Identifica si tu hijo tiene tos persistente y ayúdale a calmarla

Identifica si tu hijo tiene tos persistente y ayúdale a calmarla

La tos seca es un trastorno bastante frecuente durante la infancia. Se produce como reflejo para proteger las vías respiratorias. Aunque muchas veces no reviste gravedad, lo cierto es que resulta molesta, sobre todo si se convierte en persistente, ya que puede mantenerse durante semanas.

En este artículo de paraBebés, te explicaremos cómo saber si es posible que tu hijo sufra de tos persistente y cómo calmarla.

Síntomas de la tos persistente seca en bebés

La tos persistente es aquella que se prolonga durante unas cuatro semanas y no remite ni de día ni de noche, o que se presenta con una frecuencia mayor a la esperable. Los síntomas que acompañan a la tos persistente seca en niños suelen depender de su causa. Entre las más comunes destacamos las siguientes:

  • Problemas para respirar correctamente.
  • Irritación de garganta.
  • Afonía.
  • Congestión y secreción nasal.

El problema es que cuanta más tos seca, mayor es la irritación de la garganta que se produce, lo que, a su vez, origina más tos. Si ante la presencia de estos síntomas, te preguntas cómo aliviar la tos seca en niños, la cloperastina es un compuesto que gracias a su doble acción central y periférica, actúa sobre el centro de la tos y, a la vez, alivia la irritación de las mucosas.

El jarabe es un formato muy adecuado para ofrecer a los más pequeños y pequeñas de la casa.

Causas de la tos persistente seca en bebés

Muchas veces la tos persistente en bebés se debe a resfriados provocados por virus. Además, como es habitual que los pequeños y las pequeñas sufran varios de estos resfriados seguidos, la tos todavía se puede prolongar más en el tiempo.

Otras causas involucradas en la tos persistente en niños pequeños son:

  • Síndrome de goteo posnasal.
  • Exposición a humos o a otros irritantes.
  • Infecciones crónicas en las vías respiratorias, como la bronquitis.

Cómo calmar la tos persistente seca en bebés

En función de las características de cada caso, el pediatra deberá decidir la conveniencia de tratar la tos persistente de nuestro bebé. Ante la duda de cómo aliviar la tos seca en niños, también puedes recurrir a los siguientes consejos:

  • Toma a tu bebé en brazos y mantenlo en posición vertical. De esta forma, conseguirá respirar mejor.
  • Ofrécele agua o leche con frecuencia para mantener la humedad de su aparato respiratorio y prevenir la deshidratación. La miel es otra opción para suavizar la garganta, pero no es apta para bebés menores de un año.
  • Realiza inhalaciones con suero fisiológico o utiliza nebulizadores. Incluso un baño a puerta cerrada para aprovechar el vapor de agua es otra buena forma de humedecer las mucosas.
  • Usa un humidificador si vives en un ambiente seco.
  • Eleva algunos centímetros el cabecero de la cama o de la cuna para evitar la acumulación de mucosidad durante la noche que pueda propiciar la tos,
  • Mantén a tu bebé alejado del humo y el polvo: aléjalo de cualquier estímulo que le pueda provocar tos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Identifica si tu hijo tiene tos persistente y ayúdale a calmarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.