y la sensación de ahogo. Para ayudar a que el bebé pueda descansar cuando tiene mocos, los pediatras recomiendan acostarlo boca arriba y semisentado, en un ángulo de 45 grados. Para lograrlo, inclina ligeramente la cuna con una almohada debajo del colchón. En el caso de bebés de más de 1 año puedes utilizar cuñas antirreflujo.

Si el bebé duerme a tu lado en colecho, puedes colocarle una almohada debajo para elevar la cabecera, aunque siempre bajo estricta supervisión. Otra opción es colocar su cabecita en el brazo de uno de los padres. Sin embargo, si notas al bebé bastante congestionado, es conveniente que uno de los padres se acueste semi-sentado y lo coloque sobre sus hombros, en una posición en la que el bebé quede con la nariz hacia abajo.

Acostar al bebé en estas posiciones lo ayudará a descongestionarse y a respirar mejor, disminuyendo así el riesgo de desarrollar otitis y bronquitis. Es recomendable recurrir a estas técnicas antes de utilizar fármacos, no obstante, si este síntoma se mantiene y se acompaña de fiebre y tos persistente será necesario realizar una evaluación pediátrica. Aquí encontrarás más información sobre Mocos en bebés: cuándo preocuparse y cómo aliviarlos.

Qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir - Cuál es la mejor postura para dormir a un bebé con mocos

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • De la flor, J. (2017). Infecciones de vías respiratorias altas-1: resfriado común. Pediatría Integral 2017; XXI (6): 377–398
  • Sociedad española de medicina de familia y comunitaria (2005) Mucosidades en el bebé y en el niño pequeño. Recuperado de: https://www.agamfec.com/pdf/2018/Unidad17.pdf
  • The Children’s Mercy Hospital (2020) Cómo usar un aspirador nasal manual. Recuperado de: https://www.childrensmercy.org/siteassets/media-documents-for-depts-section/documents-for-health-care-providers/evidence-based-practice/clinical-practice-guidelines--care-process-models/manual-nasal-aspirator-spanish.pdf
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Qué hacer cuando mi bebé tiene muchos mocos y no puede dormir