Compartir

Semana 31 de embarazo

 
Por Equipo editorial. Actualizado: 13 agosto 2019
Semana 31 de embarazo

En la semana 31 de embarazo, comienza la cuenta atrás, ¡en aproximadamente 9 o 10 semanas nacerá tu bebé! Actualmente, la mayoría de sus órganos están maduros y se encuentran en un proceso avanzado de desarrollo. Su crecimiento cada vez es mayor y, a partir de esta semana, le costará más moverse, ya que dispone de un espacio cada vez más reducido. Los movimientos del bebé serán más notables y pueden llegar a ser molestos.

En este artículo de paraBebés, te lo explicamos todo sobre la semana 31 de embarazo, síntomas, desarrollo, cambios y cuidados.

También te puede interesar: Semana 1 de embarazo

31 semanas de embarazo: ¿cuántos meses son?

Nos encontramos en la semana 31 de embarazo. Estás de 7 meses. El feto tiene una edad gestacional de 29 semanas.

¿Qué pasa en la semana 31 de embarazo?

Los órganos de tu bebé a las 31 semanas de embarazo ya están perfectamente formados y se encuentran en un avanzado proceso de maduración. Los pulmones seguirán madurando para poder respirar una vez el feto salga de la placenta.

En relación a la madre, durante las últimas semanas de embarazo, es frecuente que aparezca el insomnio gestacional, esto se debe a la incomodidad que causa el gran tamaño de la barriga. El aumento de peso es claro y se pueden empezar a sentir las contracciones de Braxton Hicks.

Semana 31 de embarazo: síntomas y signos

A continuación, te explicamos los síntomas de la semana 31 de embarazo más comunes:

  • Ardores y reflujo gástrico.
  • Aumento de las ganas de orinar.
  • Estreñimiento.
  • Calambres.
  • Leucorrea (flujo vaginal abundante).
  • Movimientos fetales claros y precisos, sobre todo, nocturnos.
  • Antojos.
  • Aversión por determinadas comidas o alimentos.
  • Dolor de espalda.
  • Cambios frecuentes de ánimo.
  • Aumento de los gases o flatulencias.
  • Náuseas matutinas (cada vez menor sensación).
  • Aparición de las primeras producciones de calostro.
  • Pequeñas contracciones.

Contracciones de Braxton Hicks

A partir de la segunda mitad del embarazo, es común empezar a sentir contracciones, estas contracciones no son de parto y se llaman contracciones de Braxton Hicks.

A diferencia de las contracciones de parto, las contracciones de Braxton no son dolorosas y no aumentan en intensidad a medida que avanzan. Generalmente, se mantienen débiles y no van a más, son simples molestias. También puede ser que la primera contracción sea fuerte pero que las siguientes disminuyan en intensidad.

Este tipo de contracciones suelen ocurrir en intervalos irregulares, pueden empezar cada 10 o 20 minutos, a diferencia de las contracciones de parto que incrementan en intensidad, en intervalos de hasta menos de 5 minutos.

Cambios en tu cuerpo

En la semana 31 de embarazo, a consecuencia del rápido crecimiento del bebé, la panza ya ha alcanzado un tamaño considerable. Te encuentras en la recta final del embarazo y, durante el tercer trimestre, es el momento en que la barriga aumenta de tamaño hasta su máxima extensión. Es recomendable hidratarse frecuentemente para evitar la aparición de las estrías.

Los cambios más frecuentes son:

  • Aumento de peso.
  • Aumento del tamaño del pecho.
  • Hinchazón a causa de la retención de líquidos.

Desarrollo del bebé en la semana 31 de embarazo

A continuación, te explicamos los rasgos más significativos del desarrollo del feto en las 31 semanas de embarazo:

  • Los órganos. En la semana 31 de embarazo, los órganos del bebé se encuentran formados y en proceso de maduración. Sus pulmones están cada vez más preparados para ejercer su función, maduran a gran velocidad. Otro de los órganos que aún está en proceso de maduración es el sistema digestivo. Una vez el recién nacido empiece a alimentarse a base de leche materna o artificial, el sistema digestivo deberá ser capaz de digerir y eliminar los residuos del organismo. La primera deposición se llamará meconio y será de color negro. Esta deposición está formada por todo aquello que ha ingerido dentro de la placenta. Por lo general, la primera deposición se expulsa después del nacimiento, en algunos casos, el meconio se expulsa durante las últimas semanas de embarazo y puede ser ingerido junto con el líquido amniótico.
  • Los sentidos se van agudizando y cada vez percibirá más estímulos del exterior. El bebé ya puede abrir y cerrar los ojos y es sensible a la luz. El sentido de la vista es el sentido que más tarda en perfeccionarse, ya que en el interior de la placenta hay poca luz. Pasado el parto, el recién nacido tiene una capacidad de visión reducida, reconocerá a sus cuidadores por el olor, las caricias, la voz, etc.
  • Su crecimiento en peso y longitud avanza y cada vez tendrá un espacio más reducido dentro de la placenta. Puede que, a causa de el poco espacio del que dispone, el feto se estire con la ayuda de las manos y los pies. Estos movimientos pueden ser molestos si el bebé los ejecuta con mucha fuerza.

¿Cuánto pesa y mide el bebé?

El feto en la semana 31 de embarazo mide 41 cm y pesa 1 kg 500 g. Las medidas y peso que citamos anteriormente son cifras aproximadas, ya que el ginecólogo será quien determine el peso y medidas exactas.

Movimientos del bebé

En la semana 31 de embarazo, el feto cada vez tiene menos espacio dentro de la placenta, a consecuencia, sus movimientos serán más notables, sobre todo, en horario nocturno. Durante el día, cuando se está activa, el bebé se siente acunado y es posible que no se noten sus movimientos, pues está durmiendo, una vez que te relajes, el bebé estará más activo.

En el último trimestre, los movimientos y patadas del bebé pueden llegar a ser molestos, sobre todo, si alcanza las costillas o la pelvis con fuerza. En los momentos de más actividad fetal, una buena alternativa es ponerse a andar o a realizar cierta actividad física. El bebé volverá a sentirse acunado y, seguramente, se relajará.

Semana 31 de embarazo - Desarrollo del bebé en la semana 31 de embarazo

Cuidados en la semana 31 de embarazo

Puedes tener en cuenta los siguientes cuidados en la semana 31 de embarazo:

Clases de preparación al parto

La actividad física durante el embarazo, si no hay contraindicaciones, es beneficiosa durante el parto y el postparto. A partir de la semana 27 de embarazo, es recomendable empezar con las clases de preparación al parto. Dependiendo de cada centro y de cada oferta, las sesiones y los contenidos variarán ligeramente. Lo que se pretende con estas sesiones, informando y compartiendo dudas con la mujer embarazada, es que llegue lo más segura posible al momento del parto. En las sesiones, hay partes teóricas y prácticas.

En las sesiones teóricas, se tratan temas sobre:

  • Embarazo.
  • Maternidad y/o paternidad.
  • Masaje perineal.
  • Parto y postparto.
  • Suelo pélvico.
  • Lactancia.
  • Cuidados y curas del recién nacido.
  • Trámites administrativos.
  • Dudas que vayan surgiendo en el grupo.

En las sesiones prácticas, se realizan:

  • Ejercicios para mantenerse en forma durante el embarazo.
  • Prácticas de respiraciones y pujos.
  • Posturas para llevar a cabo durante el parto: posturas para que las contracciones sean más llevaderas, posturas para facilitar la dilatación, la expulsión, etc.
  • Ejercicios de relajación.

Alimentación

En el embarazo, es importante seguir una dieta equilibrada, rica en todos los nutrientes esenciales y, por lo general, saludable. Seguidamente, te explicamos algunos consejos sobre la alimentación durante la semana 31 de embarazo:

  • Evitar comer carnes y pescados poco hechos o crudos: sushi, carpaccios, etc.
  • Evitar comer productos sin pasteurizar.
  • Evitar comer embutidos.
  • Los huevos se recomienda que se cocinen bien. La repostería no puede contener huevo crudo. La mayonesa siempre será de bote.
  • Limitar la ingesta de cafeína a 200 mg/día.
  • Las ensaladas, frutas y verduras crudas se recomienda que se consuman en casa, deben estar previamente lavadas. Una mala higiene podría dar paso al contagio por toxoplasmosis.
  • Reducir la ingesta de pescados con altos niveles de mercurio: atún, pez espada, tiburón, etc.
  • Ni una gota de alcohol, ni un cigarrillo.

Cuidados

  • Hidratación. Mantener la piel hidratada para la prevención de estrías. Prestar especial atención a la hidratación de la piel del abdomen, el pecho y las piernas.
  • Higiene bucodental. Durante el embarazo, hay una mayor propensión al sangrado de las encías. Se recomienda mantener una buena higiene bucodental y visitar frecuentemente al dentista.
  • Manchas en la piel. Limitar la exposición directa al sol, ya que durante el embarazo hay una mayor propensión a la aparición de manchas. Evitar las horas de más calor y usar protección alta.
  • Ropa. Se recomienda usar ropa cómoda y que la ropa sea de algodón o de fibras naturales. Evitar las medias y calcetines muy ajustados. En la semana 31 de embarazo, ya será necesario el uso de ropa premamá.
  • El sujetador. En relación al sujetador, debe adaptarse al cambio y evolución del pecho. Se aconseja llevar sujetadores sin aros, ya que los expertos en lactancia materna han demostrado que los sujetadores con aros interfieren negativamente con la lactancia.
  • Calzado. Evitar los tacones muy altos, así como los zapatos totalmente planos.
  • Descanso. Es aconsejable descansar 8 horas nocturnas y, si es posible, realizar siesta después de comer.

Si deseas leer más artículos parecidos a Semana 31 de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo semana a semana.

Bibliografía
  • Departament de la Generalitat Catalana, departament de salut (2018). Guia per a embarassades. http://canalsalut.gencat.cat/web/.content/_A-Z/E/embaras_part_i_postpart/documents/arxius/guia_per_a_embarassades.pdf
  • Hospital Universitario de Ceuta, Instituto Nacional de Gestación Sanitaria. Guía de cuidados en el embarazo.

Escribir comentario sobre Semana 31 de embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Semana 31 de embarazo
1 de 2
Semana 31 de embarazo

Volver arriba